Santo Rostro

20 May 2017 Texto: Redacción. Fotografía: Archivo.


Mirando la cara del sanador

“The Healer”, el tercer disco de los jienenses Santo Rostro, es la confirmación fáctica de un secreto a voces, que no es otro que qué esta banda va camino de convertirse en un referente tanto nacional como internacional. En este álbum se nota una madurez musical y compositiva al alcance de muy pocos, además de un cierto giro hacia terrenos mas luminosos que han sentado de maravilla a las canciones. Hemos charlado con ellos sobre la génesis de esta maravillosa obra y sobre algunas cosas más. Esperamos que lo disfrutéis.

Contadnos como ha sido el proceso de preparación y grabación de “The Healer”.
Básicamente como todo disco de todo grupo, se mete uno en el local de ensayo y se sacan los temas. En este caso, el grueso del disco sale de jams y desarrollar partes entre los tres, salvo un par de temas que se trajeron de casa ya montados y pensados.
Lo grabamos en abril del año pasado, mientras dábamos un buen número de conciertos por ahí: Estuvimos por Andalucía y Euskadi tocando con los Tutan Come On, Zaragoza, Cádiz y no sé si me dejo alguno más. Entre todo ese berenjenal, teníamos reservado el hueco para entrar a la Mina con Raúl otra vez más y dejar los temas grabados. Entramos con los temas un poco verdes, la verdad, muy poco sobados. Eso dicen que aporta “frescor”, pero yo no se si es así o lo único que haces es gastar más tiempo de estudio en repetir las partes que no te salen bien a la primera.

¿Dónde lo habéis grabado y por que habéis elegido ese sitio?
La Mina, como ya he dicho. Si suena bien y se está mejor, pues la cosa está clara, ¿no?
Es muy complicado entrar a grabar tu música con alguien ajeno a ella, estás poniendo una parte importante de ti en manos de otra persona, por lo tanto es básico poder confiar y tener la seguridad de que lo que esa persona hace con tu “arte” concuerda con el objetivo que tú tienes en mente. Raúl tiene una tremenda facilidad para, desde el principio, conectar con el músico y saber de qué palo va y cómo afrontar la producción y grabación. Esto fue fundamental para que el primer disco nos saliera tan bien como creemos que nos salió. Ahora ya no es tan necesario porque con el tiempo somos colegones todos y en ese sentido no es una persona ajena a la música de uno, no es un extraño ni mucho menos. Creemos que gran parte de su éxito está en esa capacidad que tiene el tío de conectar.

 

 

¿Cuál diríais que es la mayor diferencia entre vuestro anterior trabajo, “II: The Bleed”, y este “The Healer”?
A nivel sonoro es más que evidente, el anterior tenía un montón de contrastes y negrura y desesperación por todas partes. En este hay mucha más homogeneidad entre temas, sin caer en la monotonía (o al menos, eso creemos). El anterior era negrura y enfermedad y este es blanco pálido con psicodelia áspera. Toma ya.

¿Existe algún concepto general en este disco o habéis optado por incluir diferentes ideas?
Es una mezcla de ideas y conceptos que de una forma u otra están bastante relacionados entre si. En lo musical se aprecia perfectamente esta conexión u homogeneidad que decía yo antes, pero a la parte lírica es más complicado encontrarle el sentido y la correlación porque casi todas las ideas vienen con forma metafórica.
Para aquellos que nos conozcan personalmente y sepan de nuestras aventuras y desventuras imagino que habrá ciertos pasajes que son bastante evidentes y se sabrá claramente de qué hablamos, pero si no se conoce este contexto nuestro es bastante difícil escudriñar el fondo y enterarse de qué carajo estamos hablando.
Para esta vuelta, además de Antonio (voz y bajo), también ha escrito y cantado Miguel (guitarra) un tema, y creemos que la línea que sigue es bastante parecida y encaja bien con lo anterior.
En términos generales se puede decir sin mucho miedo a equivocarnos que no somos grandes letristas. Nos enfocamos más sobre la parte musical, esto es algo que sin duda alguna merecería la pena desarrollar en los siguientes trabajos.

