Moto Clásica

6 octubre 2015 Texto: Francisco Daniel Medina. Fotografía: Staf Magazine.

juanca7


Motores y sentimientos

Cuando afirmamos que los objetos inanimados poseen vida propia no estamos diciendo nada místico: los objetos llevan aparejados decenas de recuerdos y connotaciones emotivas. Por eso, aquella persona que se dedica a restaurar un objeto antiguo que, en un momento determinado, significó algo muy especial para algún ser querido, sería algo así como un cirujano capaz de devolver a un muerto a la vida. Y éste es precisamente el trabajo que hace Juanca desde su taller Moto Clásica ubicado en Vélez-Málaga: resucitar viejas motos que estaban totalmente destrozadas y olvidadas, acumulando polvo en algún rincón de un garaje. Y por ese motivo, él, mejor que nadie, cuando ve los rostros iluminados de aquellos que creían irreparables aquellas viejas reliquias, conoce la importancia de este trabajo. Restaurar una moto clásica es revivir un pedazo del pasado. Por lo tanto, el trabajo de Juanca es el trabajo de un artesano que trabaja con dos herramientas muy particulares: las motos y los sentimientos.

¿Cómo te introduces en el mundo de la moto clásica?
Toda mi vida me han gustado las motos. Lo que ocurre es que estuve mucho tiempo trabajando en la construcción con maquinaria pesada y eso me tuvo ocupado durante doce años, hasta que la industria cayó, y esa circunstancia junto al hecho de que tenía un dinerillo ahorrado a mí me sirvió para replantearme mi vida y preguntarme por qué no me dedicaba en adelante a lo que verdaderamente me apasionaba. Primero intenté aprender la mecánica por medio de cursos y obtuve unos conocimientos básicos pero lo crucial para mí fue dar con un hombre que se llama Pepe Yerpes que fue quien me metió el gusanillo de las clásicas. Pepe dió un curso de mecánica de restauración de motos de nueve meses de duración y ahí fue donde aprendí. Hasta entonces tenía los conocimientos que puede tener cualquier apasionado de las motos que tiene una moto y la usa a diario.

Ahora mismo nos encontramos en tu propio taller llamado Moto Clásica. Cuéntanos un poco cómo y cuándo decides embarcarte en esta aventura.
Este taller se abre en febrero del 2015 después de que yo me tirase cuatro años en un local alquilado, y decidí que ya era hora de tener algo propio, algo que perdurara en el tiempo y escogí este sitio. Se puede decir que abrir mi propio taller ha sido un reto personal.

 

juanca9

¿Qué servicios se prestan en Moto Clásica? ¿Hablamos de un taller al uso?
No se trata de un taller convencional. Este taller, sobre todo, está enfocado al cuidado de la moto clásica, a que la industria de la moto clásica en España no se pierda. Aquí, casi todo lo que yo hago, es restauración de moto clásica. La gente me trae motos desahuciadas, motos de sus abuelos o de sus padres que ellos mismos no pueden poner en funcionamiento, y mi tarea es desarmarlas y devolverlas al estado en que salieron de fábrica. Y, para ellos ver una moto restaurada, tal y como su familiar la compró y la habían visto en fotos antiguas, es algo muy reconfortante.

Al dedicarte a la restauración, habrá veces en las que las motos lleguen en un estado totalmente desastroso. ¿Te ha pasado tener que decirle a alguien que no se puede reparar su moto?
No exactamente eso, pero, por ejemplo, la moto que yo tengo vino en tales condiciones que el cliente que la trajo no podía hacer frente al coste que supondría restaurarla. Entonces yo le ofrecí comprársela y, poco a poco, he afrontado la tarea de restaurarla para mí. Pero la moto estaba en tal estado que restaurarla era carísimo: era prácticamente como hacerla entera de nuevo lo cual yo afronté como un reto personal.

Cuando hablamos de restaurar una moto hablamos de devolverla a su estado primigenio. Pero entonces, ¿queda algún margen para la creatividad, para tu propia aportación personal?
El margen está en que el cliente me cede ciertas decisiones, como por ejemplo escoger la pintura, las llantas. Ten en cuenta que, a veces, por razones como que ya no se encuentran ciertos productos, etcétera, no es posible dejar una moto exactamente como era. Mi trabajo entonces es también intentar que la moto quede lo más simétrica posible y que los elementos que la integren compartan una estética. Pero sí es cierto, como tú planteas en tu pregunta, que la moto clásica tiene una forma concreta y tu trabajo es ceñirte a esa forma con lo cual el margen para ponerle tu sello personal es limitado.

