Tune – Yards “I Can Feel You Creep Into My Private Life”

24 March 2018 Texto: Txema Mañeru. Fotografía: Archivo.

La tecnóloga Merrill Garbus recupera la magia de su legendario “Who Kill” (4AD / Popstock!) para entregarnos (bien ayudada por Nate Brenner) uno de los primeros discos grandes de este año y el más bailable de su intachable trayectoria. Son dúo “oficialmente” y es muy justo porque Nate Brenner, además de teclista y bajista, compone junto a Merrill la mayor parte de unos temas que se orientan a la pista de baile como nunca antes había sucedido con Tune – Yards. Siguen, como desde su debut hace casi una década, “Bird Brains”, en el prestigioso sello 4AD lo que también garantiza los mejores medios técnicos y una gran presentación con
sus art works cuidados tanto en la versión en compacto como en la de vinilo. El bajo de Brenner es el corazón de muchos de los rítmicos temas y Merrill sigue vistiendo todo con buenos fragmentos electrónicos pero con la idea de construir siempre buenas canciones pop. Bajo que retumba en ese genial arranque bailable titulado ‘Heart Attack’ que recuerda a los momentos más eufóricos de Bronski Beat o The Communards. También lleva el peso, para bien su demoledor ritmo con las 4 cuerdas ‘ABC 123’. Así desarrollan su buena idea de tocar temas tristes o conflictivos con música alegre (ella lo llama sonidos rosa o sonidos de chicle) para que la gente repare más en los temas que a ella le interesan. Además de la tecnología se moja en temas referentes a la ecología y sigue luchando también por la igualdad de la mujer en todos los ámbitos de la vida. Algo que hizo también muy bien en el último disco
de Thao & The Get Down Stay Down, en el que fue algo más que buena productora y cuya reseña pudiste leer también en Staf. Es fácil acordarse de Frank Ocean o de Arthur Russell pero ellos tienen su propia y gran personalidad. ‘Honesty’ es rítmica y funky también y sorprenden los aires tribales y voces con aromas orientales de un ‘Colonizer’ que también dice por dónde va con su título. Acaban con sonidos intrigantes y cinematográficos con una libre ‘Free’ que tiene un saxo tenor magistral y la colaboración vocal de Thao Nguyen, presente también en bastantes temas más. Así llevan a cabo su idea de engañar a la gente para que piensen en los problemas que nos acucian, pero con ritmos bailables y, generalmente, alegres. ¡Algo que vuelve a lograr y muy bien por cierto!. (8,5)

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.