Abobinable

1 abril 2016 Texto: Redacción. Fotografía: Archivo.

Abobinable-NouBarris

Abobinable es una banda de Barcelona que se define a sí misma como una banda de sonido gordo que crea atmósferas de pesadilla etílica con ritmos de bailes sexys y torcidos a la vez regados con una voz que te dice que lo quemes todo.
Los que les hemos podido ver en directo compartiendo escenario con otros grupos ruidosos de Barcelona, de otro punto de España o de fuera, sabemos que cumplen cada palabra de esa descripción, y que Abobinable, a pesar de tener parecido con el término Abominable, está muy lejos de tener esa connotación negativa. Es imposible que la tenga, porque incluso cuando vas a un bolo suyo cargado de una mala hostia por una semana de curro infernal, de esas que no se te pasaría ni con alcohol, te hacen delirar, cantar, bailar y vibrar de tal manera que escupes el estrés, el mal rollo y la negatividad por todos los poros de tu piel. Sí, también sudas, y mucho, pero ya sabéis a qué nos referimos.
Para que les conozcáis un poco mejor -o nada en absoluto ¿pa’ qué? ¡si lo que tenéis que hacer es ir a verles y oirles tocar!- les hemos pasado una tanda de preguntas. Pero no lo olvidéis: lo mejor que podéis hacer es ir a cualquiera de sus bolos por Málaga, que os harán petar los oídos y desatrofiar los músculos.    

Para empezar así, directos, explicadnos las fechas que vais a tocar en Málaga y cómo habéis conseguido venir aquí ¿os ha costado organizar estos conciertos?
Tocaremos el sábado 14 de mayo en Pizarra en la Sala Alex’s y luego, el domingo haremos doblete, a las 6 de la tarde en la Sala Cambayá de Antequera y por la noche en el Onda Pasadena de Málaga capital. Ha sido todo bastante sencillo, gracias al genial Damian Howsoon, que se ha encargado de organizarlo todo y a nuestros compañeros de Shonen Bat y Dear Sailor, que nos apoyarán en el escenario.

¿Cómo os sentís al venir aquí y qué supone para vuestro día a día veniros de gira al sur?
Algunos de nosotros no hemos tocado nunca en Andalucía y eso no puede ser. Tocar fuera de tu ciudad, sea donde sea, es romper la rutina y el espacio de confort e intercambiar energías con gente diferente. Por otra parte es realmente fascinante observar como a nuestro cantante (malagueño de pro) le cambia automáticamente el acento en cuanto se le acerca un andaluz. Para él será especialmente emocionante, ya que no actúa aquí desde hace casi veinte años, cuando en los noventa tocaba, primero con Ácido y luego con otras dos bandas que por diferentes razones no gozaron de mucha continuidad, Vida Sucia y Condenado Mar.

¿Espeto o calçots?
Espetos y calçots. Es la combinación perfecta. Estamos en contra del maniqueísmo y a los que no hayan probado alguna de las dos cosas se las recomendamos fervientemente. En la mezcla está el gusto y la esencia de la buena mesa.

 

abobinable

Sois gente de otras bandas, lleváis bastantes años tocando en distintos grupos, moviéndoos en la escena anarco-punk de Barcelona, habéis hecho una vida alrededor de lo que se llamó la “escena hardcore” o el underground en el underground barcelonés. Explicadnos un poco vuestras filias o fobias con esto, qué intereses buscáis, qué tipo de fiscalización hacéis con vuestra fortuna, si la lleváis a Panama o a la Seychelles, cómo lleváis eso de ser ricos y famosos etc…
Los 4 pasamos nuestras adolescencias y pre-postadolescencias en escenas musicales distintas, hemos tocado en actos polipoéticos, bandas de hardcore, de punq-roq, de electrónica, postroqueras o de ruidismo. Al final nos hemos acabado encontrando en algún termino medio entre lo artístico, lo experimental, la inmediatez del hardcore y la ética del punk; y aquí es donde estamos más a gusto. Normalmente huimos de la fortuna y la fama, pero en cualquier caso tampoco nos han perseguido nunca. Somos pobres y desconocidos, así que de momento lo estamos haciendo muy bien. Esperamos seguir así.

Nos encantan vuestras letras, con ese tono cínico e hiriente, directo a la conciencia de los que las escuchen, sin ningún interés en dar soluciones, respuestas ingeniosas o frases contagiosas. ¿Cómo veis todo eso de intentar dar un mensaje? Conociéndoos, no sois una banda que se pueda decir politizada, pero sí tenéis una visión clara de dónde estáis y cuáles son las cosas que no os gustan.
Todo lo que hacemos está polítizado, nos guste o no, todas las decisiones que tomas personalmente o como banda te definen políticamente. Creer estar por encima de lo político es como creer que el clima no te afecta, es más, no posicionarse políticamente es ya en sí una forma de posicionamiento político. Más allá de si las letras son más o menos explícitas, la forma de hacer las cosas es un mensaje en sí mismo. Las cosas se pueden decir de muchas maneras, en fondo o en forma. Mandar un mensaje o no es algo que no está realmente en la mano de quien escribe o interpreta algo. Si vienes a un concierto y te identificas con lo que escuchas y la energía que transmite tú mismo te encargas de encontrarle un significado personal, tanto a las letras como a la actitud.

