Jeremy Messersmith

23 mayo 2015

jeremy-messersmith

Este disco está compuesto por once cortes que harán las delicias de los amantes de las melodías melancólicas y de las canciones cuyas letras son capaces de erigirse en deslumbrantes radiografías o crónicas de los sentimientos y las relaciones de toda una generación. La primera canción que escuché fue ‘It’s Only Dancing’, y la escuché con los cascos puestos y a toda tralla y solamente puedo decir que al final se me saltaron las lágrimas. Por tanto, estamos ante un disco altamente recomendable para los románticos patológicos, y más aún si, además de románticos, sentís simpatía por los sonidos pulcros y preciosistas de bandas coetáneas como Keane o de grupos sesenteros como The Monkees o The Kinks.

Francisco Daniel Medina

 

 

SHARE THIS