HIJOS DEL DESIERTO

25 March 2018 Texto: Pedro Rodríguez. Fotografía: Redacción.

Autor: Manuel J. González

Hay áreas y espacios que llegan más allá de sus fronteras. Aparecen a miles de kilómetros de distancia. En otras culturas, entre distintos grupos de personas. Ajenos a muchas cosas porque las palabras y las explicaciones no dan sentido natural a ese espacio. Ese gran espacio. Sentido y percibido a través del idioma más común pero también el más intraducible: la música. Ese espacio es el Desierto. Un ente natural de California, del Palm Desert, de Coachella Valley… un templo sin imágenes de suelo y cielo que habita en sonidos y cabezas y pechos de gente de todo el mundo. El desierto ha crecido y habita en la música de bandas de países como Alemania, España… Hay una hermandad silenciosa, comparten humo y cabecean entre sonidos graves. Pero también hay un origen, una fogata entre colinas y dunas. Y un peregrinaje. Y nuestro guía se llama Manuel J. González, autor de Hijos Del Desierto, su cuarto libro.

Tras su obra publicada en 2016, Muddy Roots Music, Manuel J. González no solo ha demostrado su profesionalidad, conocimiento y sensibilidad musical, sino también una curiosidad y pasión natural hacia la cultura independiente de nuestro tiempo. Como comenta en la introducción de Hijos del Desierto, el Desierto aparece en emociones muy tempranas de su vida, se expande a través de cine y la música… dibujando ya una sombra cultural que gana rasgos y definición en 1994 cuando se edita Welcome To Sky Valley, de Kyuss. Manuel se muda a México en 1998. Viaje por primera vez a California en 1999 (y volverá con su hijo en 2016). No sale del Desierto. El Desierto no sale de él. Es ya un vinculo familiar. Este libro ha estado presente en la mayor parte de su vida. Ha ido tomando forma despacio, con el tiempo requerido, sedimentándose geológicamente como el espacio del que toma alma y nombre.

Manuel ha comentado razonadamente que ha sido una maduración necesaria. La información no siempre ha estado ahí. Ha sido una tarea minuciosa y cuidada que se percibe en los contenidos del libro, no solo enriquecidos por una vertebración cronológica, una atenta exposición de sus raíces, sino por la fluida narración de comentarios e historias recogidos de sus protagonistas: Brant Bjork, Chris Goss, Alfredo Hernández, Dave Grohl, Mike Cancino, Josh Homme, Scott Reeder, John García, Troy Van  Leeuwen, Wino, Gary Arce… y una legión mayor que deben obligarte a meterte de cabeza en el libro.

También me parece de obligada mención  el trabajo realizado por Manuel J. González sobre uno de los lugares totémicos de la escena stoner: el Racho de Luna, tanto por las bandas y los discos allí grabados como por su encarnación en los Desert Sessions de Josh Homme.

Todo este detallista trabajo está rematado por un prólogo de Sandri Pow (Atavismo, Híbrido, Galvao) y por una bellísima cubierta de Hernán Piñera, titulada “Breeze”.

Hijos del Desierto es una obra precisa, completa de información. Pero es también una obra cálida, imbuida de esos cromatismos emocionales del desierto. Pasional y callada, como su paisaje, pero con un sonido que no saldrá de tus venas.

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.