Fiestas del barrio de Santutxu

17 julio 2015 Texto: Angel Ignacio. Fotografía: Asier Abio, elmonstruito.

Dr Baltz

| Zarata Jazz Café. Santutxuko Jaiak. 11 al 19 de julio 2015

La música como patria.

Complemento autónomo e independiente de las fiestas de Santutxu 2015, el Café Bar Zarata Jazz ofreció esta temporada una programación variada y de calidad durante nueve jornadas musicales, plenas de buen rollo, cuidado sonido e interesantes propuestas, que cerró el pasado domingo Dr. Baltz. Disc-jockey, alter ego de Bita, cantante-agitador del combo bilbaino Akatz y miembro ocasional de The Cherry Boppers. Pinchando con maestría; reggae, rocksteady, ska y otras suculencias caribeñas. Como complemento, el personal pudo asistir a la presentación en exclusiva del nuevo vídeo clip de Akatz, penúltima creación de la productora elmonstruito. Filmado por las calles y plazas de la villa, “Skandalo En La Ciudad”, es el primer single de su reciente trabajo de larga duración: “Vuelta y Vuelta”.

Pero la apertura de fiestas corrió a cargo de Mikel Uraken, cantautor revelación de la capital bilbotarra que presentó su segundo y reciente nuevo cd “Neguaren Ostean”. Un disco preciosista que destila talento y dedicación por su trabajo. Desde las notas iniciales hasta el cuidado artístico de la carpeta, realizada como en su anterior “Folk Songs For Tormented Souls” por Asier García Azkue. El resultado es que Uraken ha girado desde canciones rebosantes de folk norteamericano (en especial, Neil Young) a esencias de claro corte euskaldún, de la mano de Mikel Laboa o Errobi. Además de establecer “más juegos con las dinámicas y cambios de intensidad, tanto con la guitarra como con la voz”, en sus propias palabras. Un delicioso concierto para arrancar las fiestas.

 

John Bolduan

John Bolduan

Tres jornadas después, el martes 14, sí que hubo folk rock estadounidense. Fue de la mano de John Bolduan, músico de St. Louis (Missouri) afincado hace algún tiempo en Bilbao. Este bonachón guitarrista no quiso perderse la cita en el Zarata, uno de sus lugares preferidos. Por el ambiente, las músicas y por sus bocadillos y hamburguesas. “Los mejores de Bilbao”, aseguró tras su actuación, en la que hizo un feliz repaso a los sonidos sureños y del medio oeste yankee. Bolduan ofreció una sesión íntima y acústica, muy inspiradora… y con cierto olor a despedida, porque quizás sea de las últimas ocasiones para apreciar su arte por tierras vizcainas, pues ya tiene billete de vuelta a su tierra. Siempre nos quedará su feeling, dos discos publicados hasta la fecha: “Can’t Fight Fire with a Match” y “Greenthumb Vs. Goldfinger”, y alguna visita ocasional.

Después de los sonidos blancos llegaron los negros. De la mano del dúo que forman Catfish Louis & Washboard Johnny. Esta vez con refuerzo de armonicista invitado, que pidió dedicar la actuación al finado Javier Krahe, aunque su música nada tuvo que ver con el estilo y sarcásticas letras del “Brassens hispano”. No, lo suyo es el blues primigenio. Ese que no suena ni en los festivales del género, ese que es obviado hasta por los fanáticos. Espléndida velada en la que Catfish regaló una auténtica “master class” de guitarra, desde el Delta Blues rural, dejando atrás los esclavistas campos de algodón para recorrer el camino hacia la libertad a través de las raíces de la música afroamericana. Con un Washboard, auténtico animal de escenario, acompañando a Louis a base de tablas de lavar, serrucho, arpa de boca, zapateado,… Interpretando gemas de Blind Boy Fuller, Memphis Minnie o Mississippi John Hurt. Un lujazo.

 

La Medizinah

La Medizinah

Entre estas dos actuaciones, el Zarata se llenó de familias, de adolescentes y de niños, para disfrutar a tope con la alegre y vivaracha fiesta de gypsy jazz que montaron los chicos de la formación Marcel Manouche. Rebosaron pasión y buen rollo, interpretando piezas ya clásicas de los locos años 20, siempre en deuda y homenaje al espíritu del gran gitano belga, Django Reindhart y su quinteto del Hot Club de Francia, que un buen día decidieron hacerse un hueco en la historia, revolucionando París con su irresistible ritmo de folk & jazz swing acústico y guitarrero. Añaden al estilo una voz femenina para canciones como “Ain’t Misbehavin” y una masculina para los temas en francés, que además redondea el conjunto con su trompeta. Muy divertido.

