Nueva Vulcano

22 marzo 2015 Texto: Francisco Daniel Medina. Fotografía: Albert Polo.

nuevavulcano

Cuando la música es lo primero.

Novelería es el nuevo y esperadísimo trabajo de los barceloneses Nueva Vulcano. Si tu principal preocupación es estar a la última y ser el primero en conocer al nuevo grupo chic para fanfarronear con tus colegas, olvídate de esta entrevista porque NV son la antítesis de eso que acabo de describir. Ellos se autodefinen como un grupo a la vieja usanza: hacen canciones, las publican, las tocan en directo, y poco más. Y yo añado: ojalá hubiese más bandas cuya principal preocupación fuese hacer buenas canciones en lugar de pasarse la mayor parte del tiempo vendiendo humo en sus redes sociales.

 

nuevavulcano3

Habéis demostrado que lo vuestro es la carrera de fondo y el trabajo constante. De hecho, han pasado cinco años desde Los peces de colores. ¿Cuál es el secreto para mantener un proyecto así durante tantos años?
Hacer que todas las actividades relacionadas con el grupo se hagan por gusto y con placer.

¿Qué ha cambiado fundamentalmente desde vuestro primer disco?
Somos los mismos, tocamos los mismos instrumentos… Quizás antes teníamos más tiempo para ensayar, ahora con la edad los días se han acortado cruelmente. Se comenta que ahora las letras se entienden mejor.

 

nuevavulcano1

He leído que Nueva Vulcano son un grupo a la vieja usanza. Hacen canciones, las publican, las tocan en directo, y poco más. En su mundo no hay estrategias, no hay marketing, no hay planes de futuro a largo plazo ni nada de eso. ¿Creéis que lo contrario le está restando magia y frescura a la música?
También a nosotros nos gusta planear cómo hacer las giras, dónde tocar, con quién trabajar. Hace falta organizarse un poco si quieres hacer las cosas a tu manera. De todas formas, estamos grabando nuestro primer vídeo-clip en ocho años, supongo que eso significa que no invertimos demasiado tiempo en vender la movida, si es a eso a lo que te refieres.

Una pregunta comprometida: el local o la carretera.
¡Ahora carretera!

 

nuevavulcano2

¿Os sentís cómodos tocando los temas antiguos o llega un momento en el que se tocan principalmente porque el público los demanda?
Buf, ésta sí es comprometida. Casi siempre da pereza tocar las antiguas pero solemos aceptar alguna petición, especialmente si viene del organizador del show.

¿Qué otros intereses y ocupaciones tenéis además de la música?
Wences es el más artista, diseña y programa Djs en el Sidecar. A Albert le gusta mucho expresar su opinión. A mí me va el baloncesto y fumar pitis de noche en el balcón.

 

 

Me gustan especialmente las letras de Nueva Vulcano. ¿Qué importancia creéis que poseen las letras en la música? ¿Creéis en el poder reivindicativo de una letra?
Gracias; muchas veces no es que haya letras buenas o malas sino apropiadas o no a la música o al concepto del grupo. A mí cuando una canción me gusta mucho y estoy totalmente embrujado por ella, me encanta también la letra, le encuentro significado a todo, como me pasa ahora con “Sant Joan” del grupo Súper Gegant. El poder de la música y de las letras es hacerte creer que todo es posible.

¿Creéis que estamos viviedo una especie de revival de los noventa? Vosotros los vivistéis en primera persona. ¿Qué fue lo mejor de aquella década?
Los grupos americanos que venían de gira tocaban cada puta noche en bares durante cinco semanas seguidas. Vimos a muchos: The Lapse, Unwound, Jesus Lizard, Jets to Brazil, Girls Against Boys, Fugazi, etc. Con Aina y con el primer disco de Nueva Vulcano pudimos disfrutar de esta experiencia, aprender de la gente, compartir movidas, ver mundo, ¡joder! Aunque a menudo hacía frío.

 


 

Hablo con mis amigos acerca de Barcelona y siempre pensamos en bandas unidas, en una escena fuerte, en gente que se apoya: bandas, sellos, productores. ¿Es esto cierto? Y sobre todo: ¿ha sido esto importante para que bandas que, como vosotros, vienen del underground hayan logrado hacerse un hueco?
Hay un buen número de sellos pequeños, de festivales sin pretensiones y baretos al margen de la ley que son los que hacen que todo esto sea divertido, y que se necesite la ayuda de la otra gente para tirar adelante. Como dices, me da que hay una buena dosis de fraternidad en todo este tinglado. Si nosotros hemos salido un poco de los garitos ha sido porque hay gente que sorprendentemente ha confiado en nosotros en momentos puntuales, como Manu cuando nos invitó a tocar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid o Quique en la última edición del Deleste en Valencia.

Contadnos algo de la experiencia en los estudios Cal Pau y Los Ultramarinos Costa Brava de Santi García.
Cal Pau está en un pueblo del Penedés, es una Masía en medio del campo. Albert grabó las baterías entre la cocina y el comedor donde nos servían las comidas, siempre el plato más copioso para Santi García. Éste se levantaba el primero por la mañana para darle al ratón y, aunque nos prometió una experiencia más analógica, fue la mejor grabación de nuestra vida. Pim-pam.

SHARE THIS