Jem Cresswell

9 May 2013 Texto: Pablo Boyero.

La aventura y la fotografía le vienen de familia a este fotógrafo australiano cuya labor de documentación va mucho más allá del propio surf. Cada uno de sus viajes está planificado meticulosamente pero aun así deja un margen para la improvisación, por ejemplo con la fotografía nocturna dentro del agua. Atrapa toda la energía que desprenden las olas con su gran angular.

Me llamo Jem Cresswell, soy un fotógrafo de Bronte Beach, Sydney, y me dedico a fotografiar surf para diversas publicaciones viajando a los lugares más remotos.

Mi padre fue siempre un ferviente fotógrafo, desde fotografía paisajística hasta las vacaciones familiares en el extranjero. Se crió escalando en Escocia y en el Lago Disctrict. Su forma de componer las imágenes y la habilidad de capturar un momento en el tiempo me impulsaron para empezar a fotografiar, a pesar de que yo era bastante joven. Siempre estuve metido en el surf, fue la mejor forma de evasión y me crié junto con algunos amigos en busca de olas por el desolado litoral del sur de Australia. Ahí comenzó mi pasión por estar en los mejores parajes y por documentar. De ahí en adelante mi único propósito ha sido el de llevar mi fotografía lo más lejos posible.

En mi trabajo tengo en cuentas más cosas aparte de la composición y de apretar el disparador. Son muchas horas buscando una localización apropiada, observado el oleaje (hasta dos años esperando para el perfecto oleaje), pensando en diferentes conceptos fotográficos que pudieran ser adecuados, y luego la aventura en sí misma. Todo ello va unido para crear la imagen final.

Con mi trabajo intento acercar a la gente lo que tienen ahí fuera e inspirarles para que viajen y vean las maravillas de este mundo. Con el surf que trato de tomar imágenes que evoquen alguna emoción y que inciten a la gente a surfear. También intento incluir algunos elementos naturales o escenarios en los que me encuentro para que se sepa lo que es estar allí, surfeando en ese momento y en ese lugar en particular. Realmente pienso que un fotógrafo puede cambiar el mundo entero, y esto puede tener un impacto positivo en las personas.

Durante una viaje fotografiando en el Caribe surfeamos en un remoto rompiente de una diminuta y pintoresca isla. Las olas fueron increíbles durante todo el día y sin darnos cuenta se nos hizo de noche. Fue cuando decidí meterme con todo el estudio dentro del agua. Coloqué el flash en la carcasa submarina de mi cámara, pero cubrí la mitad del flash con un gel rojo y la otra mitad con uno azul. Continuamos surfeando en medio de la noche y yo disparaba y nadaba a través de las olas iluminando las imágenes con mi flash coloreado. Este experimento abrió un abanico de nuevas posibilidades fotográficas. Una foto de esta sesión fue portada de Riptide Magazine y hasta hoy ha sido el único numero que han sacado con un paisaje como portada.

Me encanta vivir en Sydney, está repleta de lugares fantásticos tanto en la ciudad como en el agua, hay olas colosales, buena comida y buen café que es lo más importante. La costa a lo largo de los suburbios del este y las playas del norte son increíbles. Hay una energía positiva que recorre todo el litoral. En Sydney puedes encontrar personas de todos los orígenes, lo que te permite llevar el tipo de vida que quieras sin que a nadie le importe.

Trabajo en fotografía comercial y también como operador digital para cuatro grandes diseñadores y para fotógrafos de publicidad. Me mantiene ocupado y es la mejor manera de aprender de fotógrafos que han estado disparando durante más de 25 años. He sacado un montón de inspiración de la incansable dedicación y perfección de su trabajo. Además estoy suscrito a al menos ocho revistas de surf de diferentes partes del mundo que me mantienen al día.

Mi horario y mis métodos de trabajo varían dependiendo del área y del trabajo en el que me encuentre metido, para mí no hay unas horas fijas y sinceramente prefiero variar. Si me encuentro en un viaje de surf siempre tengo preparado todo el material la noche anterior, listo para disparar desde el amanecer. Normalmente las luces más interesantes se consiguen a primera hora de la mañana y al final de la tarde. Trato de fotografiar durante el día siempre que las olas lo permitan. Cada noche limpio la carcasa submarina, cambio las baterías, descargo mis fotos y las reviso para ver en qué puedo mejorar. Después me aseguro de preparar bien todo para volver a la mañana siguiente. Si amanece un día sin olas me dedico a fotografiar el día a día del lugar y de su gente, interactuando con los lugareños de pueblos cercanos o yendo a zonas concretas que representen el espíritu local.

No creo en el destino o en el futuro de la raza humana, solo espero que un día la gente se dé cuenta y aprecie la belleza de la naturaleza del planeta y no lo explote hasta que no quede nada.

Siempre estoy en busca de destinos de surf, sin quitar ojo a lo que ocurre alrededor del mundo. Pero por el momento me centro en mi portfolio de fotografía bajo el agua esperando tener más trabajo comercial aquí en Sydney.

 

 

CANAL VIMEO

www.jemcresswell.com

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.