Quentin Gas y Los Zingaros

21 March 2019 Texto: Rojas Arquelladas. Fotografía: Juanjo M Fuentes.

Viernes 25 enero 2019
La Cochera Cabaret
Mizake Producciones. 100 personas

En tiempos de debates anacrónicos solamente nos queda la música. La música es lo único que sobrevive a términos manidos como la apropiación cultura. Una gilipollez innecesaria a la que hacer referencias en las artes en un mundo donde la globalización tiene en esos intercambios uno de los puntos mas positivos de la misma. Quizás por eso Quentin Gas y los Zíngaros gusten tanto. Por su incapacidad para el inmovilismo. Por su unión de tradiciones tan distintas como el flamenco, la psicodelia y la electrónica. La provocación del grupo liderado por Quintín Vargas fue la nota dominante en su último concierto en la Cochera Cabaret. ¡Ojo! La provocación entendida como estimulación de mentes, como una comunión pagana entre público y artistas, un rito ancestral trasladado a la actualidad. Como cuando se bailaba alrededor de las hogueras impulsados por ritmos binarios. Como cuando las horas en una rave ya no permiten distinguir el paso de los días.

En los sevillanos la provocación parte del conocimiento. Dominan ritmos que en tres discos nos han trasladado de viajes por el mundo a huidas por el universo. El eterno viaje de un creador inquieto que nunca debe aburrirse de la música. De las alianzas con el `quejío’, de los ‘subidones’ en las pistas de baile (por eso ‘Brahaspati’ es una de las canciones del 2018 ) En Málaga la comunión fue perfecta, lo que ya ha pasado por segunda vez. Tanto que con repertorio acabado tuvieron que repetir ‘Deserto Rosso’ ante un público que se negaba a abandonar el recinto a pesar de no haber parado de vibrar durante más de una hora. Y es que pocas bandas consiguen hacer sentir la misma intensidad con un fraseo por soleá a una sinfonía electro-orgánica. Pocas bandas nacionales transmiten y son capaces de hacer tantas cosas a la vez y hacerlas tan bien y con tanto respeto. Quizás el respeto sea la clave de un camino que, si hubiese algo de justicia, debería llevarlos arriba. Si no, al menos, serán honestos con ellos mismos y el respetable ¡Bastantes timadores hay ya en este mundillo!

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.