BBK Live 2016

3 agosto 2016 Texto: Redacción. Fotografía: Archivo BBK. foto portada: Arcade Fire por Oscar Tejada.

El autobus va ascendiendo la montaña y atrás va quedando la ciudad. Conforme subes la ciudad se hace pequeña, impresionantes vistas. Es por la tarde, la luz del sol calienta el asfalto del último tramo a pie antes de llegar a la cima de Kobeta Mendi, el murmullo aumenta, la ciudad deja de existir, grupos de gente sentada sobre el césped beben, hablan y sonríen. Los nervios de un nuevo festival, ¿qué nos deparará? Tras coger la acreditación vamos para adentro, la montaña verde se llena de ruido, la luz del Sol lo quema todo… Kobeta se llena de colores: coma patatas Pringles, disfrute del vino Torres, beba Heineken, lea El Correo, haga el amor con Control, haga un video clip con FOX channel, refrésquese con una Pepsi, saque dinero en la Kutxa,… pero, ¿dónde está la música? ¿con qué grupo empiezo?

Encuentro refugio en el escenario principal, “Take Shelter” resuena en las colinas, Years&Years empiezan fuerte, le siguen “Shine”, “Border” y “Worship”. El público, tan joven como ellos, lo está disfrutando y se entrega con la andanada final de “Real”, “Desire” y el hitazo “King”. La joven banda londinense estuvo correcta destacando su cantante Olly Alexander, el más talentoso de los tres.

 

Wolf Alice. foto: Oscar Tejada

Wolf Alice. foto: Oscar Tejada

 

Chvrches son los siguientes. Ya los había visto en el Brixton Academy de Londres el año pasado, donde incluso tocaron algunos temas del nuevo disco “Every Open Eye” antes de su lanzamiento mundial. No salí muy contento ese día del concierto de los escoceses en el sur de Londres, así que no esperaba mucho de ellos en Bilbao. Pero el Kobeta Mendi parece que encendió a Lauren, Iain y Martin, se les vió muy compenetrados y parece que han logrado madurar su directo con un concierto lleno de energía. Lauren Mayberry me sorprendió especialmente, con temas como “Never ending circles”, “Gun” o “Recovery”. Mezcalron los temas del primer y segundo disco de manera muy equilibrada, terminaron con “The mother we share”, que mejor final que este himno synth pop.

Pera hablando de synthpop y de revival de la música de los 80, aquí están unos supervivientes de la época, los New Order. Joy Division marcó una época, esperaba con muchas ganas ver a aquellos que quedaron y se reinventaron tras la tragedia. Desplegaron todas sus armas, los mejores temas de New Order como “Blue Monday” junto con la mitiquísima “Love will tear us apart” de Joy Division y algunas del nuevo disco como “Tutti Frutti” . Fue un rato divertido, aunque no llegaron a despuntar porque Bernard Sumner no estaba por la labor y no se esforzó mucho, parecía que no se sintiese con muchas ganas y su tono de voz era demasiado bajo. Sus seguidores se quedaron contentos por verlos aunque la felicidad no fue completa del todo.

Los franceses M83 llenaron el escenario principal a ritmo de más sintetizadores, bajos pesados y guitarreos. Con su nuevo album ”Junk” han mezclado más estilos aunque no han llegado a las ventas que con su anterior “Hurry up, We’re Dreaming”. En directo mostraron mucha fuerza y sus allegados lo disfrutaron y como no puede ser de otra manera terminaron con “Midnight City”.

 

Solea Morente. Foto: Liberto Peiro

Solea Morente. Foto: Liberto Peiro

 

Y después llegaría lo mejor del festival. Arcade Fire abrió su setlist con “Ready to Start”, los montrealinos siguieron con “The Suburbs”, “Sprawl II”, “Reflektor” y “Afterlife” cuando empezaron a cogerle el gustillo y los asistentes más gritaban y saltaban. Los hermanos Butler y su cuadrilla se lo pasaban bien, y seguían hilando canción tras canción, “Normal person” , “No cars go”, “Rebellion”. El escenario principal estaba a reventar, la gente casi en trance y cuando sonó “Wake up” para rematarla faena nos dimos cuenta que sí, que lo que había pasado era real y estábamos despiertos. Magnífico.