Otro llenazo de las fiestas fue el que protagonizó, un par de días antes, La Medizinah. Una auténtica revuelta de rap y hip hop guerrillero. Rabia y sudor es la píldora mágica, droga musical de diseño barriobajero para agredir a un público fiel y canalla, totalmente entregado al trío. Pogueando gustoso y coreando las letras de sus piezas dopadas y antisistémicas, con entusiasmo y total complicidad. Tres discos tienen ya en la buchaka (“Bilbao Most Wanted”, “Infierno” y “Delitos y Penas”) los Mc’s; Da Replican T y Txiung Go, y el Dj SoloHacheH, componiendo unas incendiarias rimas. Claramente herederas de una época en la que el punk resultaba el mejor camino lírico para combatir y denunciar las diferencias sociales y las miserias políticas de la comunidad vasca… y más allá. Buen teatro de hostias musicales para un verbo crudo y directo.

 

Washboard Jonny

Washboard Jonny

Historia aparte es la que ofrecieron Magmadam, el iconoclasta proyecto de la pareja Itziar Markiegi & Myriam Petralanda, que contaron con su habitual colaborador, Aitor, a los audiovisuales. Son, sin lugar a dudas, una de las más arriesgadas propuestas musicales que te puedes topar por la ciudad del Nervión. Gritos, teclas y percusión, secuenciadores, samplers, temblores, gemidos y espasmos,… Ruidismo y actitud para un dúo diferente que sube al escenario y se entrega sin coartadas ni perdón, dándolo todo. Para aquellos que sean de oídos abiertos o anden hartos de convencionalismos, Magmadam puede ser la mejor apuesta de una noche feroz sin líquido de frenos, conectando extremismo sonoro mientras intentas bailar con los huesos de tu tímpano en máxima tensión. Sin tregua, puro sexo salvaje.

Abriendo el tramo final de las fiestas, y con la tarima ya calentita, no pudo haber mejor elección que una banda sobrada de galones como Piztiak. Que andan moviendo su octavo disco, “U” y que aseguraron una excelente dosis de rock and roll en directo de inconfundible sello euskaldún, en la línea de bandas míticas como Zarama o Delirium Tremens. Tras veintisiete años de patear escenarios, se mostraron en plena forma, a pesar del hándicap de no poder contar con su baterista, ausente por enfermedad. Hecho que no limitó una actuación plena de profesionalidad y buen hacer. Así, desde los primeros acordes supieron conectar con un público siempre enganado y consciente de su peso musical. Unos grandes del género, incombustibles y siempre seguros de su repertorio.

 

Piztiak

Piztiak

Para cerrar las actuaciones en directo llegaron Empty Files en forma de ¿chocolate sexy?. Una propuesta fresca y super recomendable. Me atrevo a decir que es de lo mejorcito de la escena electrónica actual. No son sólo música, estos tíos son capaces de elevarse y hacer volar a las tortugas con su sentido rítmico, arropados por una currada conjunción de sonido, luces y proyecciones. La clave de tan irresistible show está en composiciones de muy buen gusto, al servicio de una formación que funde los instrumentos clásicos de una banda de rock con exquisitas programaciones y un magnífico sentido de los ambientes y atmósferas. Para flipar. Sorprende la rapidez con la que el señor Txufo Wilson y su banda consiguen hacer bailar. Te llevan a su mágico territorio con actitud y convicción, dejándote un regusto vicioso y ganas de más. Poderosos e imprescindibles… Al loro, porque darán mucho que hablar.

Nueve días de música para orgullo del barrio de Santutxu, uno de los más creativos de Bilbao. Completando una rica y ecléctica muestra de eso que nació en la Grecia antigua para definir “el arte de las musas”. Y que en definición clásica, vendría a ser el arte de organizar con lógica y sensibilidad una combinación coherente de sonidos y silencios, en base a ritmos y melodías, por medio de complejos procesos psico-anímicos. Nueve días de buena música en el Zarata Jazz Café Bar, un referente de la noche (y el día) de la ciudad, con casi dos décadas de historia plena de buenas vibraciones. Cortesía de un alma siempre inquieta como es Mentxu Sesar, culpable de todo lo que allí se mueve, y ahora también embarcada junto a su cómplice, Asier Abio, en la productora audiovisual elmonstruito. ¡Aupa por ella y todo el equipo del Zarata!

 

Marcel Manouche

Marcel Manouche

PLAYLIST de elmonstruito, realizado durante las actuaciones.

WEBSITE
FACEBOOK
www.elmonstruito.com

SHARE THIS