MELVINS “PINKUS ABORTION TECHNICIAN”

1 September 2018 Texto: Pedro Rodríguez. Fotografía: Archivo.

Pinkus Abortion Technician es el disco que Melvins e Ipecac recordings han tenido a bien regalarnos este año para que se nos pierda la cabeza, pongamos los ojos en blanco y no nos olvidemos de mandar a la mierda esas cuantas cosas de la vida que siempre tocan. Porque esto sigue tratando sobre lo extraño. Sobre anarquía. Sobre lo absurdo.

Pinkus Abortion Technican nos presenta en esta ocasión a dos miembros de la familia Melvins: Steven McDonald y Jeff Pinkus, ambos bajistas y marcándose una referencia para la banda punk de Jeff, los Butthole Surfers y su tercer album de estudio “Locust Abortion Technician” de 1987 (cuya portada os recomiendo consultar, para que entendáis cuanto ha cambiado el perrete con sombrero).

Melvins presenta ocho temas que entran cada uno como una droga envuelta con otra droga. Sus efectos son casi infinitos. Y su fuerza está donde siempre: en la diversión. Descarada. Ridícula y rabiosa (atención de spoilers, versión del I Want To Hold Your Hand de los Beatles, donde no he podido fantasear con la idea de que el cuerpo atado y amordazado de Ringo estuviera dentro del bombo de batería de Dale Crover). O su gran habilidad para los sonidos y ritmos sórdidos a la vez que infantiles. Decorando esas ondas mentales llena de letras surrealistas cotidianas. Para reir y sentir miedo, si es posible todo a la vez, como “Don´t Forget To Breathe” (acompañado ya de un video dirigido por Ava Hazelmyer, obra maestra del descaro).

Pinkus Abortion Technician es de esas obras que provocan placer culpable. Porque es sencillo y delicioso. No hay necesidad de reinventar nada. Solo la formula Melvins más básica: tocar siempre con las mismas ganas. Para liarla. Para descojonarse y tocar los huevos. Y eso a puesto esta banda en la frecuencia de ser su propia corriente eléctrica, retorcida y enloquecida, cargada de su propia vitalidad y energía al 100%, atravesando generos y bandas clonadas que estaban muertas antes de nacer (hmmm ¿abortos?). Melvins suma más que cualquier tabla de estilos. Mientras otros se queman con cerillas, Melvins arden por siempre (y se rien en su puta cara).

Si hay un animal mitológico real recorriendo esta selva de locura capitalista y medios de comunicación tarados, cuyo aire en sus pulmones suena a fuzz y acople, que dentro de su sonrisa juguetona esconde una risa malvada y viceversa continuamente… eso son Melvins. Y quieren jugar contigo. (9)

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.