Buena Esperanza

21 October 2013 Texto: Edu Ugarte. Fotografía: Mariano Regidor.

Pacifica tus oidos.

Buena Esperanza está de vuelta con un álbum que engancha desde el primer momento, pero que crece con las escuchas. El trío madrileño lleva tiempo trabajando en este primer álbum al uso (recordemos que ya nos deleitaron con un Ep en 2011) y el resultado no puede ser más satisfactorio. Con la ayuda y colaboración del productor J.Robbins (Jawbox, Government Issue, Burning Airlines, etc..) han creado 10 canciones con gran desarrollo y muchas historias que contar.

Buena Esperanza es un grupo nacido con las vistas en finales de los 90, los comienzos para la mayoría de nuestra generación. ¿Es cierto que desde los 90 no han salido buenos grupos o es algo que nos creemos nosotros porque es el periodo en el que comenzamos a escuchar música en serio y lo vivíamos de otra manera?
Jero: Me gusta tu impresión sobre la década en la que creces. Aunque en la pasión por la música popular intervinieron muchos discos anteriores, en mi caso desde los mismos Ramones, los noventa fueron tremendos.  La ola nos llevó por delante con muchos grupazos, de eso no hay duda, y no creo que solo fuera por nuestra juventud. Nirvana, Fugazi, grupos como At the Drive In y todo lo demás no existen hoy. Yo confieso que no me enamoro como antes y la vigencia de Dinosaur Jr, Shellac o Low nos recuerda la gloria de esos años,  pero creo que no se puede negar todo valor a la siguiente década. Grupos muy diferentes como Hot Snakes, The National o Nueva Vulcano ha firmado canciones gloriosas en este comienzo de siglo. Además, cuando creces tu oído busca también nuevas sensaciones y creo que puedes encontrarlas.
Pepo M.: La cuestión no es la década de los 90 como tal, sino época en la que vivimos nuestra adolescencia. Ese es el período más importante en la formación de la personalidad, donde se descubren las cosas que luego marcarán la vida posterior. Nosotros descubrimos la música con 12 ó 13 años, a principios de los 90, y es normal que todos los grupos que escuchamos entonces, todavía permanezcan vivos ahora. Eso no significa que rechacemos lo anterior ni lo posterior, ni mucho menos. Pero hay grupos o estilos que son más especiales para nosotros y sin duda nuestra música es reflejo de todo ello.

Inicio de contrastes, un disco llamado ‘Pacifica’ que empieza con la frase “Hoy es el día de mi arresto”… ¿Qué han hecho unos chicos con tan Buena Esperanza para que les arresten?
(Ojo, el disco se llama Pacifica, sin tilde: es el nombre de un pequeño pueblo de la costa oeste de EEUU, muy cerca de San Francisco).
“El Arresto” es el título del primer capítulo de Archipiélago Gulag, de Alexander Solzhenitsyn, un libro alucinante sobre uno de los grandes desastres del siglo XX. Suelo decir que nuestra generación tiene graves problemas encima pero ninguno comparable a lo que sucedió hace muy poco tiempo en Europa (y Rusia en este caso). Eso es verdad, nos tiene que mantener alerta ese recuerdo: totalitarismo, xenofobia, etc., males que siguen ahí.  Cuando teníamos la canción lista estaba metido de lleno en esa lectura y decidí llevar la voz simulada de su protagonista a primer plano.

Tener a un productor como J.Robbins a los mandos ha sido toda una ilusión para el grupo por su carrera y los grupos con los que ha trabajado. ¿Ha sido fácil convencerle para que viniera a grabar y producir el disco?
Jero: No hubo que convencerle. Sencillamente dijo “sí, me apetece hacerlo”. Le debió sorprender que tres tarados le escribieran desde Madrid. Fue un momento de excitación saber que iba a ocurrir, también porque llevábamos demasiado tiempo queriendo grabar el disco. Al fin teníamos un plan y este señor estaba dentro.
Miguel: Sí, resultó más fácil de lo que nos imaginábamos y más aún teniendo en cuenta que grabar con J. Robbins era un sueño para nosotros. Pepo se puso en contacto con él vía email y todo empezó a fluir desde el primer momento.

