MARIO RIVIERE

19 September 2017 Texto: Carla Luque Cupeiro.

A Mario Riviere lo que más le gustaba desde chaval era dibujar y hacer ruido por Madrid, así que pasó “sin pena ni gloria” por Bellas Artes e invirtió cientos de horas en tocar la guitarra en grupos de punk, hacer fanzines, portadas, posters, garabatos, editar discos y “prepararse con esmero para ser un fracasado social en toda regla. ¡Y puedo decir con orgullo que lo he conseguido!”, nos cuenta. Para subsistir, tiene un pequeño estudio de serigrafía manual, Ack! Estudio, y trabajos de ilustración y diseño.

Pinta, hace esculturas absurdas, muñecos deformes y en general, le gusta casi todo lo que tenga que ver con mancharse las manos…Tiene una voracidad visual insaciable y se considera bastante obsesivo, y es que, cuando entra en trance, puede tirarse 12 horas dibujando sin pestañear.

Ahora mismo, además de encontrarse inmerso en varios proyectos de serigrafía y  un par de portadas de libros y discos, lo que Mariano busca, en un plano más personal es algo tan preciado y ansiado por todos como es el TIEMPO, ya que es para él habitual contar con plazos de entrega ridículamente mínimos, “ya ni me quejo”, cuenta con resignación.

Homer Simpson es su personaje histórico favorito, el helado, su perdición culinaria y Ramones, los reyes de su Hit Parade. Pero, si hablamos de dejar la mente en blanco, Mariano prefiere “una buena compañía, una cerveza, un poco de mandanga y algo para intoxicar el ojo o la oreja”.

 

 

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.