CANELAPARTY ARMA EL PITOTE JAMÁS SOÑADO EN SU EDICIÓN 2022

5 September 2022 Texto: Redacción. Fotografía: Archivo CanelaParty.

¿Es posible un festival diferente? La respuesta es sí y CanelaParty es el ejemplo perfecto. Una cita que en su edición 2022 se ha saldado con un éxito incontestable de medios y público, con la asistencia de más de 18.000 personas a lo largo de sus cuatro días de celebración. Con 14 entregas a sus espaldas, “el único festival del mundo en el que las bandas vienen a ver al público”, tal y como reza su lema, ha conseguido sobreponerse a dos años aciagos. Y lo ha hecho con una propuesta musical sin parangón en nuestro país, a la que han añadido altas dosis de cariño, pasión por el oficio y toneladas de confeti.

 

 

Así pueden resumirse las cuatro jornadas del evento malagueño, que este año ha tomado Torremolinos como cuartel general. En un recinto al aire libre, engalanado para la ocasión, que ofrecía servicios como zona de descanso y restauración, photocall, punto de agua gratuito o baños con continuo mantenimiento, arrancó el miércoles 24 de agosto CanelaParty. Jornada festiva y de acceso libre, reservada también para los más pequeños y pequeñas que, además de acudir disfrazados, pudieron disfrutar de la animación infantil y un castillo hinchable. Una tarde que sirvió para dar el pistoletazo de salida perfecto, gracias a los directos de Rayo, Mini Trees, Tiburona, Sugar Candy Mountain y TORRES.

 

 

En la velada del jueves 25 comenzó de nuevo la cascada de conciertos, con una notable afluencia de asistentes, un ambiente inmejorable y los abonos generales agotados. En sus dos escenarios, Fistro y Jarl -en honor al eterno Chiquito de la Calzada-, se fueron sucediendo los conciertos de Los Manises, Aiko el grupo, PARK, The Haunted Youth, Chad VanGaalen, Los Estanques, Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, Bejo, Sleaford Mods), Califato 3/4, Sandré y La Élite. Una auténtica avalancha de propuestas estelares que dejaron al público tan exhausto como feliz.

 

 

Cuando afrontamos el viernes 26 de agosto, el triunfo de esta nueva edición ya era vox populi. Y aunque mirábamos de reojo la esperada Fiesta de disfraces que acontecería al día siguiente, el programa que estaba por llegar ese mismo día también era de aúpa. Un plan sin fisuras, repleto de bandas nacionales e internacionales, que comenzó con Ghum, Chaqueta de Chándal y Medalla, para continuar con Rata Negra, Lysistrata, Deerhoof, Preoccupations, PUP y METZ. Del cierre de la velada se encargaron Baiuca (live band show), de nuevo Los Manises -en sustitución de Mujeres, que causaron baja por enfermedad- y la última incorporación de esta soberbia entrega, Le Boom.

 

 

Cuando llegamos al sábado 27, día del big pitote ever por excelencia gracias a la citada Fiesta de Disfraces, tocaba echar el resto con una buena tanda de propuestas icónicas. Entre ellas, aderezaron la jornada valores nacionales como Parquesvr, Melenas, Camellos, Perro, Airbag, Carolina Durante o Bronquio. Un impresionante elenco que se vio completado por propuestas internacionales del calado de Battles, Ty Segall & Freedom BandDinosaur Jr., Viagra Boys o Christian Löffler. Pero, como viene siendo costumbre, el público fue la verdadera estrella del sábado en CanelaParty. Una audiencia entregada, llegada de dentro y fuera de nuestras fronteras, que acudió en su mayoría pertrechada, como mandan los cánones, con sus disfraces. Atuendos sin desperdicio, de todo tipo y pelaje.

 

 

Así finalizó una edición que hará historia en los anales de CanelaParty, cuya celebración no sería posible sin la labor de los 140 trabajadores y trabajadoras que han participado en la misma. Personal que ha desempeñado su labor con salarios justos y los descansos necesarios, logrando que ese buen ambiente laboral se traslade también al servicio que prestaban. Y, por supuesto, nada de esto habría sucedido tampoco sin el apoyo de Cervezas Victoria, el principal patrocinador de esta entrega, que también ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Torremolinos y Radio 3. Pero, sobre todo, CanelaParty es posible gracias a su público. Miles de personas que comparten el mismo espíritu que siempre ha guiado a la cita malagueña, la misma que comenzó como una reunión de un grupo de amigos, y que la hace diferente al resto: lo único importante en un festival es la música y las personas. Fin de la cita.

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.