Charles Bradley “Changes”

11 abril 2016 Texto: Txema Mañeru. Fotografía: Archivo.

charles-bradley-banda

La vida del gran Charles Bradley no ha sido en absoluto en camino de rosas. Quizás por ello nos alegramos aún más de su éxito porque, aunque tardío, es totalmente merecido. Le cambió la vida ver en directo a James Brown a los 14 años y ha llegado hasta a tener que vivir en la calle. Bradley mantiene el espíritu del mismísimo James Brown y de hecho se le conoce como “Screaming Eagle Of Soul”. Tuvo que esperar hasta los 63 años para su debut en solitario con un magnífico “No Time For Dreaming” (Dunham / Daptone Records). Fue el capo del sello, Gabe Roth, quién el descubrió y se enamoró instantáneamente de él.
Hace 3 años mejoró todavía ese primer disco con el mágico “Victim Of Love” (Daptone / Promola!) y estuvo en algunas listas de lo mejor del año y no solamente en lo referente a música soul. Particularmente creo que es el artista más completo y espectacular del sello y eso que tenemos a Lee Fields o la gran Sharon Jones ahí.
Como todo marcha viento en popa se repite el equipo técnico. Así en la producción tenemos de nuevo a Thomas Brenneck, de la Menahan Street Band y le acompañan más de una docena de músicos del elenco de Daptone. Están varios músicos de The Dap-Kings y también de la Budos Band. Además está su gran banda de acompañamiento, The Extraordinaries y también algunos de Menahan Street Band. Entre las coristas tenemos en primer lugar a Saun & Starr. Son habituales para Sharon Jones e hicieron el pasado 2015 uno de los mejores discos de soul del pasado año, debutando así bajo su propio nombre. Además también brillan en este apartado The Gospel Queens y Sha La Das.
El disco se titula “Changes” (Daptone / Popstock! / Promola!) y no es por el tema de David Bowie. Más sorprendente aún, ya que se trata de su versión del tema de Black Sabbath que tuvo una gran repercusión cuando salió como single de vinilo para el último Record Store Day. Por eso es una gran idea recuperarlo y gozar al degustarlo como si fuera un clásico del soul de los 60, aunque con guitarras más rock y con un sublime órgano. Además tenemos también un buen vídeo de él, al igual que el de otro single como “Change for the world” con sus rutilantes coros y sus arreglos psicodélicos .
Pero tenemos mucho más y con su habitual clase, fuerza y garra. El disco arranca con un emotivo discurso narrado por él que luego deja paso al apasionado clásico “God bless America” que tira más hacia el góspel, al igual que lo hace la preciosa “Good to be back home”. Los vientos y su garra en la lenta e intensa “Nobody but you”, con sus apasionados gritos, nos llevan de nuevo a acordarnos de Otis Redding. El rollo psicodélico de “Ain’t gonna give it up”, combinando con los vientos y los ecos en la voz nos recuerdan a la banda sonora de “Hair” o a los más densos y mejores discos firmados por The Tempations. ¡Y vaya coros femeninos de nuevo! La sedosa y sensual “Things we do for love” recupera con gran magia la capacidad de enamorar de Marvin Gaye o Al Green. El “amor” sigue presente en muchos de sus temas y en los títulos de otro buen lento como “Crazy for your love” o en el del a final y estremecedor lento “Slow love”, como indica su título. El disco fue concebido poco después de la muerte de su querida madre y quizás por ello creemos ahora que es el más emotivo de los tres grabados hasta la fecha.
Te adelantamos también ya que el 24 de julio estará en el Jazzaldia de Donosti en la única fecha confirmada en España de momento. ¡Y en directo es quien mejor mantiene el espíritu y la entrega de James Brown u Otis Redding!. (9)

Daptone / Popstock! / Promola!

 

charles-bradley-portada

 

 

SHARE THIS