 

juanca8

¿El cliente acostumbra a tener las cosas claras?
Ellos suelen venir con una idea vaga de lo que quieren y entonces yo, después de hablar con ellos y saber, entre otras cosas, el uso que quieren darle a la moto y cómo son ellos mismos, pues me decido por un color, por una clase de ruedas determinada. Es decir, yo más o menos intuyo la clase de moto que le puede pegar al cliente. Hay clientes que la quieren para el día a día, otros que la quieren solamente para sacarla una vez puntual y mostrarla, y yo tengo que darle un rumbo u otro al trabajo en función de esos parámetros. Pero es verdad que la imagen de una moto es también la imagen de su dueño.

Cuando llega alguien con una moto, ¿puedes darle de entrada un presupuesto cerrado?
No, nunca doy un presupuesto cerrado. Yo veo la moto y soy capaz de dar un presupuesto aproximado y, después de mucho ver y reparar motos, casi siempre acierto, pero le digo al cliente que el presupuesto puede variar por imprevistos que nos vamos encontrando sobre la marcha. Pero dar en la diana es complicado porque, si cuando abro el motor, me encuentro con alguna sorpresa pues eso hay que arreglarlo. Y lo normal es que todo el mundo dejase de usar la moto por la misma razón, porque tuvo algún fallo. Entonces, cuando te llega la moto, tú sabes de antemano que va a tener una avería porque sino posiblemente hubiese seguido andando. Ya sea el pistón, la biela, el rodamiento, retenes, la instalación eléctrica, pero sabes que te vas a tropezar con algún elemento inservible.

¿El cliente de un taller de moto clásica es más especializado que el cliente de un taller normal?
No necesariamente. La gente que viene a restaurar una moto es básicamente por dos motivos. Bien porque ha pertenecido a un pariente cercano y restaurarla es un acto sentimental, y otra es porque de repente se han puesto de moda las motos clásicas y, sin tener que entender necesariamente del tema, quiere tener una. Es más, casi nadie que restaura una moto sabe mucho de la moto, ni de mecánica ni nada o, de lo contrario, ellos mismos le meterían mano.

 

juanca

¿Alguna vez te has visto en la tesitura de tropezarte con algo que no puedes o no sabes reparar? ¿A quién acudes entonces?
Sí, claro que pasa. Ten en cuenta que hablamos de modelos únicos la mayoría de los cuales ya ni se fabrican. Lo normal es que, de vez en cuando, necesites ayuda por mucha experiencia que tengas, ya sea por un problema de instalación eléctrica o por un repuesto que no encuentras en ninguna parte y te tienes que poner a investigar a ver adónde lo puedes encontrar. Hoy día está la ventaja de poder recurrir a internet que es como tener un libro abierto en el que puedes consultarlo todo.

¿Y por qué has abierto tu taller aquí en Vélez y no en Málaga?
Pues porque mi vida la tengo aquí desde hace muchos años y es adonde me apetece vivir y no me veo yendo y viniendo a Málaga todos los días. Aunque supongo que tu pregunta va encaminada a que podría tener más clientes en la capital. Posiblemente sí pero también soy consciente de que quien necesita restaurar una moto va a encontrarte ya que no hay tantos talleres especializados en esto. Quien se va a gastar dinero en restaurar la moto no tiene problema en desplazarse treinta kilómetros. Yo he tenido por ejemplo clientes que han venido desde Granada.

Para entrar en este mundo, como comentabas al principio de la entrevista, primero tienes que ser un apasionado de las motos. Tú mismo montas en moto y formas parte de un club. ¿Cómo entras en Malas Pulgas Gang Málaga?
Hace casi diez años decidimos formalizar nuestras salidas así que montamos un club y, desde entonces, rodamos juntos. Y le pusimos ese nombre como podríamos haberle puesto cualquier otro. En el club tenemos miembros no solo de Málaga sino también de Jaén o Granada. Y una vez al mes nos reunimos y salimos en moto. Y, como miembros del club y de la alianza sur, tenemos también una serie de obligaciones y una serie de visitas que tenemos que realizar.

 

juanca6

¿Y qué me dices de la imagen de camorristas que va asociada a los clubes de moteros? ¿Hay algo de verdad o eso solamente pasa en las pelis?
Eso es todo fachada. Camorra la encuentras yéndote a una discoteca de niñatos. Te aseguro que la gente que sale en moto es gente a la que le gusta disfrutar de la carretera y de la moto, y en lo último que está pensando cuando coge la moto en un rato libre es en meterse en líos. Sí es verdad que el motorista, por el mero hecho de ir en moto todos los días, está muy fatigado, muy castigado. Somos gente que pasamos muchas penurias, pasamos calor, pasamos frío, de repente nos sorprende una lluvia. También tenemos que compartir la carretera con otros usuarios que no siempre te respetan. Eso quizá puede provocar que a veces tengamos un comportamiento un poco más áspero pero de ahí no pasa.

