Fuzzville!!! Festival 2016

5 agosto 2016 Texto: Pablo Macías . Fotografía: Pablo Macias y Soledad Villalba. Foto portada: Chain & the Gang.

chaingang

Domingo 11 de Septiembre, en el telediario de Venta Quemada el aniversario de las Torres Gemelas (léase en tono del hit de Delfín Quispe), la Diada de Cataluña, los Ronaldos y los Messis. En nuestra mesa suficiente comida para un regimiento. A nuestras manos aún temblorosas les cuesta cortar con brío las carnes que con diligencia nos ha servido María, la del cordero palo. Es que el fin de semana ha sido corto y largo a la vez, poco más de cuarenta y ocho horas de garage, sudor y desenfreno en el bizarro Benidorm. Café doble, mete quinta y a escribir las impresiones de un festival al que asistimos por segundo año.

La city de Benidorm nos recibe de noche, en estado vegetativo, brumosa y adormecida. A lo mejor es el viaje de ida, que se ha hecho largo. Llegamos a eso de las 21:00. Casi directos nos vamos al KM que el festival ha empezado hace un par de horas y ya nos hemos perdido dos bandas que teníamos en el calendario, La Luz y Spray Paint. Es lo que tiene vivir en África del norte, al sur del sur todo pilla a desmano. Llegamos cuando los Guida estaban terminando, su glam(punk)rock, futbolero y setentero no nos entusiasma. Quizás es que aún estamos fríos y desentrenados, porque los italianos tienen buen sonido y presencia en el escenario. De ahí nos vamos al Rock-Ola digo al Ruffusville con Los Claveles y su esperado regreso (¿adónde habían ido?). Tienen hitazos como Estación Sur de autobuses, buenas letras y una pose calmada, el público está entregado y se sabe las canciones al dedillo.

 

thee oh sees

thee oh sees

 

Mujeres conquistan el escenario grande, con su frescura y desparpajo. Ángel y Cristo nos invitan a dar un paseo por su peculiar circo de los horrores, ataviados de astronautas e invitando al disparate. Un hombre invisible, un payaso asesino y mil disfraces para acabar surfeando el tajo sobre una tabla de planchar. Nobunny empezaron bien, pero se fueron desinflando con algunos problemas en el bajo. Aún así lo suyo fue un show correctamente incorrecto, en la onda de Justin Champlin y su desfigurada careta de conejo andrajoso.

El sábado amanecemos literalmente reventados, nos abduce el camping y su piscina. No llevamos ni un día y ya estamos mimetizados con los anglosajones viejunos que se sientan a ver pasar las horas con una pinta en la mesa. En Benidorm todavía resuenan dos ecos, los de duelo de Manchester y la que han liado Sen Serna y Los Bengala en la Rockstart. Conciertazo al que no pudimos llegar, había que reservarse para la prometedora segunda sesión en la KM.

Cae la noche y el reverendo Ian Svenonius empieza a agitar a un público aún perezoso. No le faltó demasiado, aunque lo dio todo, Chain & The Gang se erigieron como uno de los grandes grupos del festival. Tienen la actitud, la pose y a un lider (ex integrante de los míticos The Make Up y Nation of Ulysses) que se entrega con descaro.

 

the boys

the boys

 

The Boys y su punk 77 de alta melodía hicieron un bolo profesional y muy trabajado, se notan las tablas y no en exceso las canas. En la Rufusville La Moto de Fernán ha acelerado sin control y reparte a maldad sus frenéticos ritmos. El respetable extasiado y en comunión con los motoristas. Y aquí estamos después de la carrera, cenando algo, secándonos el sudor y esperando que los aclamados Thee Oh Sees demuestren si realmente son uno de los grupos más en forma o todo es cosa de los videos de Youtube. Y vaya que lo demostraron, empezaron con su espídico I come from the Mt . Predecible a la par de efectivo. Dos baterías golpean al unísono, mientras el bajo hace la cama, línea tras línea, a la enérgica guitarra de John Dwyver. De la furia a la psicodelia y no defraudan en absoluto. Radioactivity era otra de esas bandas grandes, aunque solo tengan un par de discos a las espaldas. Melódicos y rabiosos, tienen ramalazos de punkrock noventero escuela Lookout! Records y de garage contemporáneo. La cosa va llegando a su fin y como colofón, el desenfreno que solo pueden brindar Los Chicos y sus plegarias al dios Baco, kalimotxo de por medio. Una apisonadora de country punk rock y lo que le eches. Genial para cerrar esta segunda edición del Fuzzville, un festival que poco a poco se va haciendo su sitio en el panorama estatal. Tiene cartelazo, es cómodo, no hay colas y el ambiente es cojonudo.

Es domingo pero la alarma suena con la insistente crueldad de un lunes cualquiera. Nuestro periplo por la costa de hormigón toca a su fin. Es hora de partir, estamos aún sudados y magullados pero con la mente puesta en la recompensa que nos aguarda a mitad de camino, Venta Quemada y su cordero de palo, a ver si con una buena carnaca recuperamos todo lo quemado estos dos días.

 

radio activity

radio activity

 

no bunny

no bunny

 

los claveles

los claveles

 

los chicos

los chicos

 

actuacion en el fuzzmarket

actuacion en el fuzzmarket

 

fuzzmain

 

chan and the gang

chan and the gang

 

angel y cristo

angel y cristo

 

angel y cristo

angel y cristo

 

ambiente

 

 

RADIOACTIVITY

 

ÁNGEL Y CRISTO

 

CHAIN AND THE GANG

 

LAMOTO DE FERNAN

 

 

SHARE THIS