Modo Bélica.
Pop que deja poso

23 January 2014 Texto: Luis Mari Beffa. Fotografía: Diana Mingorance.

Que este país está musicalmente castrado y maldito no lo digo yo, ni un Teatro Cervantes semivacío que recibe con indiferencia a la Filarmónica de Sevilla interpretando la Primera de Mahler; que en este país, en lo que a pop, rock y jazz se refiere, en las dos últimas décadas se ha producido, empaquetado y distribuido estiércol a granel para contentar el calamitoso apetito de las masas no lo digo yo, ni una sala multiusos, fría y bostezante, que despacha a Victor de Diego Trío en Lamoraga Jazz Club como si fuera un músico callejero con su acordeón; lo dice el propio Andy, ante la atenta mirada de Lucas, en un periódico de tirada nacional: “la crisis ha hecho limpieza porque había mucha porquería, cualquiera sacaba un disco, tuviera talento o no”. Escalofriante como un plano fijo de Michael Haneke. Desasosegante y alejado como un cuadro de Edward Hopper. Sin embargo, es precisamente en las bostas de vaca donde crecen las flores más hermosas, como es el caso de Modo Bélica, que nos presentan su nuevo trabajo, “Equilibrio”. Pop sencillo, de referentes clásicos, gestado por músicos que no son nuevos en esto, sin aparentes pretensiones en las formas, pero con contenido, con muchísimo contenido en el fondo, y ese gesto, ese detalle, ese sutil aroma necesario para marcar diferencias con el resto de bandas. Con ellos hablamos en esta entrevista de muchas cosas: crisis, literatura, música y planes de futuro, que a corto plazo pasan por dos actuaciones en nuestra ciudad. Créanme. Harían mal en perdérselas.

 

Portada-Equilibrio

En vuestro anterior trabajo, “Modo Bélica”, hay dos canciones con títulos inquietantes, aunque sugerentes, “Céline ya no tiene rival” y “La literatura nazi en América”, ¿retomáis el gusto por la provocación filonazi punk de finales de los 70 y principios de los 80?
Esta pregunta se podría responder afirmativa y negativamente. En realidad, ambos títulos responden a la pasión de Fran por la literatura. El Céline del título de la primera canción a la que aludes, es el polémico escritor francés autor de Viaje al fin de la noche y La literatura nazi en América es el título de un libro del escritor chileno Roberto Bolaño. Pero, por otra parte, es cierto que nos interesa el efecto que se produce cuando separas la parte puramente estética de algo de su trasfondo. En definitiva, nos atrae  la posibilidad de generar con un recurso tan simple cierta sombra de duda o de ambigüedad.

Más allá del estilo, del sonido de los instrumentos, o de referencias a otros grupos, me parecéis un grupo que otorgáis mucha importancia a las canciones, a sus letras y lo que cuenta cada canción, por encima de una imagen de grupo o marca extra-musical, ¿me equivoco?
Las letras son importantes en Modo Bélica pero tampoco creemos que sean más importantes que en otras bandas. Fran le da mucha importancia a la sonoridad de las palabras al margen del sentido que cada estrofa pueda tener. Los temas son variados aunque tenemos cierta predilección por dos temas recurrentes y universales como son el amor y la muerte, tratados casi siempre desde una perspectiva un tanto idealizada o romántica. También tienen cabida letras que hablan de temas políticos o de cuestiones cotidianas.

He de reconocer que en  el tema de vuestro nuevo trabajo, “Puedes Venir”, hay unos versos que me encantan, por su sonoridad y su poder evocativo: “Pero sé / que a pocos pasos de este atardecer / el peso tiende a desaparecer (…) / el centro pierde su poder”. Contadme algo más sobre esta canción…
Esta canción es eminentemente política. Como comentábamos en la anterior pregunta, nuestras letras tienden a tener un componente un tanto enigmático o críptico. Tratamos de huir de la evidencia. Pero en esta estrofa en concreto que mencionas hablamos de que a pocos pasos de la etapa en la que estamos, hay un renacer en el que vamos a poder liberarnos de cierto lastre, y se va a producir una especie de trasvase de poder desde el centro hacia la periferia. No somos unos visionarios con lo cual, en la mayor parte de los casos, lo que decimos en nuestras letras debe ser interpretado más como un deseo que como una profecía fiable.

“Baile Retro” ya aparece en anteriores trabajos, ¿está influenciada esta canción por el viejunismo reiterativo y omnipresente de Torremolinos, vuestro pueblo natal?
Primero nos gustaría aclarar que, curiosamente en Modo Bélica solamente hay un componente 100% torremolinense que es Pablo. Los demás, a lo sumo, hemos vivido allí alguna temporada. Aciertas cuando vinculas Baile retro a Torremolinos. Es más, el título responde a una causa mucho más explícita que es la celebración anual en Torremolinos del Festival Internacional de Baile retro. Este festival es una pasada. Si podéis no dudéis en visitar Torremolinos en estas fechas: todos esos bailarines de edad avanzada, con su ilusión y su voluntad férrea y sus trajes estrafalarios, merecían una canción.