¿Qué creéis que ha aportado Jay a las canciones? ¿Ha intervenido en el resultado final de las canciones o sólamente en el sonido del disco?
Jero: Diría que en las dos cuestiones, pero no de manera “invasiva” o muy intervencionista, por así decir. Preparó la grabación, intervino en siete canciones y mezcló el disco, nada menos, pero las canciones son esencialmente las que eran al llegar al estudio y Jay buscó reflejar nuestro sonido lo más fielmente posible. Puedes pensar que al contar con un “productor” con nombre y apellido la cosa se complica. En absoluto. Tampoco teníamos demasiado tiempo. No hubo “posproducción” ni nada de eso. Grabamos en directo, en analógico, y Jay sabía qué tomas eran buenas, cuando parar o comentar algo, etc.  A partir de ahí, sus pequeños arreglos de voz, guitarra, teclado y percusión fueron un regalo para el disco, sin duda.
Miguel: Nos trasladó su serenidad y experiencia, y eso nos influyó positivamente para sentirnos cómodos durante la grabación. Además Jay es un auténtico profesional y nos mantuvo firmes durante la semana que pasamos juntos, dedicados en cuerpo y alma al disco. Su aportación directa al disco ha sido notable: ha grabado guitarras, teclado, percusión y segundas voces en varias canciones. Estamos encantados.
Pepo M.: Personalmente, la presencia de Jay me hizo querer tocar mejor la batería. No se me iba de la cabeza quién es, qué bandas ha liderado y a qué bandas ha grabado, y lo último que quería es que pensara que no estábamos a la altura o, peor aún, que no le gustara lo que hacíamos pero que lo hiciera igualmente porque, al fin y al cabo, es un trabajo. Supongo que le gustó, claro, porque se involucró más allá de lo acordado. Para mí era muy importante porque soy un profundísimo admirador de su trabajo.

 

buena-esperanza1

10 canciones que recogen momentos intensos, otros más pausados, diferentes ambientes en lo que podríamos denominar un power trío. ¿Hasta qué punto da para experimentar en una banda de tres personas?
Jero: Creo que cualquier ritmo puede despertar un experimento. No quiero sonar cursi, pero esa es la magia de la música. Diría que es lo que debe buscarse siempre, toques solo, con dos o con tres. Me parece el gran motor de un grupo y lo que espero que suceda con Buena Esperanza en la siguiente fase si conseguimos que ocurra. Sentir algo distinto.
Miguel: Somos un grupo muy básico y creo que precisamente por eso tenemos margen de experimentación. En todo caso es algo que no me preocupa demasiado.

Es difícil no acordarse de grupos como Jawbox, Aina, Bluetip o Texas is the Reason al escuchar vuestra música, y que conste que lo digo como un halago. Los pocos festivales que había con cabida para grupos de este tipo se han reducido mucho y no quedan apenas grupos a nivel nacional que hagan una música parecida. ¿Cómo véis este ámbito? (por no llamarlo escena)…
Jero: Es evidente que llegamos tarde y que estamos un poco aislados en ese sentido, que “este” disco teníamos que haberlo publicado en 2003. Qué le vamos a hacer, no fue fácil encontrar un batería, lo intentamos con otros colegas de Madrid pero no cuajó. Hasta que Pepo empezó a tocar la batería un tiempo después no lo vi claro. Por eso era tan importante este disco, una deuda pendiente después del primer EP. Hoy esa “escena” es muy distinta pero hemos tenido la suerte de compartir escenario con bandas cojonudas como Allfits o Muerte y Destrucción. En cualquier caso, lo importante es que creo que el rock y sus tonos nos pueden seguir dando alegrías, no digo grandes sorpresas, hablo de emociones. Si no, lo dejaría. Además, el festival de Sant Feliú volvió a celebrase este verano, ole por ellos. 
Miguel: Pues lo veo como una evolución normal. Estamos acostumbrados a montar giras deficitarias (por pasta y público) y eso nunca nos ha frenado. Disfrutamos mucho por el mero hecho de estar juntos y eso nos hace seguir teniendo ganas de dar conciertos. Supongo que seremos una de esas bandas al borde de la extinción.
Pepo M.: Miguel, Jero y yo, somos amigos. Muy amigos. Nos conocemos desde los 18 años y ahora tenemos 35. Hemos visto nacer a los hijos de Miguel, hemos estado en su boda, mis padres conocen los conocen y los padres de Miguel y Jero me conocen a mí. Conocemos a los hermanos de los otros, a los hijos de los hermanos de los otros, a sus parejas. Simplemente somos una banda de hombres de mediana edad que hacen la música que les gusta. No tenemos que pedir permiso a nadie, ni perdón por nada. Vamos por ahí a tocar con amigos, nos lo pasamos bien, hacemos bromas y desconectamos de nuestra rutina. Lo demás, en serio, no creo que nos importe demasiado.

