A Place To Bury Strangers “Pinned”

4 May 2018 Texto: Txema Mañeru. Fotografía: Archivo.

Los neoyorquinos singuen en forma en su primera década de vida con su quinto disco. Sin afectarles los cambios de formación siguen siendo una infalible propuesta de post-punk, noise, shoegaze, dream-pop y hasta ramalazos industriales. Ha entrado Lia Braswell proveniente de Le Butcherettes y Ghotic Tropic, tras la marcha de Robi a This Will Destroy You.
Y si para algo se nota el cambio es para bien, pues Lia mete su buena voz en varios temas y le da nuevos aires a bastantes temas con esa presencia vocal. Dion Lunadon, tras su reunión con los estupendos The D4 sigue siendo el bajo perfecto que da ese punto Joy Division que tanto nos gusta.
El disco comienza con una segunda parte más dura y, a ratos, industrial. Así “Never Coming Back” tiene un latido post-punk realmente siniestro más cercano a Varsaw que a los propios Joy Division. Por ahí se mueven también en una “Execution” que remite a los de Ian Curtis hasta en el título. No faltan poderosos estribillos como el de ‘There’s Only One of Us”. El puro punk más salvaje y con las guitarras de Ackermann atronando los tenemos en “Too Tough to Kill”. Cuando entra más de lleno la electrónica como en “Look Me in the Eye” es fácil acordarse de los Suicide o de los Atari Teenage Riot. Mola también desde su título la maligna “I Know I’ve Done Bad Things” que suena realmente maquinal y con la voz de Ackermann viniendo desde la ultratumba. El final es para “Keep Moving On”. También está cargada de electrónica impactante y de oscuridad. Tiene un regusto a unos New Order pero con regusto post-apocalíptico. ¡Siguen en buena forma!. (8)

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.