¿Sois más de Superman, que tiene superpoderes, o de Batman, que no los tiene pero se le considera igualmente un superhéroe?
Por una parte reconozco que Batman mola pero no deja de ser un millonario que preside una multinacional, yo creo que hace todo eso para limpiarse la conciencia, el mantenimiento de sus cacharros depende indirectamente de la perpetuación de la desigualdad y del capitalismo. Por otra parte Superman nunca utiliza sus superpoderes para hacer periodismo de investigación y destapar casos de supercorrupción, él es más de dar tortas y levantar trenes, creo que está desaprovechado. Superman vota al PP y Batman a Ciudadanos, en realidad ambos son deleznables. Somos más de Super López, Anacleto y la T.I.A., gente sin glamur que demuestran que el mundo en el que vivimos en una auténtica chapuza.

 

Abobinable-Local

Conocimientos básicos de Málaga. ¿Qué es Málaga? ¿Por qué Málaga? ¿Málaga o Málagas? ¿Historia de Málaga? ¿Las Málagas, si las hubiera? ¿No ha nacido todavía Málaga que pueda abobinaros?
Lo primero que me viene a la cabeza sobre la historia de Málaga es el triple de Ansley, todavía no lo he superado.
“Mata al rey y vete a Málaga” decían en el s. XIX. Creo que eso lo dice todo. Una ciudad con un pasado industrial glorioso que algunos se empeñaron en reducir al ladrillo, el sol y los pescaítos. Pero Málaga es mucho más que eso. Sigue siendo una de las mejores ciudades del mundo para vivir y visitar. Es un placer enterarse de que últimamente hay mucho más espacio para la cultura que el de los mausoleos del arte y se crean más lugares para desarrollar diferentes inquietudes. Aunque eso siempre va por épocas.  De algo sirven los momentos de escasez. A veces se peca de querer hacerlo todo a lo grande, como una empresa, cuando lo mejor es montarte las cosas tú mismo y trabajar en pequeñito con el círculo de personas al que le interesa lo mismo que a ti, al modo de una cooperativa.

Mojaros: años atrás no existía Internet: ¿En qué os ha cambiado la vida -en relación a la música y su difusión-, poder ofrecer a escala global vuestra música, y como habéis recibido toda aquella que tocan otros y se puede encontrar en la red? ¿Y a la hora de establecer contactos con otra gente para realizar conciertos y giras?  Y en el caso de la edición: muchas bandas prefieren ahora autoproducirse y autoeditarse antes que ofrecer su trabajo a una discográfica para que ellos se encargen del tema mercantil. ¿Cómo veis esta nueva tendencia que se está dando en el nuevo mundo más globalizado?
La tecnología lo ha hecho todo más fácil, pero es un arma de doble filo. Por una parte, cualquiera puede grabar un disco y difundirlo por internet de forma rápida y barata. Por ejemplo, nosotros tenemos una grabadora digital del tamaño de un vibrador discreto que con un botón saca mejor sonido que cualquier maqueta de los 90. Por otra parte, cualquiera puede grabar un disco, lo que significa que hay muchas bandas. Algunas de ellas son magníficas y otras son horribles y nunca deberían haber dejado constancia de su existencia.
Uno de nosotros hace un blog de música donde pone música de todo el mundo, le consta que hay un montón de cosas interesantes por todas partes y antes era prácticamente imposible llegar a conocer tanta música. Eso es maravilloso, lo malo es que a casi nadie le interesa conocer tanta música.
Para organizarte una gira es infinitamente más fácil. Antes de internet, en el mundillo DIY tenías que coger el teléfono y llamar a casa de un montón de gente que no conocías y luego llegar a sitios de nombre a veces impronunciable sólo con un mapa. Lo bueno y lo malo es, de nuevo, que todo el mundo se va de gira y hay más conciertos que gente interesada en ellos. A veces ni los propios grupos están interesados en ver a otros grupos. En Barcelona organizamos conciertos con el colectivo Ojala Este Mi Bici y es un poco triste ver que la gente que toca en bandas no viene mucho a los conciertos.
La autoproducción y la autoedición han sido siempre la opción adecuada, hoy en día un montón de bandas históricamente fuera del ámbito DIY están eligiendo esta forma de edición, a veces más por necesidad que por convicción. Antes era más complicado pero sabías que quien se autoeditaba era alguien muy comprometido y había unas redes de distribución increíbles llenas de gente apasionada. Siendo todo más fácil, la pasión por lo que haces ya no marca tanto las diferencias.

Para acabar… Os subís a un escenario, os ponéis a darle fuerte y creáis un follón espectacular. sudáis y os quedáis afónicos… ¿Qué os pasa por la cabeza en esos momentos? ¿Qué satisfacción tenéis una vez habéis terminado de tocar -satisfacción o dolores-, o qué sensaciones os deja todo esto? ¿Para qué tanto ruido y gritos?
Expresarte es lo que hace que no explotes por dentro y tocar en directo es la válvula de seguridad de nuestras ollas a presión, pero es sólo un punto más de un proceso creativo muy largo, es la parte catártica y que le da sentido a todo el esfuerzo que hay detrás. Cuando tocas sólo piensas en tocar, seguramente ahí está la gracia.
Depende del concierto, pero sobre todo de tu momento personal. A veces te lo dejas todo ahí y te quedas vacío, pero por lo general la magia de una vivencia así hace que tus circuitos se renueven y te llenes para darlo todo en el siguiente. Y da igual que toques delante de muchas personas que ante cuatro gatos. Por otra parte vivimos para el ruido y los gritos. Son necesarios para mantener la armonía y dejar claro que no te conformas con lo que te toca. Hay que levantar la voz para decir algunas cosas alto y claro.

 

 

 

SHARE THIS