La verdad que los Hot Chip no fueron de las bandas con más éxito cuando la ola de Indie rock bailable de finales del primer lustro de este siglo se desató. Pero con los años no han perdido la energía, y han sabido mantenerse, superando incluso a bandas supuestamente más exitosas, han seguido haciendo buenos discos y divertidísimos conciertos como el que disfrutamos el jueves. Bailar sin parar y sonreír del buen rollo cuando sonaban “One life stand”, “Over and over” o “Need you now”. Pero la cosa no paraba, al igual que los pies y los brazos en alto con “Huarache Nights”, para acabar con “Ready for the floor”,“I feel better” y una inesperada pero genial versión de “Dancing in the dark” del Boss de los londinenses para despedirse. ¡¡Que gran cierre de primer día!!

 

Arcade Fire. foto: Oscar Tejeda

Arcade Fire. foto: Oscar Tejeda

 

Viernes agridulce

El viernes llegamos cuando sonaban los últimos compases del concierto de Ocena Colour Scene y poco después empezaba Love of Lesbian en el escenario principal. No soy muy entusiaste de los catalanes, pero la explanada estaba llena de incondicionales que saltaban y gritaban cuando sonaban “Club de fans de John Boy” y “Algunas plantas”. Mientras el público asistente disfrutaba de los nuevos y antiguos temas, yo me quedo con el recuerdo de Santi Balmes a los que nos dejaron en este último año como David Bowie y Prince, o la muerte un julio hace 45 años de Jim Morrison. Los compases del genio de Minneapolis sonaban en el escenario principal de Kobeta Mendi mientras Santi, Julián, Jordi, Joan y Oriol se despedíeron abrazados de los asistentes.

Mira que intento verle el punto a Grimes, pero no se lo encuentro, de todas formas me acerque al segundo escenario del BBK Live para ver si Claire Buch conseguía seducirme en directo. En lo musical era un intento de mezcla entre Atari Teenage Riot y Katy Perry, y una especie de puesta en escena a lo Happy Mondays, con dos bailarinas sobre el escenario haciendo de Bez. Mal empezamos, esto ya lo he visto demasiadas veces. A la música de Grimes le falta profundidad, al igual que sus intenciones y puesta en escena se quedan muy en la superficie. Aunque sean más macarras , indescifrables o que parece que van de coña total, me creo más y tienen más mensaje los sudafricanos Die Antwoord. Y para ayudar al poco de empezar cuando Claire entonaba “Go”, por a algún problema técnico el concierto se tuvo que parar durante veinte minutos. Tras la reanudación hubo tiempo para “Realiti”, “Flesh without blood”, el hit “Oblivion” y “Kill V. Maim”, los incondicionales de las primeras filas saltando y disfrutando, y poco más.

 

Chvrches. foto: Javier Rosa

Chvrches. foto: Javier Rosa

 

