Giganto “Látigo Canta”

4 May 2017 Texto: Txema Mañeru. Fotografía: Archivo.

No te dejes engañar por el título de su nuevo disco. El trío madrileño Giganto sigue sonando como un “Látigo”. Pero de momento, aún siguen sin cantar porque lo suyo es el rock instrumental contundente y aguerrido y sin fronteras. Comenzaron como dúo en 2008 y al año siguiente entró José al bajo. Todos ellos habían militado anteriormente en bandas también de armas tomar como Chingaleros, Another Kind of Death o Rhino Wrestlers.
Su primer disco se tituló “Fuego Amigo” y se publicó hace ya 4 años por lo que había ganas de más canciones. De la grabación se han encargado los expertos de la casa BCore, Santi y Víctor García. Sigue sintiéndose, a ratos, su pasión por bandas como Man Or Astroman?, Unsane, No Means No o Melvins. Las guitarras de Víctor siguen en primer plano y saltan del noise punk cercano al metal, hasta el surf o el exótica, cargadas en muchas ocasiones de efectivo reverb. La batería de Jaime García, que estuvo en los Adrift, suena como un cañón y en perfecta conjunción con el marcado bajo de José Torre que se encarga también del guapo y llamativo art work del disco.
Comienzan a surfear por las aguas del rock instrumental más árido con el engañoso inicio con la relajada “Tambora”. Pronto explotan con un viaje cañero por su “Valle inquietante” cargado de auténtica violencia sonora. Su música parece girar con las hélices de “Los helicópteros están ardiendo”. Aparecen esos mencionados toques surf y el twang de sus guitarras a lo Man… or Astroman? en la rockera (que no rock’n’roll) y genial “Fuerzas que no comprendes”. Se relajan un poco el agua chapoteando con “El nadador” y regresan a la potencia rock con redobles criminales de batería de “Miel de la boca del oso”. Luego sigue la variación y desde luego que de stoner hay poco o nada, aunque sí que en algún momento pueden recordar a algún instrumental de Niña Coyote eta Chico Tornado, por ejemplo. otra joya es el tema más extenso. Un “Una túnica para el líder” con un ritmo similar a la popular sintonía de “El hombre y la tierra” marcado por el bajo, mientras se desgañita la batería y la guitarra viaja del noise a algún leve punteo surf. El LP se pasa sin darte cuenta y no se hace nada pesado aunque no aparezca ni una sola voz. Los seguidores del rock instrumental en general debieran escuchar esta madurado “Látigo Canta” y apuntarse su nombre aunque no se harán nunca gigantes. ¡Y no, no les hace falta cantar!. (8)

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.