MADAME LETTERS

25 May 2019 Texto: Ana D La Luz.

           Madame Letters (Elisa Pérez) creció en Granada, ciudad en la que se formó durante un año en diseño gráfico. Después de esto se marchó a Barcelona para estudiar con los calígrafos más importantes del panorama europeo. Fue allí donde comenzó un proceso de aprendizaje que duró alrededor de tres años. Según nos cuenta, después de este período: “Me especialicé en “Signpainting” (rotulación tradicional a mano) y es a lo que me dedico actualmente en Granada”.

            La joven que se esconde bajo este pseudónimo artístico, Elisa Pérez, no se considera -todavía- una profesional de la rotulación. Nos dice que a día de hoy sigue siendo una aprendiz, a pesar de que da clases de caligrafía en una escuela de diseño. Es fiel a un método clásico y cien por cien manual. Así es cómo nos explica su procedimiento habitual de creación: “Lo primero  que  hago es  buscar  referencias en  mis  libros preferidos  de  Cartelería y  Rotulación  tradicional. Esto  me ayuda  a  entender combinaciones  de  color que  funcionan  y estilos  de  letra  únicos  y originales. Después,  lo  dibujo todo  a  mano al  tamaño  real de  la  pieza que  voy  a pintar. Cuando  termino,  es hora  de  mancharse las  manos”.  El resultado lo consigue utilizando esmalte sintético y pinceles “más largos de lo normal”, que le permiten retener la pintura con mayor facilidad.

            En la actualidad, Madame Letters está trabajando en el diseño de una fachada para un estudio de tatuajes que le resulta bastante divertido porque le gustaría diseñar, como nos dice: “Unas letras muy ornamentadas y tradicionales”. La técnica más dificultosa es la que se aplica sobre cristal, ya que el proceso de creación se invierte (al tener que pintar por el reverso) y el pincel tiende a deslizarse involuntariamente. Una cuestión fundamental de la que nos habla la joven es el que tiene que ver con la adversidad a la que se enfrenta por el hecho de querer dedicarse a un trabajo prácticamente extinto. A mi parecer, lo interesante del asunto reside en la capacidad de adaptación de la artista a un mundo donde puede valer “todo” o “nada”. En sus redes sociales podemos observar cómo Elisa se está adaptando de forma satisfactoria al mercado; lo que, sin duda, le podría ayudar a vivir de la rotulación de forma artística o intelectual.

            Cuando le preguntamos por una canción, nos dice: “Ya no te veo”, de Novedades Carminha con Dellafuente. Te hago caso y me la pongo, a ver si se despeja el cielo y nos llevan a Tánger, a una colina.

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.