En 2004 y tras doce años sin tocar en Europa los Pixies se volvían a reunir para tocar en el Primavera Sound de Barcelona de ese año. La expectación era máxima para ver a Frank Black y sus compañeros, que no defraudaron. Ese día confirmaron que eran la banda mítica de los 90 que la explosión del grunge pero sobre todo sus desavenencias internas acabaron con su carrera musical. Ya han pasado otros doce años desde su reunión y reaparición en Europa y aunque ese halo de misticismo ha desaparecido Bilbao esperaba con ansia a los Pixies. De forma dubitativa y con la voz de Frank Black que parece ha perdido algún tono empezó el concierto. El sonido era perfecto y la disposición del público inmejorable, así que los Pixies empezaron a engrasarse y a retroalimentarse con la energía que le llegaba de las colinas de alrededor. Un David Lovering que pese a las canas lo dio todo sobre la batería, un Joey Santiago que se desenvolvió de forma magistral y que a pesar de no hacer muchos guiños a la audiencia fue el mejor de la banda, y Paz Lenchantin que sustituyó a Kim Deal estuvo correcta. En el escenario principal sonaba historia de la música de los últimos treinta años con “Monkey gone to heaven”, “Velouria”, “Hey”, “Tame” o himnos como “Here comes your man”, “Where’s my mind?” y “Debaser”. A pesar de un comienzo un poco flojo los Pixies fueron en crescendo y acabaron espectacularmente. Parecía que me resarcía de los dos primeros dos conciertos del día, pero aún así la sensación no era del todo buena.

El viernes acabamos en la carpa stage. Sobre el escenario sólo dos chavales, guitarra y batería que orgullosamente decían que eran de Kent, Inglaterra. “We are Slaves. We are from Kent”. Toda una declaración de intenciones si tenemos en cuenta que Kent se sitúa al Sureste de Inglaterra, justo a la derecha de Londres, es la región inglesa más cercana al continente y en ella se mezclan zonas con gran poder adquisitivo y otras con los mayores niveles de pobreza y paro del país, donde el sentimiento anti inmigrante y anti Europa es muy alto, allí ganó claramente el Brexit. Que mejor caldo de cultivo para una banda punk inglesa, lo siguiente que dijeron después de la primera canción fue “Fuck the UK government, they are a big piece of shit” y los asistentes, muchos de ellos británicos gritaban eufóricos. Presentaciones aparte, Slaves fue lo mejor del Viernes, sí mejor que Pixies. Sobre el escenario Laurie Vincent al bajo y guitarra e Isaac Holman a la batería, ambos cantaban, fueron pura energía y actitud. En sólo sesenta minutos de actuación supieron mover al público como locos, el corazón se puso a cien, la montaña verde se incendió y nos fuimos contentos y sudorosos.

 

cTangana. foto: Javier Rosa

cTangana. foto: Javier Rosa

 

Gran lleno el sábado

Llegó el sábado y el Kobetamendi se abarrotó de gente, más que los días anteriores. Los cabeza de cartel Tame Impala y Foals a priori no me parecían tener el empaque y el nivel que Arcade Fire y Pixies en los días anteriores, pero sería una noche de sorpresas.

Los australianos Tame Impala fueron los primeros en llenar el escenario principal, su música se sitúa entre The Beatles y Pink Floid. Aunque no fueran los más empáticos con el público asistente crearon una atmósfera increíble, como si un fluido pegajoso y psicodélico empapara las colinas de la montaña y a sus asistentes. Comenzaron con “Nangs” que dio pasó a “Let it happen” y el

público enloqueció, podías sentir con el fluido recorría tus terminaciones nerviosas. Le seguirían “Why won’t you wake up your mind?”, “Why won’t they talk to me?”, “The moment”, “Elephant” ,“The less I know the better” y “Eventually” , que más se puede pedir. Pero aún quedaba la traca final “Apocalypse Dreams”, “Feels like we only go backwards”, que sería perfectamente una canción de los Beatles de su época psicodélica y “New person same old mistakes”. Menudo chutazo para empezar el día.

