ZU

20 May 2017 Texto: Redacción. Fotografía: Archivo.


El ascenso hacia los dioses

“Jhator” es el nuevo disco del trío italiano Zu, una de esas bandas envueltas en un halo de experimentalidad y vanguardismo. Su viaje en el mundo de la música los ha llevado a recorrer los caminos mas escondidos que han encontrado y, casi siempre, han salido con bien de esos periplos. Ahora nos presentan una obra magna, un desafío a los oyentes que promete grandes recompensas para los que recorran su camino con la atención y la reverencia adecuadas. Hemos charlado con ellos para que nos cuenten parte de los mundanos secretos que rodean la creación de una obra de esta categoría. Las interpretaciones metafísicas y filosóficas las dejamos a discreción de los oyentes.

Contadnos como ha sido el proceso de preparación y grabación de “Jhator”. ¿Dónde lo habéis grabado y por que habéis elegido ese sitio?
Lo hemos grabado por todo el mundo. Empezamos en Bolonia, luego Trondheim, Roma, París y Tokyo. Fue grabado en todos estos sitios porque los músicos que participan en este álbum viven repartidos por el mundo. Fue grabado por Lorenzo Stecconi, nuestro ingeniero de sonido, y mezclado en París por David Chalmin, un genio de las mezclas que trabaja con música clásica pero también con The National.

¿Cuál diríais que es la mayor diferencia entre “Jhator” y vuestros anteriores trabajos?.
Son cosas totalmente diferentes. Muchas bandas encuentran una cosa que decir y luego la repiten, exprimiendola hasta que la dejan seca, pero eso no es lo que nosotros queremos conseguir con nuestra música. No es un negocio. No es repetitiva. Es una aventura. La música es, o puede ser, un vasto campo de posibilidades, especialmente cuando no solo te refieres a las últimas décadas, y por supuesto tampoco solo al rock.

¿Existe algún concepto general en este disco o habéis optado por incluir diferentes ideas?.
“Jhator” se compone de 2 suites largas, que en realidad deben ser escuchadas como un solo movimiento de mas de 40 minutos. Incluso considerando que es una pieza larga, tiene muchos colores diferentes. De hecho, Zu son once personas tocando en este disco. Hay un montón de electrónica y sonidos procesados, y también instrumentos acústicos como el chelo, el koto japonés y el violín, además de tres voces en diferentes momentos. El concepto general se refiere al título, “Jhator”, que es un ritual de enterramiento practicada en el antiguo, y a veces en el moderno, Tibet. En este ritual se lleva el cuerpo a lo alto de una montaña y es ofrecido a los buitres. Para la gente de occidente puede parecer algo brutal, pero para los tibetanos es una manera de afirmar que no solo somos un cuerpo, de hecho el cuerpo es una parte minima de lo que somos. Nosotros, los occidentales, somos arrogantes y creemos que lo sabemos todo, y todo lo que no se adapte a nuestro punto de vista lo catalogamos como superstición. Para nosotros esta manera de pensar es el principio del fascismo, da igual que venga de la izquierda o de la derecha.

 

 

Con respecto a conciertos o giras de presentación de “Jhator”, ¿Qué tenéis pensado hacer?.
Intentamos concebir nuestros conciertos como una especie de medicina, tanto para nosotros como para la audiencia. La medicina puede a veces ser amarga, y sin embargo ser muy efectiva. En estos tiempos todo esta artificialmente edulcorado y la música, incluso la llamada música alternativa, también. Nosotros intentamos decir algo con nuestra música, nuestra verdad por así decirlo, y esperamos que contenga la fuerza de esa verdad. Algunas veces es muy difícil ya que mecánicamente estamos acostumbrados a no buscar la verdad.

¿En que formatos/plataformas tenéis pensado sacar el disco y por que los habéis elegido?.
En los formatos habituales ya que nadie ha inventado todavía un nuevo formato. Nos encantaría lanzarlo en forma de pastel de chocolate que tocase la música en tu cerebro mientras se derrite en tu boca.

¿Quién se ha encargado del artwork de “Jhator” y por que habéis decidido trabajar con el/ella?.
Su nombre es Paschalis Zervas, y viene de Atenas, Grecia. Nos fue muy recomendado por nuestro querido amigo Kristoffer Rygg, de la banda Ulver. Ellos han trabajado con el en el pasado y Kriss le dio la dirección artística del sello House Of Mythology. El artwork es algo muy importante para nosotros, tanto como músicos como fans. Siempre ha habido artistas que dan una cierta sensación de misterio y maravilla con el simple hecho de sostener su disco en tus manos. Pienso en Storm Thorgenson, o en Vaughan Oliver. Eso es lo que nos gustaría conseguir con nuestro artwork.

Nos gustaría que, a pesar de ser algo difícil, eligieseis una canción a destacar de vuestro disco y nos contaseis porque la habéis elegido.
En este trabajo nos es imposible ya que el disco solo consta de dos canciones. Solo podemos sugerir al oyente que escuche este disco como si viese una película, que se tome su tiempo con el. Que lo escuche de noche, quizás con auriculares, a un volumen fuerte, si es posible mirando al cielo nocturno. Que le dedique atención y, eventualmente, serán recompensados por su paciencia.

 

zuband.bandcamp.com

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.