Verano en Conil de la Frontera: dehesa vs océano

18 October 2020 Texto: Marta Álvarez Howard. Fotografía: Juanjo M. Fuentes. excepto indicadas (*), archivo Fergus Hotels.

Para mucha gente Conil de la Frontera, es sinónimo de fiesta nocturna, pero este pueblo gaditano es de las pocas localidades que aún atesoran las esencias del Atlántico andaluz. El perfil de casas impolutas que se contempla desde la playa sigue siendo casi el mismo que el que los domingueros se encontraban en los veranos de la década de 1970.

La Historia de esta tierra comienza a escribirse con los asentamientos existentes en la prehistoria. Pero no fue hasta que llegaron los fenicios, unos 1.200 años a.C., cuando se fundó la ciudad de Conil de la Frontera. Los fenicios fueron los que iniciaron su andadura con las primeras almadrabas y los que vieron en el atún rojo un motor para la economía local, el sustento de los ciudadanos. Tras los fenicios llegaron los cartagineses, que mantuvieron las infraestructuras y desarrollaron la pesca del atún, fabricando lugares para los salazones. Después llegaron los romanos y la ciudad formó parte de la Vía Heráclea, que unía Málaga con Cádiz y llevaba al templo de Hércules en Sancti Petri. El garum tuvo una buena parte de culpa, ya que se extraía en esta zona, y en Roma era uno de los platos exquisitos de los emperadores.

 

 

En el 711 llegan los musulmanes a Conil, al igual que llegaron a otras ciudades del litoral y hasta 1265 no se reconquistó el municipio por parte de los cristianos y año en el que recibiría el apellido De la Frontera, al igual que otras localidades como Vejer, Chiclana, Arcos o Jerez.

Toda esta amalgama de culturas han marcado la idiosincrasia de este pueblo, haciendo de ella, lo que conocemos hoy, callejuelas sin desórdenes urbanísticos, extensos arenales con vegetación autóctona, acantilados protegidos, torres vigía en mitad de la playa, calas y extensos, patios andaluces reconvertidos en negocios y tapeo con productos típicos de su huerta y su mar… todo ello, entre otras cosas es su carta de presentación.

Pero mucho ha llovido desde entonces, hasta el Conil que hoy conocemos hoy y son sus vecinos los testigos y a su vez los protagonistas que han marcado la historia contemporánea de este bonito pueblo. Kiko Veneno ya sabía de lo que hablaba cuando, tras dejar atrás su época de hostelero con el mítico Bar Adán, presenta “Joselito”, canción que relata la rutina de uno conocido vecino del pueblo. Hoy día sigue siendo un lugar donde sus más férreos fans acuden para ver dónde era que Joselito pasaba sus noches.

 

Bar Adán

 

A pesar de que Conil sigue siendo un punto clave para el ocio nocturno, el ambiente relajado y familiar gana cada vez más terreno. Esto no es fácil percibirlo si no salimos del circuito tradicional de las calles principales. Aquí hay que buscar, tener cuidado y evitar bares muy turísticos ya que el servicio y la calidad baja notablemente, pero a poco que nos desviemos, el ambiente se relaja, dando lugar a espacios más amables, menos multitudinarios y por tanto menos expuestos, donde disfrutar de su amplia gastronomía y es que Conil tiene la suerte de tener lo mejor del mar y de la tierra, pescados, mariscos y carne de retinto, manjares para todos los gustos. Los bares Tebeito y Tómate Algo, tienen además de la carta, la localización perfecta.

No olvidar la Freiduría La Zapola, un quiosco de los de toda la vida, pero de pescado frito para llevar. Buena opción para comer en la playa o en casa.

Conil de la Frontera es la puerta a las playas infinitas de arena dorada, como la Playa de la Fontanilla, calas y acantilados, como de los Roche y senderos costeros, como el que se dirige a la punta más avanzada del cabo, donde están las ruinas del Puntalejo, un torreón medieval que tuvo funciones de vigía. Sus playas son tan amplias que en ellas tiene cabida todo tipo de turistas, desde grandes familias que pasan el día como si del salón de casa se tratara, a pequeños grupos, parejas, nudistas y deportistas. En la Playa de Los Bateles, desemboca El Río Salado, una maravilla de la naturaleza que según la marea, que hace que cada día el escenario pueda ser distinto.