 

Dmas: Oscar Tejeda

Dmas: Oscar Tejeda

 

Después del subidón de los australianos Tame Impala nos fuimos al segundo escenario para ver a Editors, el listón estaba muy alto. Los británicos parecen que se han recuperado con su nuevo disco “In Dream”, la creación de atmósferas densas y a veces oscuras llenas de emoción que pueden recordar a Joy Division es lo que mejor saben hacer los de Birmingham. Su actuación sobre la montaña fue la gran sorpresa del día, abríeron con “No Harm”, con su cantante Tom Smith que aparecía sobre el escenario encapuchado parecía estar poseido o colocado, transmitió una pasión y fuerza increíble durante todo el concierto. Allí andábamos bailando y disfrutando cuando Tom se descapuchó y sin parar de transmitir toda esa fuerza iban sonando “Forgiveness”, “All the Kings”, “Ocean of Night” , Sugar”, “Formaldehyde”, “A Ton of Love”, “The Back Room”, ”Munich” que sería uno de los momentos álgidos, “Smokers Outside the Hospital Doors”, “The Racing Rats”, “Eat Raw Meat = Blood Drool” y, como no “Papillon. Tom Smith, acabó empapado de sudor, pasaba de la guitarra a los teclados y dándolo todo, mientras Russell Leetch, Ed Lay, Justin Lockey y Elliott Williams creaban las atmósferas densas y envolventes. Editors fueron los únicos en conseguir que toda la audiencia bailara y saltará durante la mayor parte del concierto. Menuda pasada, el sábado estaba siendo apasionante.

Tras Editors, Foals también lo petó en el escenario principal. Al igual que los Pixies el día anterior, empezaron dubitativos pero en cuanto “My number” empezó sonar se acabaron las dudas y comenzó la diversión. Yannis Philippakis, no tan entregado como Tom Smith de Editors, empezó a demostrar porque es una de las mejores voces del indie rock actual. Luego vendrían “Total Live Forever”, “Give It All” o “Spanish Sahara”. Con los primeros compases de “Mountain At My Gates” la gente se volvió loca, le seguirían “Late Night” y como bises “Inhaler”, “What Went Down” y “Two Steps, Twice”. Estaba equivocado, Tame Impala y Foals estaban al nivel de sus predecesores días anteriores.

 

Gallant. foto: Javier Rosa

Gallant. foto: Javier Rosa

 

Escuchamos Soulwax un rato y nos fuimos al escenario Basoa. Muy interesante y conseguido la recreación de un bosque encantado que han hecho los organizadores del BBK live con un cartel interesante para los entusiastas de la música electrónica y de baile.

Hay que felicitar a los chicos de Last Tour por la organización y por la planificación en logística para transportar a todo los asistentes, seguridad, baños, …En cuanto al cartel grandes aciertos y algunas decepciones.

A las doce de la maña del domingo, con puntualidad inglesa nos pidieron que debíamos dejar la zona de acampada y con diligencia alemana comenzaron los operarios a retirar la basura. El sol bañaba la colina más alta del monte Kobeta, abandonábamos el camping y mientras bajábamos con el autobús Bilbao se iba haciendo más grande y la montaña se iba alejando. El cansancio se mezclaban

con algunas sensaciones de los días anteriores de concierto, habrá que reposar todo lo vivido unos días para luego escupirlo sobre el papel.

Una vez en Termibus nos subimos al coche y nos vamos a comer a Getxo. La montaña queda atrás.

 

Hidrogenesse. foto: Javier Rosa

Hidrogenesse. foto: Javier Rosa

 

WAS. foto: Javier Rosa

WAS. foto: Javier Rosa

 

Triangulo de Amor Bizarro. Foto: Liberto Peiro

Triangulo de Amor Bizarro. Foto: Liberto Peiro

 

Soulwax. foto: Liberto Peiro

Soulwax. foto: Liberto Peiro

 

Nudozurdo. Foto: Javier Rosa

Nudozurdo. Foto: Javier Rosa

 

New Order. Foto: Javier Rosa

New Order. Foto: Javier Rosa

 

Little Scream. foto: Oscar Tejada

Little Scream. foto: Oscar Tejada

 

Foto: Liberto Peiro

Foto: Liberto Peiro

 

José González. Foto Oscar Tejada

José González. Foto Oscar Tejada

 

Hot Chip. foto: Javier Rosa

Hot Chip. foto: Javier Rosa

SHARE THIS