Minsk

17 mayo 2015

minsk

Han transcurrido ya seis años tras su último trabajo de estudio “With Echoes In The Movement of The Stone” y algunos cambios en su formación original, haciendo que los de Chicago, Illinois hayan permanecido apartados de la escena hasta hoy. Ahora rompen su silencio con un impresionante trabajo de post metal.
Tanto tiempo retirados del circuito ha tenido sin lugar a dudas unos frutos más que compensatorios. “The Crash and The Draw” es un trabajo excelente, que aúna lo de mejor de este género, rozando líneas con los mejores trabajos de Mouth Of The Architect, Neurosis o Isis, Minsk sigue manteniendo vivo el germen con el que se hizo grande este tipo de bandas, los de Chicago se suben otra vez a los escenarios pletóricos de inspiración. Grabado y mezclado por ellos y Sanford Parker, masterizado por Collin Jordan (Indian, Wovehand).. Capaces de crear paisajes sonoros cargados de texturas oscuras, que vagan entre los melódico y lo desgarrado, jugando un factor crucial las voces y efectos. “To the Initate” abre el disco, empujándonos a una espiral densa y bien orquestada, para adentrarnos a través de corrientes de teclados y voces desgarradas. “Onward Procession” se convierte en el eje central del trabajo, conformando un total de cuatro cortes, que comienzan con la voluble “These Longest Of Days”, seguida de “The Soil Calls” y su monolítico riff de entrada, de los mejores del disco si cabe. “The Blue Hour” marca el contrapunto templado, convirtiéndose en un pasaje casi lirico, cargado de voces que navegan en la nube de sus efectos. Continuado por temas inconmensurables como “To The Garish…”, “When The Wall Fell” o “The Way Is Through” Un trabajo mayúsculo, que hace que haya merecido la pena la espera, ya que lo que Minsk nos trae es un soberbio disco de post metal, como no se ha hecho en años.

Juan Pedro Somera Pérez

 

 

SHARE THIS