TWEE MUIZEN

3 February 2019 Texto: Ana D La Luz.

Cris y Denís nacieron en dos pueblos cercanos a Santiago de Compostela, Galicia. Ambos son pueblos fríos, con lluvias frecuentes y campos frondosos; animales y montes. De esto podemos intuir muy bien que la Naturaleza fue la segunda casa de los dos jóvenes y su principal fuente de inspiración. Según nos cuentan: “Desde muy pequeños supimos que queríamos dedicarnos a hacer algo creativo, Denís más ligado al arte y graffitti y Cris al diseño de moda, así que eso fue lo que estudiamos”. Fue en Amsterdam, Holanda, donde comenzó su aventura como artistas, ya que en dicho lugar nació su primera obra y el nombre que da forma a su proyecto: Twee Muizen, “Dos ratones en holandés”, nos dicen. Así, Denís se encarga de la parte gráfica y de diseño y Cris de los proyectos textiles.

            Hace dos años abrieron su estudio y galería en Barcelona, lugar donde se pasan la mayor parte del tiempo trabajando en sus proyectos o en los encargos para los clientes. Cuando le preguntamos por la realización de sus trabajos, nos contestan:  “A veces  son  los cuadros  e  ilustraciones los  que  inspiran a  Cris  para hacer  sus  personajes y otras  veces  son los  art-toys  los que  inspiran  a Denis  para  crear su  obra”. En su Instagram podemos ver gran parte de su producción. Los ‘art-toys, que son parte de sus proyectos textiles, responden a representaciones realistas de animales, pero otras veces dichas representaciones adquieren un tono onírico, incluso monstruoso que, combinado con una paleta de colores cálidos, dan una sensación reconfortante; de seguridad, me atrevo a decir.

            Denís trabaja creando previamente bocetos y Cris imaginando a qué personajes podría dar vida. Para ello “prepara  los  patrones que  a  veces van  a  la primera  y  en otras  ocasiones  modifica para  tener el  resultado que  busca,  pasa el  patrón  a tela,  lo  cose con  la  máquina y  ultima  los detalles  a  mano”.

            Al observar sus redes sociales podemos comprobar que estos jóvenes están llenos de futuros proyectos y en continuo movimiento. Cuando le preguntamos cuál fue su trabajo más complicado, Denís nos dice que fue un mural de alrededor de unos cinco metros donde sólo podía apoyarse en una escalera de madera y para Cris su “Silla Pez”, que está constituida por más de cien sardinitas hechas a mano.

            Tanto Cris como Denís apoyan la construcción de unos valores más justos, más acordes a la evolución del sistema social y gustan reunirse con amigos para desconectar de las largas jornadas de trabajo, así como también ver cine “si hay algo interesante en la cartelera”, dicen. ¡AH! Se me olvidaba decir que es esta otra de las fuentes de inspiración de los dos ratoncitos que no dudan en dar un trato único a cada uno de sus pedidos.

www.tweemuizen.com

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.