Alondra Galopa

18 marzo 2015

alondra-galopa

Este proyecto de la rica escena granadina parecía destinado a ser una aventura breve. Parecían dos mundos opuestos. El del punk-rock y el hardcore por el que se movía Juan A. Salinas con bandas como Maine, Varaverde, Galgo, Apocalypse, P.P.M. o Neuman. Y el más pop, teatral y de musicales de la gran voz y presencia de Mónica Navarro.
¡Craso error! Aquí siguen enfrascados en sus particulares y oníricas visiones y nos entregan su mejor y más completo trabajo, además del que cuenta con un título más bonito que quizás remita a la mítica canción de los Stranglers, un grupo que seguro les encanta pues fue de los primeros o incluso de los creadores de la etiqueta post-punk que practican y está tan en boga. Bueno, en aquellos momentos lo llamaron after-punk, pero los puntos en común son amplios. La presencia ya continuado de Álvaro en la batería les hace sonar más contundentes tanto en disco como en directo. Comienzan con la preciosa melodía de “Un lugar perfecto” con buenas guitarras y la voz de Mónica al frente. Su visión de la realidad aparece reflejada en unas letras cada vez más conseguidas y que vienen impresas en el libreto interior. Ellos saben a dónde van aunque nos canten “A ninguna parte”, preciosista y calmada al estilo de Is, con excelente regreso reciente titulado “El Duelo” (Limbo Starr), o de Surfin’ Bichos, aunque también con la elegancia de Tindersticks. “Héroe” suena más pop y casi como los más oscuros Nacha Pop o Dinarama. “Dos rayitas” y “Sin mirar atrás” son espectaculares momentos a cámara lenta y especialmente en la segunda nos vuelven a la mente las visiones y los sonidos del gran Fernando Alfaro (Chucho, Surfin’ Bichos). Tras un instrumental noctámbulo y precioso al estilo The Chameleons, titulado “Un lugar para morir”, se despiden con esa preciosa melodía de “A ninguna parte” en la versión de su preciosista vídeo. ¡Alondra Galopa saben muy a qué lugar dirigen sus pensados pasos!

Txema Mañeru

 

 

www.soundcloud.com/alondragalopa

SHARE THIS