Stearica

28 junio 2015

stearica

El trío de Torino Stearica se confirma y consolidad como una de las mejores bandas de rock instrumental de Europa junto a Toundra. Lo hacen combinando aromas post-rock con muchos momentos cercanos al rock progresivo o al math-rock, sin importarles utilizar electrónica o sonidos cercanos al hip hop como hacían, por ejemplo, unos para ellos inspiradores Diablogum y luego Experience. Tampoco le hacen ascos al jazz más avanzado o a la clásica contemporánea.
Ya los alabamos debidamente en estas páginas con motivo de su gran y trabajado debut, “Oltre”. Ahora van más allá aún y crean un caliente trabajo inspirado en el movimiento de los indignados de Barcelona para el que se motivaron a su vista al Primavera Sound de 2011. También en su creación han contribuido las revoluciones de la Primavera Árabe. “Fertile” (Monotreme Records) tiene una esplendorosa Edición Limitada en vinilo doble de 180 gramos de tan solo 300 copias en rojo y negro. En estos últimos años han tocado y colaborado con Girls Against Boys, NoMeansNo, Damo Suzuki (Can), Dälek, Coliseum y hasta han formado la Acid Mothers Temple & Stearica Orquesta, formato bajo el que han editado un LP juntos tras una intensa gira de un mes de duración. Algunos de estos amigos se dejan sentir en el nuevo disco. Así, Scott McCloud, de Girls Against Boys, pone su voz en la destacadísima “Amreeka”. En esa apisonadora entre progresiva y math que es “Nur” quien pone su apasionada y desgarradora voz es Ryan Patterson de Coliseum. La otra colaboración destacada la guardan para el tema final, “Shah Mat”, en la que pone su saxo Colin Stetson que ha trabajado con Tom Waits, Bon Iver o Arcade Fire, entre muchos otros. 12 estupendos minutos con muchos momentos para la meditación. Su compacto sonido es claramente revolucionario y propugna por un cambio llenándonos de energía. Reflejan las miserias de nuestra sociedad y los más crudos paisajes urbanos para hacernos luchas por conseguir otro mundo mejor. La agresividad y los cambios de registro de una impactante “Siqlum” en sus más de 7 minutos es un buen ejemplo de todo ello. ¡De lo mejorcito dentro del rock instrumental!

Txema Mañeru

 

 

SHARE THIS