Black Yaya

18 marzo 2015

¡Aviso obligatorio e informativo! El nombre de Black Yaya no es otro que el utilizado por David Ivar, líder de los estupendos Herman Düne para su primera aventura en solitario. El trío franco-suizo, pero internacional en el que le acompañaba André, fue uno de los mejores del fenómeno weird-folk o lo-fi folk. Discos estupendos como “Not On Top” de hace ya una década les llevaron a triunfar en una multinacional con el sensacional y gigante “Giant”. David necesitaba libertad y aire fresco y lo ha buscado en Black Yaya con un estupendo disco homónimo que sigue a vueltas con el folk del siglo XXI. ¡Y sigue siendo uno de los mejores practicantes del género y vuelve a demostrarlo en esta nueva aventura que esperamos tenga continuidad!
Comienza con el buen ritmo, la melodía, las voces y las guitarras esquizoides de “Flying a rocket”. En “Watchman” logra un estupendo y alegre estribillo con una destacada armónica para facturar country-folk del nuevo milenio. “Lo & behold” no es la de Bob Dylan & The Band pero es otra gran melodía acompañada de buenos coros y de arreglos que le acerca los Eagles. “Vigilante” tiene una armónica muy especial y suena entre Dylan y Nilsson pero a día de hoy. En “Gimme a gun” su arma es la guitarra eléctrica que suena a puro rock y vuelven a asombrarnos con excelsos juegos vocales. Acaba en la cumbre total con “Save them little children”, un estupendo y cálido lento de excepcional melodía y aires soft-country a lo Jackson Browne o Fleetwood Mac, pero también con magníficas guitarras que resuenan a Ennio Morricone pero en tonalidades más graves y que se van por encima de los 6 minutos. ¡Magnífico colofón a un trabajo sumamente esperanzador!

Txema Mañeru

 

www.blackyaya.com

SHARE THIS