FRANKIE LEE “STILLWATER”

1 December 2019 Texto: Txema Mañeru. Fotografía: Archivo.

Uno de los debuts del año de western music y música de raíces americanas para un Frankie Lee que se coloca en la estela marcada por John “Cougar” Mellencamp, Ryan Adams o Justin Townes Earle por coger tres significativos nombres de diferentes generaciones. Frankie Lee ha fichado por el prestigioso sello de estos imperecederos sonidos americanos, Loose Recordings. Algo que ya quiere decir que estamos ante un artista muy a tener en cuenta.

En “Stillwater” nos cuenta la historia de su vida. Es el nombre de una pequeña ciudad en medio de la América profunda. Su ciudad. En sus canciones nos habla de ella, de su vida, de la pérdida de la juventud. También nos habla de dejar pasar amores y de regresar al hogar para reconstruir tu pasado y mirar al futuro. En definitiva, de la vida real de la clase obrera. Para ello volvió a su viejo hogar y con un equipo rudimentario y unos pocos instrumentos nos ha contado la historia de su vida y nos ha emocionado. En dos días y dos noches grabaron todas las canciones capturando todo con la frescura que dan las primeras o, como mucho, segundas tomas. ¡Buena idea y buenos resultados!

Comienza el disco con uno de los dos únicos temas que superan los 5 minutos de duración. Un ‘Speakeasy’ en el que ya brilla su personal voz cargada de matices y sentimientos. Una preciosidad folk total con su guitarra acústica al frente (como en casi todos los temas) pero con unos logrados arreglos con sintetizadores y omni chords que hace que escuchemos emotivos sonidos de flauta, oboe, cuerdas y piano. En ‘Only She Knows’ ya tenemos el otro instrumento protagonista del disco brillando a sus anchas. Se trata de una evocadora steel guitar que se mezcla a la perfección con el sonido general de esta canción más viva. En ‘Downtown Lights’ casi podemos ver esas luces y los ambiente de esa América profunda. Aquí Frankie también brilla con una armónica que recuerda bastante a la de Springsteen en discos como “Nebraska”. Despide la cara A con más protagonismo para la steel guitar con ‘(I Don’t Wanna Know) John’.

Arranca la B con otra joya evocadora como ‘Blinds’, también por encima de los 5 minutos. Vuelve a redondear una preciosa historia vital con piano, steel guitar y esa cálida armónica. Se pone más dramático aún en la desoladora balada ‘One Wild Bird’ con un fantástico piano y un sonido crepuscular que encantará también a los seguidores de los trabajos más íntimos de Emmylou Harris. Tras una breve, pero emocional ‘Broken Arrow’, que no sabemos si tiene algo que ver con Neil Young, pone punto final al resumen de su aún corta vida con ‘Ventura’, en la que tan solo necesita para emocionarnos, una vez más, su piano, su voz y su armónica. ¡Gran y confesional disco que nos deja una sola incertidumbre! ¿Qué historias nos contará en sucesivos discos? ¡Joyita total!

LOOSE RECORDINGS/ POPSTOCK!

 

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.