Hay grupos que se lanzan a la carretera programando 30 fechas en 30 días, otros que tocan solo 3 veces al año… vosotros habéis hecho un poco de todo, ¿qué teneis pensado esta vez?
Jero: La verdad es que saboreamos cada escapada, entre otras cosas porque no hemos hecho tantas.  El plan es salir con el disco de Madrid y dar 10 ó 12 conciertos por España durante los próximos meses. Con eso seríamos más que felices, tal y como están las cosas.
Miguel: Salir siempre que podamos y a los destinos que más nos apetezcan. Siempre hay ganas de coger carretera.

¿Cómo se plantean los conciertos? Siempre es todo mucho más intenso en directo, pero ¿intentais mostrar la canción lo más fiel posible al disco o preferís dejaros llevar por el momento y que tenga más el concepto de ‘canción en directo’?
Jero: Te aseguro que la grabación también fue intensa. Tú sabes que grabar en directo es una decisión con importantes consecuencias, entre ellas esa tensión, ahí está lo que el grupo es al 95%. Por eso, y a pesar de que el directo es el gran momento de un grupo, no hay grandes diferencias más allá del tempo que pueda coger una canción y del margen para improvisaciones que siempre debe reservarse un músico. Además, contaremos con Manel Moreno (Muerte y Destrucción) de segunda guitarra cuando sea posible y te aseguro que se nota.
Miguel: Intentamos que las canciones sean fieles al disco. Otra cosa distinta es que lo consigamos…

Siempre que algo va mal, el grupo echa cosas en cara al sello, el sello a la distribuidora y al grupo… vosotros no podéis echar ‘pelotas fuera’ ya que sois vosotros mismos quienes hacéis todo el trabajo, ¿cambia la visión cuando es la misma persona quien tiene diferentes perspectivas?
Jero: Desde una perspectiva puramente de grupo, hay que decir que hemos tenido momentos complicados con el sello pero el compromiso de las dos partes ha sido siempre firme, y eso es clave.
Pepo M.: Mi posición ha sido muy complicada en muchos momentos: entendía la posición del sello y entendía la posición del grupo. El disco se ha retrasado más de la cuenta y eso siempre es doloroso. Sin embargo, visto en perspectiva, este es un disco que es válido hace 3 meses, 6 o dentro de 4 años. Si uno aprende a verlo así, consigue evitarse muchas angustias.

Lo que no cabe duda es de que os gusta cuidar el formato del álbum, edición en Vinilo con tirada limitada de vinilo a color, Cd, descarga… ¿No creéis que de todo lo malo de la crisis de las ventas, nos ha llevado a volver a preocuparnos por el formato del disco físico? Creo que los que seguimos comprando discos hemos ganado en ese sentido.
Jero: Estoy de acuerdo. Lo que dices es evidente y por ahí están las cifras de venta de vinilos en EEUU y Reino Unido. Creo que sí hemos ganado en ese sentido y que una discografía digital es un disco duro, a fin de cuentas. Eso no tiene nada que ver con el valor de la música que escuches, sea el formato que sea. Lo cierto es que ahora un LP por 12/15 euros es una pieza de arte que además suele incluir CD o descarga. Ahora recuerda cuántas veces pagaste 2.000 o 2.300 pelas por CDs en los noventa.
Pepo M.: La escena verdaderamente independiente NUNCA ha desatendido el formato físico y cuando así ha sido, era por una mera cuestión presupuestaria. El auge del vinilo y de las ediciones bonitas es un logro de la escena independiente. Las multinacionales SIEMPRE han ido a rebufo de lo que hacían los sellos pequeños. Son la vanguardia. Y gracias al trabajo de los sellos independientes, podemos leer noticias tan maravillosas como ESTA.

Solo queda desearos muchísima suerte con este disco y seguir disfrutando de él hasta que llegue la hora de poder disfrutar de vuestros conciertos.
Jero: Gracias, espero que nos veamos pronto.
Miguel: Muchas gracias.
Pepo M.: Gracias a ti, Edu, por la entrevista y por hacernos disfrutar durante tantos años de Half Foot Outside. Sin duda, fuisteis un ejemplo para Buena Esperanza y para muchos otros grupos.

Buena esperanza Bandcamp

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.