Azzango

18 March 2015

Ya lo comentamos en Staf Magazine, en una amplio, reciente y merecido artículo-noticia. ¡Nuevos Medios está de vuelta! Cuando todo el mundo daba por muerto al mítico sello fundado por Mario Pacheco, más aún con su fallecimiento hace 4 años, van y regresan con 3 discos variados pero dentro de la línea del sello. El primero de ellos es para el jazz muy especial de los franceses Azzango. Pero convendrá pasarse a menudo por www.nuevosmediosmusica.com porque también tenemos ya en la calle el disco de Marta Casas, “Soniando” con jotas y canciones populares aragonesas mezcladas con jazz y el “Viaje Interior” de Maui tras finiquitar su aventura como Maui Y Los Sirénidos. ¡Y prometen mucho más!
Pero ahora queremos centrarnos en este joven cuarteto francés que acaba de girar con un rotundo éxito por nuestros escenarios. Combinan con gran maestría, pese a su juventud, dos de los principales estilos musicales que siempre gustaron a Nuevos Medios. El jazz más experimental y personal con las más variadas músicas latinas e incluso africanas. ¡Y todo sin necesidad de voz!
Además componen todos sus temas y le dan un gran y especial espacio a el acordeón de Dimitri Saussard. La sombra de Astrud Gilberto se pasea por el jazz de aires brasileños titulado ‘Sur-prise’. Tampoco le hacen ascos a los ritmos de Astor Piazzolla. ‘Un tango place Clémenceau’ o de ‘Au delà de 4000’ se mueven por esos siempre elegantes y distinguidos sonidos del ango. El acordeón de Saussard destaca sobremanera en ‘Différente égalité’ y la guitarra a lo Wes Montgomery de Baret en ‘Les caprices D’Apophis’. Mi tema favorito es ‘Pleure si tu en as envie’. La melancólica acordina que lleva la melodía tiene emoción y alma en su interior. A pesar de su gran técnica instrumental y compositiva no tienen problemas de ego y eso permite que haya momentos para el lucimiento de los demás instrumentos aunque el tema esté compuesto por otro de los miembros del cuarteto. Se despiden con otra buena y alegre anomalía como es
‘Soul Créole’ con un estupendo acordeón zydeco y una diestra y ágil guitarra. Ya ves que la variedad es grande, al igual que su enorme calidad y su poco transitado sonido.

Txema Mañeru

 

www.azzango.fr

SHARE THIS