 

La Zapola

 

La Fontanilla es la playa del pueblo y para el pueblo, la referencia del núcleo urbano, donde conviven con los cientos de turistas que cada año disfrutan de este emblemático lugar. Vigilando esta playa, una hilera de hoteles observa el ir y venir de sus visitantes, destaca el Fergus Hotel, un oasis de confort y relax y alejado del bullicio de las callejuelas donde sentirse seguro en tiempos de pandemia. Este hotel, cuenta con emplazamientos en Ibiza y Mallorca, lugares que junto a Conil son el “top 10” para el disfrute del periodo estival. Si eres más de agua dulce que de desalada, estás de suerte, el Fergus cuenta con habitaciones con jacuzzis privados en terrazas solarium y piscina. Al igual que desde sus habitaciones, desde su piscina podemos ver el océano de fondo, así como uno de los emblemas Conil, “El monumento al jabeguero”, obra del escultor de San Fernando, Antonio Mota, esta impresionante estatua rinde homenaje a todos aquellos pescadores que trabajaban en la jábega.

En Conil los homenajes se repiten la Plaza de España es guardada por la estatua del escritor portugués José Saramago que lee un libro a un niño.

 

Fergus Hotel

 

Fergus Hotel *

 

Fergus Hotel *

 

Al igual que en toda la costa atlántica, los deportes de agua cobran un especial protagonismo, pero es aquí donde el surf es el rey de los deportes y el Palmar, a escasos 5 kilómetros del pueblo, el referente por excelencia. Lo especial que hace este lugar con respecto al surf, es que ya seas aprendiz, novato o experto, aquí la naturaleza deja espacio para que todo los niveles disfruten de este deporte. Es aquí, en este punto donde coge fuerza el concepto cadizfornia y es que son varias las escuelas que desde hace años han importando concepto americano, 9Pies y Hommies, saben bien de los que hablan. 9Pies es uno de los espacios más importantes para el surf en El Palmar, desde hace 7 años, Hommies, además de tienda y escuela va más allá con su mini rampa, ideal para patinar con vistas al mar.

Además de las infinitas playas y calas, otro de los atractivos de Conil es la dehesa de Roche uno de los pulmones de la bahía de Cádiz formado por un conjunto natural de pinares y enebros, donde dar un paseo por cualquiera de sus pinares y respirar ese olor especial que despierta todos los sentidos.

Los mercados y mercadillos de Conil son parte del modo de vida de los Conileños, mercadillos ambulantes durante todo el año y algunos en verano.

De los mercadillos ambulantes, el más conocido es el mercadillo de los viernes. Se ubica en la zona del parking de la playa de Los Bateles. De fácil acceso y donde poder aparcar sin problema.

 

9 Pies

 

9 Pies

 

9 Pies

 

Durante los meses de verano se puede disfrutar de los mercadillos artesanales, ubicados en la Plaza de Santa Catalina, en el Paseo Marítimo y el mercadillo Entre Vientos, un “indoor market”, donde encontrar puestos de cuero, piedras, ropa de tela, bolsos, pulseras, collares…

No te pierdas una visita a estos mercadillos durante el verano, podrás ir de compras al más puro estilo veraniego. Si en cambio prefieres ir de tiendas tradicionales, puedes elegir entre una amplia variedad. Aquí si encontramos alguna tienda de surf Walls Surf Shop.

Conil cuenta también con un mercado de abastos donde podrás comprar todos los productos frescos y del pueblo, especialmente mariscos y atún, la joya de la corona. Es un placer pasear por los 21 puestos y comprar a buen precio y con el agrado de sus comerciantes.

Conil puede presumir de ser uno de los pueblos blancos más bonitos de la costa de la luz, su barrio de pescadores es un emblema y sus vecinos orgullosos, lo muestran a los más curiosos en visitas guiadas. Se trata de ejemplo de tradición, belleza e historia, rincones perfectamente cuidados blancos, limpios y frescos, donde el olor de comida casera te transporta a otra época. Sus calles tienen nombres relacionados con la pesca y sus casas guardadas por la Virgen del Carmen, patrona de marineros, están agrupadas en torno a un patio con una estructura comunitaria determinante en el modo de vida tan característico de la Andalucía rural, hogares abiertos donde la vida se comparte.

 

 

Entrevientos

 

Mercado de Abastos Conil

 

Mercado de Abastos Conil

 

 

Enlaces de interés:

FERGUS HOTELS – www.fergushotels.com

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.