Cualquiera que esté leyendo esta entrevista pensará: “Todo esto está muy bien, esta gente dice cosas muy interesantes, pero yo quiero saber a qué suena”, ¿podríais describir vuestro sonido a los lectores, que están ahí afuera moviendo sus pupilas de izquierda a derecha?
Creemos que nos definieron a la perfección en una reseña que nos hicieron en un blog llamado Monasterio de cultura. Dijeron algo así como que hacíamos canciones de pop indie que rozaban el mainstream pero con un halo que nos diferenciaba del resto de bandas de esa escena. Modo Bélica nació con el propósito de hacer buenas canciones de las de toda la vida, y entendemos por esto canciones simples y con estribillos pegadizos. En este sentido, consideramos a los Beatles como un referente atemporal e insuperable. Pero, al mismo tiempo, queríamos darles a nuestras canciones el toque crudo y melancólico de la escena de la que nosotros proveníamos. Casi todos hemos mamado rock de los noventa a saco y mucho hard core y creemos que eso, mezclado con el propósito de hacer simples canciones de pop en castellano, da como resultado Modo Bélica.

 

modoint1

Frank Zappa tituló su tercer álbum como “We’re Only In It for the money”, como crítica a todas las bandas de finales de los 60 que sólo pensaban en forrarse (obviamente no vivió en estos tiempos de indigencia musical), ¿tenéis alguna pretensión de vivir de esto o You´re only in it for the music?
Creo que esta pregunta se responde sola. Si estuviésemos aquí por la pasta ya nos habríamos largado hace tiempo porque, por el momento, lo único que hemos generado han sido perdidas. Si, por el contrario, hablamos de riqueza emocional, te podemos decir que somos las personas más ricas del mundo. Somos cuatro amigos que se conocen de toda la vida y se reúnen para tocar juntos y, algunas veces, hasta conseguimos empalmar el ensayo con una cena y con unas copas. Qué más se puede pedir.

En la portada de “Equilibrio”, vuestro nuevo álbum, aparece una fotografía (magnífica, por cierto) de las piernas de una mujer que, o bien está siendo tragada por el agua, o bien haciendo equilibrios bajo ella, ¿tiene algo que ver con la situación actual que nos ahoga?
Creo que tu metáfora está muy bien y tiene todo el sentido del mundo, pero para nosotros el equilibrio del título no alude a algo tan universal; es decir, no estamos hablando de la situación del país ni tan siquiera de la gente que nos rodea, sino más bien de una etapa de la banda. Modo Bélica surgió sin ninguna pretensión de continuidad y ahora sin embargo cada vez tenemos más claro que esto va para largo. Tenemos ya nuestro propio local, hemos cogido un hábito de ensayos, nos acercamos a algo parecido a un sonido. En fin, estamos a gusto haciendo lo que hacemos y cómo lo hacemos. Y a esta etapa que atraviesa la banda la hemos llamado Equilibrio.

¿De verdad que el disco está masterizado en Nashville? Parece un lugar demasiado country…
Mandamos muchos  test a muchos sitios y este tipo ganó por unanimidad. Además, qué coño, aunque esté mal decirlo, queda de puta madre que en el disco aparezca la palabra Nashville.

Céline dijo en una ocasión: “La moral de la Humanidad a mí me la trae floja, como a todo el mundo, por cierto”, ¿creéis que en la actualidad se está cumpliendo su afirmación, a tenor de lo que vemos a diario en los periódicos?
Es innegable que, como afirmas, estamos asistiendo a una degradación de valores, y precisamente por eso últimamente se hablaba tanto acerca de la necesidad de una revolución ética. La labor de los principios es muy simple: le confieren un significado a las acciones que de entrada son (o deberían ser) simplemente acciones. La sociedad cambia y los juicios que emitimos con respecto a las acciones se adaptan a los tiempos. Lo malo del asunto es que entendemos que esto evoluciona en una dirección u otra en función de lo que más le conviene a esa sociedad concreta en ese momento concreto. Y se ve que, en los tiempos que corren, lo más pragmático para el ser humano es volver a recuperar una libertad de acción lo más primitiva posible. Diríamos que si el capitalismo es visceral y despiadado, necesita valerse de un código moral que se ajuste a sus necesidades, y que no censure ciertos comportamientos o actitudes que son vitales para su supervivencia. Sería casi como volver a una nueva versión de la ley del más fuerte.

¿Cuáles son vuestros planes a corto plazo?
Ahora mismo lo primordial es ensayar bien el repertorio de cara al directo. Estamos confeccionando un set que incluya lo mejor de los dos trabajos que hemos facturado hasta la fecha. La idea es conseguir tener un buen directo y defender el disco lo mejor que podamos. De hecho ya tenemos dos fechas a la vista. El 1 de febrero presentamos el disco en la nueva sala Velvet y el 6 de Marzo estamos en los conciertos que Diputación organiza en Ollerías tocando como banda emergente. Después de tantos meses encerrados en el local y en el estudio nos apetece tocar.

¿Qué significa “Modo Bélica”? Me refiero al nombre. ¿Son tiempos estos en los que, de alguna manera, tendríamos que estar en modo un poco más bélico?
Es un modo que traen todas las chicas de fábrica. Todo aquél que tenga novia o la haya tenido alguna vez seguro que lo conoce. Cuando una chica se enfada mucho y te grita, lo último que debes hacer es tratar de razonar con ella o tratar de mostrarte como si no pasase nada, porque eso la irrita sobremanera y entonces se activa el Modo Bélica. Y, cuando esto pasa, lo mejor que puedes hacer es guarecerte donde puedas hasta que amaine la tormenta.

 

 

www.modobelica.com

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.