Maurix

5 June 2019 Texto: Ana D La Luz .

            Maurix nació en Pontevedra, pero realizó sus estudios en Madrid, ciudad a la que siempre vuelve porque le apasiona. Tuvo suerte desde el principio y encontró trabajo de grafista y diseñador después de haber estudiado Comunicación Audiovisual. Mudó y mudó de trabajo hasta encontrar su sitio: desde 2011 tiene su propio estudio en la ciudad.

            Según nos cuenta: “Soy director de arte y creativo. Hago desde branding hasta packaging pasando por diseño textil, lettering o web. Me considero un diseñador multidisciplinar y me encanta enfrentarme a nuevos retos”. Le gusta reflexionar sobre el proceso creativo que le piden sus clientes porque ello aporta diversidad a cada uno de sus proyectos, lo que supone a su vez alejarse del estancamiento o repetición de ideas que se acumulan. “Cada proceso siempre es diferente, aunque el proyecto sea similar. Cada cliente es un mundo y hay que adaptarse a él”, nos dice Maurix, que en este momento está desarrollando su tercera colección completa para una marca de motos, la identidad y dirección de arte de una hamburguesería, branding de una bocatería en Madrid, etcétera. Como podemos ver, se trata de una persona que sabe lo que hace y que además lo hace poniéndole toda la pasión y empeño del mundo. “Mis proyectos más importantes han sido trabajar para Davidelfin y llevar la dirección de Arte en Zara para el lanzamiento de Zara.com. fue una auténtica animalada profesional (web, packaging, acciones de marketing, aperturas…) pero en realidad mi proyecto más importante ha sido echarle un par de huevos y montar mi propio estudio”, confiesa.

            El pontevedrés se considera a sí mismo una persona meticulosa, siempre pendiente del detalle; a veces hasta alcanzar niveles de pesadez ligera, ya que justamente este rasgo de personalidad -entre otros- le ha convertido en una persona admiradora del orden, la simpleza y la simetría. Su personaje preferido es su madre, a la que más admira, y cuando le preguntamos por una comida que le fascine, nos dice:” Megusta la pizza. Amo la pizza. Podría comer pizza todos los días a todas horas, pero sería una especie de beluga gigante gorda e incapaz de sostener el lápiz para trabajar”. Los talentos secretos no existen, eso ya lo saben muchos de los que trabajan en el sector de la creación y Maurix opina lo mismo al respecto. “Si alguien lo tiene que me lo cuente”, dice. El único secreto que hay es la constancia, como bien sabemos, además de las horas y horas que pasa en el estudio que tanto esfuerzo le costó construir.

 

 

INSTAGRAM

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.