Abrahma “Reflections In The Bowels Of A Bird”

1 julio 2015 Texto: Txema Mañeru. Fotografía: Archivo.

Si un grupo graba para el minoritario pero prestigioso sello Small Stone Records ya puedes tener dos cosas muy claritas. Una es que su calidad instrumental está fuera de todo duda. La segunda es que el stoner o el rock más psicodélico y guitarrero está entre sus referencias más ineludibles.
Las dos premisas se cumplen a la perfección en esta banda que cumple ahora una década de vida desde su formación en una ciudad tan poco stoner, aunque llena de preciosas “piedras”, como es París. El sonido del más clásico hard rock setentero, la pasión por el rock de Seattle de los primeros 90’s y la garra del blues estaban en su origen también y ahí siguen.
Ya con su debut para Small Stone hace 3 años, “Through The Dusty Paths Of Our Lives”, tuvieron una notable repercusión internacional. A ello ayudó la colaboración del legendario Ed Mundell de los Monster Magnet, su extensa gira europea con Enos y apariciones en importantes festivales de su estilo y junto a bandas como Karma To Burn o Kadavar.
Con este nuevo trabajo el impacto va a aumentar porque es un sensacional trabajo dentro de su estilo. Sebastien Bismuth es un buen cantante, un mejor guitarrista (muy bien secundado en este aspecto por Nicholas Heller) y también sabe trufar sus canciones con buenos efectos (ese uso del eco) y elegantes teclados cuando lo requiere la ocasión. Esas abrumadores guitarras te abrasan desde la melódica “Fountains of vengeance” o desde la más cañera y psicodélica “Omens Pt.1”. Es fácil acordarse con estas espirales de guitarras de los primeros Alice In Chains o Soundgarden, pero también de la locura alucinada de unos Loop. Los arrolladores riffs de guitarra de “Weary statues” o de “Omens Pt.3” harán agitar sus melenas al viento hasta a los más calvos seguidores del stoner y el hard rock. En “Omens Pt. 2” tenemos relativa calma alterada con explosiones de guitarras y la colaboración del desquiciado saxofón de Vincent Dupuy que les da un extraño toque free-jazz. Otro momento excelente es el aplastante y contundente lento “A shepherd’s grief” con aires a Black Sabbath y unas guitarras estratosféricas por el medio del tema. ¡Muy buenos en su onda!. (8,5)

Small Stone

 

abraham

 

 

 

SHARE THIS