THE ITINERARIUM

12 March 2021 Texto: Redacción.

El proyecto The Itinerarium está llevado a cabo por un malagueño de 35 años que tenía mucho calor y se fue a pasar frío a Bydgoszcz, Polonia, dónde actualmente reside. Este proyecto lo llevó a cabo en abril de 2020, durante todo el tiempo libre que tenía debido al confinamiento que tuvo lugar en España debido al covid-19. Su amor por la cartografía antigua era tan grande que decidió dar el paso a ser parte activa del proceso de creación de mapas. Lo que realiza se puede definir como “elevaciones en 3D sobre mapas antiguos”. Busca siempre que el mapa tenga “algo especial, algo que lo haga distinto.

 

 

¿Dónde creciste y cuál es tu “background”?
Nací y crecí en Málaga, hace ya 35 años, aunque prácticamente los últimos 10 años de mi vida los he pasado en Bydgoszcz, Polonia. Mi background es el de un chaval normal, de barrio, que de niño igual se tiraba toda la tarde jugando al fútbol con los colegas que investigando atlas viejos de esos que había en todas las casas, con su Unión Soviética y su Yugoslavia y su logo del Círculo de Lectores.Tal vez por presión social, tal vez por el mismo motivo por el que de pequeños todos dibujamos y cuando crecemos dejamos de hacerlo, aunque los mapas siempre han estado presentes en mi vida, era simplemente eso; estaban ahí, de forma pasiva. Los veía, los disfrutaba, pero nunca me planteaba hacer algo con ellos activamente.
No fue hasta el confinamiento, que me pilló en Málaga, cuando decidí, tras demasiadas horas en internet y muchísimo tiempo libre por primera vez en años, pasarme al otro lado; jugar a hacer mapas.

¿En qué consiste tu actividad y por qué te apasiona tanto?
Mi actividad “oficial” es diseñador gráfico. Como media Málaga, estudié en la academia Gauss (en 2006, cuando aún se usaba Freehand en vez de Illustrator y QuarkXPress en vez de InDesign, tela) y de ahí pasé por algún estudio en Málaga hasta que decidí irme fuera a buscarme la vida. Profesionalmente, siempre me han interesado el desarrollo de marcas y la tipografía, con la que también he estado siempre muy ligado. Pero evidentemente, este perfil no me ha ayudado a crear mapas más allá del conocimiento que tengo de Photoshop, que suelo usarlo con frecuencia.
Mi actividad consiste, básicamente, en investigar y rescatar mapas antiguos y “devolverlos a la vida” mediante elevaciones actuales en 3D. Me apasiona, además de por el mero hecho de poder disfrutar de mapas antiguos que son auténticas obras de arte, porque es un campo relativamente poco explotado (aunque obviamente hay más gente haciendo esto) que combina arte, ciencia, tecnología e historia. Y me gusta siempre poder pasearme por esa zona gris e indefinida donde muchas cosas se juntan y ocurren al mismo tiempo.

 

 

¿Podrías contarnos tus métodos de trabajo y el proceso que sigues? 
El método de trabajo es el siguiente: me suelo tirar horas mirando bibliotecas y cartotecas online, buscando mapas. Muchos de ellos no llegaré nunca a usarlos, pero igualmente me los guardo por el puro valor artístico, anecdótico o sentimental que puedan tener.
Una vez tengo el mapa elegido, busco datos de elevación digital (los llamados DEM por sus siglas en inglés) y los traslado a QGIS, software gratuito de información geoespacial donde creo el archivo de elevación; un GeoTIFF (un archivo TIFF georeferenciado) en blanco y negro en el que el negro representa las depresiones geográficas y el blanco las elevaciones del terreno. Ese GeoTIFF lo uso como capa de desplazamiento en Blender, software de modelado 3D, que interpreta las alturas y crea las elevaciones. Tras unas horas de renderizado, dependiendo de cómo de grande sea el área de trabajo, obtengo un PNG que es el que traslado a Photoshop junto con el mapa antiguo, donde me encargo de fusionarlos. Generalmente, no toco luces, tonos o saturación; me gusta que, después de todo, mi trabajo sea más un valor añadido que una modificación.

¿Qué proyecto tienes entre manos actualmente y cómo te gustaría que evolucionara?
Actualmente estoy intentando terminar una serie de mapas de provincias españolas creado por el Instituto Geográfico Nacional más o menos entre 1920 y 1960. Tengo bastantes ya publicados, pero me siguen faltando algunas provincias que me está siendo complicado encontrar. Generalmente, aunque siempre subo mapas sueltos de países o regiones que me llaman la atención, me gusta mucho completar series. La siguiente probablemente sea una de Irlanda, creada por el Ordnance Survey, que tiene unos colores preciosos; hice la primera hoja hace un tiempo, que era la zona de Derry y Donegal, al norte, y siempre me ha apetecido terminar las demás.

 

 

¿Qué es lo más complicado que has hecho relacionado con tu trabajo?
Lo más complicado es, a veces, encontrar referencias de ciertas zonas. Puedo pasarme días buscando el mapa perfecto, y a veces dejarlo por ser totalmente incapaz de encontrar algo que me satisfaga.
Otra cosa que me cuesta a veces es georeferenciar mapas demasiado antiguos con elevaciones actuales: te das cuenta de cómo en cuestión de menos de 100 años, que es relativamente poco en la escala global, la geografía de algunas zonas ha cambiado tanto: islas que desaparecen, glaciares que han reducido su tamaño a la mitad, ciudades con un crecimiento costero desmesurado…

¿Qué te inspira para desarrollar las ideas?
Primero diría que la estética; si el mapa original me gusta, es muy probable que intente reproducirlo con elevación en 3D. Aunque también, como mencionaba antes, me inspira contar una historia: veo mucho más interesante, por ejemplo, enseñar todas las provincias de Andalucía juntas, en el mismo estilo y con la misma información, que un mapa random de Málaga o Jaén.

¿Cuál es tu personaje histórico favorito?
Como supongo que Limónov no es histórico porque murió hace nada, diré Lorca.

 

 

¿Qué canción suena en tu cabeza más a menudo? ¿Y tu comida preferida?
Una que está últimamente sonando muchísimo es “Moja krew”, de la banda polaca Republika. Mi comida favorita es la paella de atún que hace mi viejo.

¿Cuál es tu talento secreto y cómo lo aplicas al arte / fotografía? 
Creo que soy asquerosamente (así me definen los colegas) metódico a la hora de manejar archivos: en el escritorio del ordenador no puede haber absolutamente nada, las carpetas van siempre ordenadas numéricamente, los archivos tienen que tener el nombre perfectamente escrito…
Supongo que esto me ayuda a organizarme bien el trabajo y tener una estructura mental guay de lo que tengo hecho, lo que estoy haciendo y lo que me queda por hacer.

¿Cuál es tu mejor forma de relajarte tras un día ajetreado?
Abrirme una birra artesanal potente y leerme algo interesante, ya sea un libro o un artículo en internet; a ver si esto os flipa tanto como a mí 🙂

Instagram: @the.itinerarium

 

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.