Fink

23 mayo 2015

El nuevo trabajo de Fink, producido por Billy Bush (Garbage, Beck, Foster the People), ha sido grabado en diecisiete días en el legendario estudio Sound Factory de Hollywood. Como el propio Fink ha confesado, en esta ocasión la banda quería ahondar más en las posibilidades de su música y ser más ambiciosos, todo ello sin olvidar sus raíces. El término ‘Hard Believer’ proviene de la América profunda y alude a alguien difícil de persuadir, alguien que exige pruebas. Por tanto, al margen de lo que yo os pueda contar acerca de este disco, lo mejor que podéis hacer es escucharlo y comprobar con vuestros propios oídos que Fink ha conseguido lo que se habían propuesto, facturar un disco donde conviven diferentes atmósferas, desde los riffs poderosos hasta los pasajes más intimistas.

Francisco Daniel Medina

 

 

SHARE THIS