Marilyn Manson

28 June 2015

Tras unos cuantos años un tanto perdido y con unos trabajos un tanto inofensivos parece que Manson está de vuelta. Este disco se lo dedica a su madre y desde luego que no hará olvidar a su “Antichrist Superstar”, pero es de lo mejor que ha hecho en este milenio y seguro que conseguirá recuperar a unos cuantos fans de antaño con él. Vuelve a arañar desde el ritmo maquinal de “Killing strangers” con sus guitarras duras y su voz y ciertos toques muy David Bowie. Sube la dosis de dureza con “Deep six” con implacables guitarras de Tyler Bates y resonando como el mejor Iggy Pop. En “The Mephistopheles of Los Angeles” también mete un buen ritmo marcial y crea un estribillo pegadizo. Se torna más oscuro y siniestro en “Warship my wreck”, pero también tiene un logrado estribillo. Con “Slave only dreams to be King” regresa al aire industrial y a la agresividad de los tiempos en que competía contra Ministry o NIN. Buen estribillo tétrico también en “Birds of hell awaiting” y de nuevo con cierto aire a Iggy Pop. Además se guarda lo mejor para acabar. “Odds of ever” es un excelente lento con buenos ambientes y arreglos que deja con las ganas de que la celebración satánica continúe. ¡Regresando de entre los muertos!

Txema Mañeru

 

 

SHARE THIS