¿Y soléis preocuparos por las medidas de seguridad como el uso del casco, etcétera, o hay mucho temerario?
Cuando tú te has caído veinte veces y has visto compañeros tuyos que han perdido la vida en la carretera te vuelves muy consciente del peligro que supone salir con una moto, y te vuelves totalmente responsable con respecto al uso del casco y otras medidas de protección. Te das cuenta de que toda protección es poca. Simplemente es una regla de supervivencia y el que no lo entienda así no es un motorista verdadero. Si no nos preocupamos nosotros por nuestra seguridad nadie va a hacerlo. Como en todos los gremios, puede haber alguien más irresponsable pero no se puede generalizar esa imagen del motorista ya que terminan pagando justos por pecadores.

¿Conoces a gente con talleres similares al tuyo?
Un taller dedicado solamente a la moto clásica es muy difícil de encontrar. Hay gente que se dedica a la moto clásica pero lo hace desde la clandestinidad. Pero, talleres que se dedican al cien por cien a la moto clásica, no conozco muchos.

 

juanca1

¿Cómo te ves a medio-largo plazo?
Mi ambición era tener mi propio taller y eso ya lo he conseguido. Entonces de cara al futuro a lo que aspiro es a que el taller me siga dando de comer, y si acaso poder ampliar un poco el negocio: tener una sección más amplia de venta de piezas nuevas, o tener una sección de venta por internet.

Imagina que yo me presento aquí y te digo que quiero tener una moto clásica. A la hora de aconsejarme, ¿qué parámetros sigues?
Lo primero que te preguntaría es que uso le piensas dar a la moto, un uso diario, un uso de fin de semana, y qué es lo que quieres que la moto te transmita, con quién vas a salir, si vas a ir solo o acompañado y, muy importante también, saber de qué presupuesto dispones. Y, a raíz de ahí, ya nos podemos poner a pensar. Lo que sí es verdad es que yo siempre me adapto a todos los presupuestos, pero al mismo tiempo tengo que serle sincero al cliente y decirle hasta dónde podemos llegar con lo que se quiera gastar, ya sea para restaurar una moto o para ayudarle a buscar una en el mercado.

¿Y cuánto tiempo pasas ahora mismo en el taller?
Yo descanso solamente un día a la semana, el domingo. Y se puede decir que mi dedicación es plena de manera que paro solamente al medio día y luego sigo. Y lo llevo bien porque ésta es mi pasión. Se puede decir que no sé hacer otra cosa y que, rodeado de motos clásicas y de nuevos retos, es como yo me siento más cómodo. Y cuando algo te apasiona tampoco puedes evitar llevarte el trabajo a casa.

 

juanca12

Saliéndonos un poco del universo de las motos. El poco tiempo que te queda libre, ¿a qué lo dedicas?
Mi vida gira en torno a las motos y apenas tengo otras aficiones. Si acaso he vuelto a retomar una pasión de mi juventud que es el monopatín pero solamente paso un ratillo patinando y siendo consciente de las limitaciones derivadas de la edad y la falta de práctica. El monopatín no es solamente un deporte, es una manera de pensar, una manera de vivir, es una manera de relacionarte con la gente y, patines o no patines, el monopatín siempre lo llevas dentro y es gente con la que tienes una sintonía y la vas a tener aunque te tires mucho tiempo sin verlos. Hace poco tuve la ocasión de ver cumplido un sueño, que fue ver a Tony Hawk patinando en el skatepark Rubén Alcántara y se me pusieron los pelos como escarpias.

Tienes un hijo, ¿está interesado en el tema de las motos? ¿Qué le dirías si quisiera aprender este oficio en un futuro?
Él ahora mismo no tiene el más mínimo interés en esto, está interesado en las mismas cosas que los niños de su edad, pasar tiempo en la calle con los amigos, jugar a la Play. Yo quisiera que estudiase una carrera y que escogiese la profesión que más le gustara. Pero, como yo digo, el saber no ocupa lugar así que, si en un futuro, estuviese interesado en que yo le enseñase lo poco que sé, estaría encantado de transmitirle mis conocimientos.

 

juanca10

juanca11

juanca5

juanca4

juanca3

juanca2

 

FACEBOOK

SHARE THIS