La música como lucha por la igualdad

1 September 2018 Texto: Miriam Notario. Fotografía: Dfores.

Esto es a lo que ha sonado el Empower Music Fest, celebrado el pasado fin de semana en el Recinto Municipal La Pollina de Fuenlabrada. Con su lema “+ igualdad, + música” pasaron por su escenario doce grupos, formados en su mayoría por mujeres, para dar una lección de compromiso y gritar con fuerza y determinación la necesidad de un cambio real en el ámbito musical de nuestro país. Han sido dos intensos días de buena música y mensajes reivindicativos donde el público se mostró muy entregado con cada uno de las bandas.

El viernes los grandes protagonistas fueron Belako con un directo lleno de fuerza y potencia. Con su tercer disco “Render Me Numb, Trivial Violence”, los cuatro jóvenes de Munguía (Vizcaya), se han convertido en uno de los grupos referentes dentro de la escena post-punk en España.

Ese mismo día, Hércules de Copenhague fueron los encargados de abrir el festival con unos acordes que suenan a diversión, frescura y sentimiento. Además, el resto de la tarde-noche el público pudo disfrutar de los jóvenes pero grandes promesas, Jump to the Moon, de la dulzura y compromiso de Joana Serrat y de la sensibilidad y cercanía de la chilena Soledad Vélez. Melenas cerraría la primera jornada del festival poniendo a bailar a los últimos entregados que permanecían en La Pollina.

 

 

El sábado, Fuenlabrada vibró a golpe de la profesionalidad de Patio Rosemary, la banda, en su totalidad femenina, fue la ganadora de Lanzadera Empower Music y sobre su escenario demostraron lo fuerte  que vienen pisando. Al igual que la banda catalana The Crab Apples que con su nuevo larga duración “A drastic mistake” conectaron desde el principio con los asistentes que llegaban a cuentagotas hasta el recinto.

Uno de los grandes momentos y más multitudinario de la noche, fue la aparición sobre el escenario de la cantautora Carmen Boza. Su último disco, “La Caja Negra”, compuesto, editado y producido por ella misma, sonó entre los coros y aplausos de sus fans. Además, sus intervenciones y discurso de valentía, determinación y coraje hicieron encender a un público que se animaba por momentos. Con todo esto, la única banda internacional, The Big Moon, llegadas desde Londres, pusieron la nota de locura y diversión en una noche en la que la música sonaba por cada rincón del parque.

 

 

Y más tarde, Mourn pondría patas arriba el recinto con su potente apuesta sobre el escenario. A pesar de la ausencia de su bajista Leia Rodríguez, que fue sustituida por Laia Martí de The Crab Apples, sonaron con la fuerza y el desgarro que les caracteriza. Además de un directo impecable, guitarras atronadoras y un batería de un nivel superior, las tres chicas del grupo decidieron tocar las tres últimas canciones en sujetador. El festival llegaba a su fin con Yawners y su sonido inspirado en el skatepunk de los 90. Con los salmantinos se ponía el broche final a dos días en los que la música ayudaba a remover conciencias.

Actualmente, las mujeres ocupan un segundo plano en el ámbito musical de nuestro país, cobrando menos que sus compañeros o pasando de largo de ser cabezas de cartel en alguno de los macro festivales nacionales. Por ello, con mensajes claros, positivos y reivindicativos las mujeres fueron las grandes protagonistas del Empower Music Fest. Tanto las artistas como todas aquellas que trabajaron en montaje, sonido, vídeo, comunicación o seguridad, entre otras muchas, hicieron posible el éxito de este festival, además de su buena ubicación y organización.

 

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.