Recyclo

15 julio 2015 Texto: Rocio (Mind The Gap). Fotografía: Lara Ganfornina.

recyclo5

Cuando entras en el ‘bike-café’ Recyclo lo primero que te llama la atención es la decoración, sobre todo las bicis colgadas del techo, y a medida que vas avanzando por el local sabes que quieres quedarte allí. El ambiente es muy acogedor, la música, ni alta ni baja, y los camareros discretos. Por eso, seas o no amante de las bicicletas, este local te invita a pasar el rato tomando desde zumos naturales a cervezas de distintas partes del mundo, o degustando su menú saludable hecho con productos artesanos. Además, acogen conciertos y exposiciones. Y justo al lado está la tienda de bicicletas, donde las reparan y alquilan, y organizan eventos relacionados con el mundo de las dos ruedas.

¿Cómo empezaste en este mundo? Háblanos de tu trayectoria profesional.
Empecé en el mundo de la hostelería con 14 años, trabajando en chiringuitos en verano para comprarme una moto. Desde entonces, siempre he currado en bares y restaurantes, incluso hoteles de lujo en Marbella o restaurantes en Berlín para ganarme la vida. Eso sí, nunca pensé que acabaría abriendo mi propio bar-cafetería. En el mundo de la dirección de un negocio, he empezado con este proyecto en octubre, y desde entonces, llevo corriendo una carrera de locos para aprender todo lo que me hace falta para sacar esto adelante.
Con respecto a mis socios, llevan en el mundo de las bicicletas toda la vida, y con su propia tienda desde hace casi 10 años. Son un gran equipo y un apoyo imprescindible para ayudarme con la parte de la cafetería que me toca.

 

recyclo

¿Qué ofrecéis a vuestros clientes que os distinga del resto de establecimientos del mismo tipo?
Pues precisamente creo que ofrecemos algo que no existe todavía en Málaga. No hay ninguna ciclo-cafetería en la ciudad. Pero aparte de este hecho, intentamos ofrecer un lugar donde la gente pueda sentirse cómoda a cualquier hora. Desde las 9 de la mañana puedes desayunar, con opciones para vegetarianos y gente que cuida la línea. Puedes relajarte y tomar un zumo o un batido, o puedes trabajar con tu ordenador sin que nadie te moleste.
A la hora de comer o cenar puedes encontrar comida barata, saludable, y muy variada. Puedes escuchar música por la tarde o por la noche, descansar los pies en los sofás, o tomar el sol en la terraza. Pretendemos ser la segunda casa de nuestros clientes, a todas horas y todos los días del año.
Por último, creo que ofrecemos un espacio único que ha sido creado gracias a la colaboración de muchas personas, y sin el fin último de dar el pelotazo. Queremos desde el primer momento mostrarle a la gente que se puede tener éxito apostando por algo diferente y personal.

 

recyclo2

¿Cómo surgió la idea y qué proceso has seguido para poner en marcha este proyecto?
La idea surgió cuando nos pusimos en contacto mis socios y yo. Ellos, siendo extranjeros y muy viajeros, conocían los Bike-Cafés desde hace años. Sabían que un Bike-Café triunfaría en Málaga porque en su tienda de bicicletas de Pedregalejo cada vez tenían a más gente que se pasaba por ahí solo para saludar y tomarse algo. Habían creado un círculo de personas que necesitaban un espacio para reunirse, y si había bicicletas por todas partes, mejor que mejor.
Por mi parte, después de dos años en Cracovia y Berlín, estaba convencido de que tenía experiencia e ideas suficientes como para montar un negocio de hostelería en Málaga. Tanteé varias posibilidades, y cuando oí hablar del proyecto de Recyclo, me volqué al 100%.
A partir de ahí ha sido un impresionante esfuerzo colectivo de muchísimas personas que se han prestado para sacar esto adelante, casi siempre sin pedir nada a cambio. Hay tantas personas que han hecho esto posible que no hay sitio en esta entrevista para reflejarlo. Desde la reforma del local, hasta el diseño del menú o la decoración que tenemos. Personas que han trabajado todos los días durante meses con nosotros de forma gratuita. Verdaderos genios que han puesto su granito de arena en todos los pasos que hemos seguido, desde abogados a cocineros y desde electricistas a deportistas. Tenemos mucho que agradecer.

 

recyclo3

¿Qué obstáculos os habéis encontrado en el camino?
Muy pocos. Mucha burocracia y papeleos. Muy pocas ayudas a jóvenes empresarios y emprendedores. Pero el mayor reto que hemos tenido que superar, y seguir superando cada día, es estar a la altura de las exigencias de nuestros clientes. Empezamos en esto pensando que no iba a venir casi nadie, y que la comida sería una parte muy pequeña de nuestro atractivo. Y cada semana hemos tenido que ir metiendo cambios a marcha forzada porque no dábamos abasto. Y así seguimos…

¿Estáis satisfechos con el resultado?
Estamos muy satisfechos. Cansados por el ritmo de trabajo, y a veces un poco nerviosos por cómo irán las cosas en el futuro, pero sin duda alguna creo que todos los que participamos en Recyclo desde el comienzo sentimos una satisfacción profunda al ver que las cosas van tan bien.

¿Y qué opinan vuestros clientes?
La gran mayoría de comentarios son muy positivos en las redes sociales, y más importante aún, en persona. Pero sí recibimos críticas negativas/constructivas de vez en cuando y nos lo tomamos muy en serio. Pecamos de inexpertos en muchos campos, e intentamos hacerlo lo mejor posible, pero hemos creado algo que algunas veces nos supera un poco y necesitamos tiempo para adaptarnos y ofrecer un servicio 100% excelente.

 

recyclo4

Desde vuestro punto de vista, ¿cuál es la situación y el nivel de este sector en la ciudad?
En Málaga hay muy pocas apuestas serias y ambiciosas en el mundo de la restauración. Es muy difícil encontrar negocios que se nieguen rotundamente a seguir los pasos de todos los demás, por miedo o por falta de creatividad quizás.
La mayoría de las apuestas ambiciosas van dirigidas casi exclusivamente a los turistas o al malagueño que come fuera en su tiempo de Ocio. Se ignora por completo que hay cada vez más personas trabajadoras y jóvenes que no tienen ganas/tiempo de cocinar, pero quieren comer algo barato, rápido y sobre todo saludable.
Hay algunos espacios donde se puede tomar buena bebida y escuchar buena música, pero no son cómodos. Y hay sitios cómodos y bonitos, pero no ofrecen buena música y buena bebida. Combinar las dos cosas es un reto que le falta al sector de bares en Málaga.

¿Tienes algún nuevo proyecto en mente?
Por supuesto.

¿Qué le aconsejarías a alguien que quiere montar un negocio?
Que le eche un par de huevos, que viaje, que absorba todas las ideas que le gustan de otros lugares del mundo, y que no lo haga sólo para sacar dinero. No se come para cagar, sino para disfrutar de la comida!

www.recyclobike.com

 

recyclo1

SHARE THIS