“The Man & Le Mans” x Steve McQueen

7 noviembre 2015 Texto: Redacción. Fotografía: Archivo.

 

Steve McQueen. Actor, marine, portavoz pacifista, aficionado al motociclismo, piloto de carreras, fumador, marido, padre. Lo último de un hombre (des)hecho a sí mismo.

La figura de Steve McQueen representa un ente tan potente que incluso, a día de hoy y casi 50 años después de saltar a la fama, muchos harían cola para ver un documental que promete revelar algún nuevo secreto sobre su historia.

“Steve McQueen: The Man & Le Mans” muestra la pesadilla y el conflicto interno que le supuso el trabajo de producir y actuar en la película de sus sueños, “Le Mans” (1971) y de cómo Hollywood, la misma maquinaria que le lanzó al estrellado, le pusiese de patitas en la calle como consecuencia a un carácter cuanto menos complejo.

Comparándolo con Ícaro volando demasiado cerca del Sol, Steve McQueen no se conformaba solo con ser un áctor y un icono al uso. También ambicionaba el tener el control creativo de los personajes, así como del contenido de las películas.
Soñaba con crear la cinta más rompedora sobre su pasión: las carreras de coches, un deporte en el que participó durante cerca de una década. Y por supuesto, no dudaba en poder conseguirlo (y más teniendo en cuenta los más de seis millones de dólares que consiguió para producirla). Así que no escatimó en detalles: contrató a pilotos de carreras en activo en vez de a especialistas, tenía escarceos amorosos de manera pública a pesar de tener mujer y un hijo y, como era de esperar, ni si quiera existía un guión.
Cada semana, durante la grabación, nuevos guiones aterrizaban en la mesa de McQueen y cada semana, su respuesta era algo así como “Esto no captura la verdadera esencia del mundo del automovilismo”. Incluso, uno de los conductores perdió una pierna durante una de las escenas y jamás volvió a saber de director.

Por todo ello y mucho más y después de varios meses, Hollywood decidió que ya era suficiente: envió a un nuevo director y se apartó a McQueen del proyecto, que enrabietado, ni si quiera apareció en la premiere.

Aunque esta experiencia fuera devastadora para Steve McQueen, no es más que el pan desastroso de cada día de Hollywood- películas que se pasan del presupuesto, actores depresivos… Y esa es la razón por la que existen tantas películas vomitivas.

 

MCQUEEN3

MCQUEEN2

MCQUEEN1

 

SHARE THIS