Sleater-Kinney

18 marzo 2015

sleater-kinney

Normalmente no soy demasiado amigo de los regresos de muchas bandas más o menos míticas. Los motivos suelen ser generalmente equivocados comenzando por los económicos o meramente nostálgicos. Esas magníficas abanderadas del movimiento riot grrrl que fueron Sleater-Kinney no es que fueran un fenómeno demasiado popular, pero tuvieron su merecida repercusión. Se despidieron hace una década dejándonos un excelente sabor de boca y una demostración de gran forma con sus últimos y destacados trabajos, “One Beat” y “The Woods”.
Pues bien, ese sabor de boca no se amargará, sino todo lo contrario con el excelente e inesperado regreso con “No Cities To Love” (Sub Pop / Popstock!). Han entrado en la década de los 40, pero están en forma y con muchísimas ganas. Sub Pop les ha respaldado y les ha dado su habitual presentación en guapo digipack y en vinilo de lujo. En este caso triple digipack y un libreto con todas las interesantes letras impresas. Y en portada la merecida frase del prestigioso Greil Marcus afirmando que son “La mejor banda de rock de América”. Ellas lo han dado todo y han hecho un disco que estará en todas las listas de lo mejor del 2015, a pesar del hándicap de su publicación a comienzos de año. Además serán unas de las cabezas de cartel en el gran Primavera Sound de este año.
El disco es contundente, fiero y punk. No se andan con muchas florituras, pero tampoco tienen ningún remilgo a la hora de arañar con las encabritadas guitarras de Carrie Brownstein. Corin Tucker sigue siendo una de nuestras cantantes favoritas de las dos últimas décadas y sabe cuando gritar para que nos enteremos de lo que nos quiere contar y también sabe ser más discreta o desaparecer cuando lo requiere la ocasión. Destacamos como mejor canción “Price tag”, pero sólo porque es la primera de un disco impre-sionante. Garra a raudales con la voz y la guitarra sonando a la perfección. Seguro que Patti Smith o Chrissie Hynde estarán muertas de envidia. El tema titular parece más pop y que suaviza algo, pero siguen con aristas y manteniendo un potente bajo y una punzante guitarra. También el inicio de la cara B con “No anthems” es un poco más melódica y pop, pero la tónica general es punk-rock crudo, rabioso y a la yugular. “A new
wave”, por ejemplo es un brutal cierre de cara A noise-punk con guitarras apabullantes y “Gimme love” escupe odio con su cruda guitarra y el arisco y sincopado ritmo que supera las mejores cotas de los Sonic Youth. ¡Espectaculares, por favor quedaros!

Txema Mañeru

 

www.subpop.com

SHARE THIS