Con respecto a conciertos o giras de presentación de “The Healer”, ¿Qué tenéis pensado hacer?.
¡Dar todos los bolos que podamos!. Ahora mismo tiraremos para Francia, Alemania y Bélgica por primera vez, puesto que tenemos una gira inminente con nuestros amiguetes de Electric Belt, que es otro grupo de Jaén en el que Miguel toca la batería junto con gente de Cabeza de Caballo y los fenecidos y míticos Xkrude.
Aparte de eso, subiremos por Euskadi al Cosmic Fest del amigo Mikel, que es uno de los mejores festivales que se montan en este puto país. Andurrearemos por Coruña, que desde el Mareira no hemos vuelto y la ha película del Santo Rostro creemos que ha cambiado bastante…
Si estás leyendo esto y piensas en montar un bolo, péganos un toque, somos una banda absurda pero divertida de ver.

 

 

¿En que formatos/plataformas tenéis pensado sacar el disco y por qué los habéis elegido?
Pues lo que hay, CD, Vinilo y el digital. Cinta también igual molaba hacer, si alguien se anima y quiere editar algo nuestro, que contacte y se verá la posibilidad, como dijo José Feliciano.

¿Quién se ha encargado del artwork de “The Healer” y por qué habéis decidido trabajar con el/ella?
Antonio Ramírez es un tipo genial que dibuja genial. Hemos montado todos los diseños con ayuda de nuestra amiga Panchi partiendo de una obra de Antonio, “Las Tentaciones de San Antonio”.
Antonio ha hecho portadas para Grajo, Viaje a 800, Orthodox y más que me dejaré por ahí seguro. Al que le gusta el rollete este de música oscura, gorda y sabática lo ve y le recuerda al disco aquel de Cathedral que tiene un montón de chominás en la portada sobre fondo blanco. Nos han preguntado también si hay referencias al “In The Court…” de King Crimson. Es buena pregunta para hacerle a Antonio, él hizo el dibujo previamente y por su cuenta y nosotros decidimos utilizarlo de portada, idea nuestra no es.
Como ya hemos comentado en alguna otra entrevista, este disco no cuenta con la portada de Procesonegro porque se nos hizo tarde para mandar el disco a fábrica y cuando contactamos con ellos para el arte ya tenían curro encargado y no podían atendernos en los plazos que necesitábamos. Creemos que es de ley comentarlo porque consideramos que Santo Rostro y Procesonegro en cierto sentido estamos bastante ligados. En muchos sitios nos han preguntado y felicitado por las portadas anteriores, especialmente la del primer disco, y parece que casa bien nuestra música con ese tipo de diseños tan oscuros y tenebrosetes.
Todo sin menoscabo del actual portadista, por supuesto. Ha habido cambios en Santo Rostro y también es bueno que se refleje en algo tan importante y definitorio como una portada.

Nos gustaría que, a pesar de ser algo difícil, eligieseis una canción a destacar de vuestro disco y nos contaseis porque la habéis elegido.
Quizás para los otros dos primeros discos habría sido más sencillo responderte, porque había uno o dos temas que sí podíamos señalar claramente, pero en este disco y en este momento sería absurdo que te señalara nada,  hay tres temas de 10 minutos cada uno con bastante desarrollo. Es nuestro disco más homogéneo con diferencia.
Aparte, creemos que los propios autores pueden tener una pésima visión a la hora de señalar sus temas destacados, fundamentalmente porque se crean lazos sentimentales con algunos de ellos que no hacen más que distorsionar la realidad de lo que suena o es.
De ahí surgió la figura del productor, ¿no? Alguien que te dice qué narices tienes que hacer con tu música para no aburrir al personal con esa mierda de canción tan pésima en la que tú has puesto todo tu corassón y empeño y fuerza vital y blaaaablabla.

Para despedirnos os dejamos un espacio abierto para que digáis lo que os apetezca.
Poco más, agradecer al personal y animar a que se vengan a vernos por ahí cuando andemos tocando.

 

 

BANDCAMP

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.