Tim Irwin & Keith Schieron:
Jawbreaker el eterno retorno

17 April 2018 Texto: Rando. Fotografía: Archivo Jawbreaker.

{english below} Jawbreaker es por derecho propio un grupo fundamental dentro de la historia del punk. Pueden que haya épocas en que quizás pasen más desapercibidos, seguramente por las modas que también afectan a un género que muchas veces presume de que no les importan en absoluto. Sin embargo, Jawbreaker grabaron una serie de discos  y canciones en los 90 con las que tarde o temprano te encontrarás y que te atraparán, como a mí me pasó. Entonces quizás es cuando comprendas como yo lo hice que las cosas importantes siempre están retornando.

¿Cómo surgió la idea de filmar un documental sobre Jawbreaker?
Mi amigo Keith y yo habíamos hecho un documental sobre los Minutemen. La película fue más exitosa de lo que esperábamos y queríamos pasar a otro proyecto. Keith realmente quería hacer uno sobre Jawbreaker. Se acercó a Adam, y como a Adam le gustó We Jam Econo (el documental que hicimos sobre los Minutemen) aceptó dejarnos hacerlo.

¿Cómo ha sido tu experiencia como director?
Yo diría que ha sido una montaña rusa de subidas y bajadas. Los chicos de la banda fueron muy amables con nosotros al ofrecer su tiempo y también su gran archivo. Fue un largo camino para completar la película, y estoy muy agradecido con la gran cantidad de personas que se unieron para hacerlo realidad.

 

 

¿Cómo fueron tus primeros pasos en este mundo?
Volamos a Olimpia y filmamos la entrevista con Chris. Esa fue la primera vez que sacamos la cámara para este proyecto.

Leí que tu formación inicial fue como fotógrafo con un Instamatic 110. ¿Te ayudó esto a desarrollar un punto de vista diferente?
No sé si lo llamaría formación, pero mi abuelo me regaló una cámara 110 para mi cumpleaños cuando tenía 9 años. En mi escuela, el maestro de carpintería estaba cansado de la carpintería y decidió enseñarnos fotografía. Bueno, todos los niños aparecieron con estas configuraciones de SLR retorcidas, y sabía que no podría competir con eso desde un punto de vista técnico, así que trabajé duro para asegurarme de que mis fotos fueran desde ángulos y puntos únicos de vista.

¿Todavía haces fotos?
Sí lo hago. Principalmente por diversión, todo mi trabajo remunerado es grabar videos, pero siempre tengo una cámara alrededor de mi cuello. Últimamente estoy disparando mucho en un Hasselblad Xpan.

 

 

¿Cuáles son tus fotógrafos favoritos?
Grant Brittain siempre ha sido uno de mis favoritos. También soy un gran fan de Bryce Kanights, ambos leyendas viva de la fotografía skateboard.

Tu trabajo previo fue un documental sobre Minute Men, ¿qué diferencias ves con Jawbreaker?
Bueno, lo más obvio es que estos tipos todavía estaban vivos, así que tenía la sensación de que la historia no había terminado todavía.

¿Qué tipo de dificultades encontraste al desarrollar este documental?
Bueno, supongo que las dificultades habituales se relacionan con la autofinanciación de un documental. Esas dificultades podrían describirse en términos generales como, el tiempo, el dinero y el resto de la vida que acaba de ocurrir en el transcurso de los años que trabajamos en la película.
Más específicamente, Keith Schieron, mi amigo de toda la vida y socio creativo de estas películas, fue diagnosticado con cáncer cerebral y falleció solo unos meses antes de que la película se completara. Fue desgarrador y para mí envolvió esta película en un conjunto mucho más complejo de sentimientos y procesos. Estoy muy feliz de haber podido hacer una película de la que sé que Keith estaría orgulloso, y para mí eso hace que valga la pena pasar todas las dificultades.

 

 

Pasaron 10 años para desarrollar el documental. ¿Cómo fue trabajar tanto en un proyecto?
Francamente, fue demasiado tiempo. Lamento que nos llevara tanto tiempo completarlo. Pero como comenté anteriormente, la vida simplemente sucede y algunas veces se interpone en el camino. Eso se agrava cuando se autofinancia la película y se trata de hacerlo entre conciertos en los que uno está apoyando a su familia.

El documental funciona muy bien no solo para los fanáticos de Jawbreaker, sino para cualquier persona interesada en la música, ¿qué crees que es tan universal en este documental?
Gracias por estas palabras tan amables. Creo que hay muchas cosas universales con las que quedarse de  la película. Para mí, no es solo una película sobre Jawbreaker, es una película sobre cómo es estar en una banda. Se trata de lo que es hacer cosas creativas y de colaboración con tus amigos, y mucha gente puede relacionarse con esa experiencia.

Has grabado dos documentales sobre dos de las bandas punk más influyentes de los 80 y 90, ¿qué te motiva a hablar de ello?
Bueno, solo éramos grandes admiradores de ambas bandas, así que el hecho de que tuviéramos la oportunidad de contar sus historias era el material del que estaban hechos nuestros sueños.

 

 

¿Por qué crees que el punk continúa fascinando y motivando a tanta gente?
Hay muchos temas universales en el punk. Algunas cosas son específicas de una época y quizás tampoco envejecen, pero el resto es bastante intemporal. Quiero decir: solo hay que leer cualquier letra de Jawbreaker, esas cosas no envejecen.

¿Cuál ha sido el momento más difícil del documental?
La pérdida de mi amigo de toda la vida. Eso fue un golpe demoledor para mí. Francamente, quería acurrucarme y no terminar la película. Keith era el audaz, el que podía hacer cualquier cosa. Él era el experto en historia del punk, era un genio musical, era la persona de la gente, él era el entrevistador, él era el tipo de la idea. Era un tipo que sabía cómo usar una cámara. Entonces cuando enfermó tuve muchas dudas sobre poder seguir adelante sin él.
En muchos sentidos, se parece mucho a la historia de los Minutemen. Keith es mi D. Boon. Y como Mike Watt, realmente no sentía que pudiera seguir haciendo arte sin él. Es muy triste para mí que se haya ido. Sin embargo, terminar la película que él y yo comenzamos juntos fue importante para mí. Era importante para Keith, y mientras estaba enfermo, me dijo que quería que la película se hiciera de modo que darse por vencido no era una opción.
Tuvimos mucha suerte de relacionarnos con Barry Polterman y Dan Didier del September Club poco antes de que Keith se enfermara. Dan fue el supervisor de postproducción, pero a medida que la condición de Keith empeoraba, Dan intensificó su labor para ayudarlo a completar la película. Le estaré por siempre agradecido por el rol que jugó.

 

 

¿Qué historia quisiste contar en este documental?
Solo queríamos hacer lo correcto con la banda y contar su historia. No había ningún motivo oculto de nuestro lado para decir algo específico, solo queríamos hacer algo que mostrara quiénes eran estos tipos. Al final creo que lo hicimos, es una gran perspectiva sobre quiénes eran estos tipos como banda en ese momento cuando los filmamos hace 10 años.

¿Cuáles son tus documentales musicales favoritos?
Me encantan el Diablo y Daniel Johnston, New York Doll y Gimme Shelter.

 

 

 

 

 

 

English:

TIM IRWIN & KEITH SCHIERON: JAWBREAKER, THE ETERNAL RETURN

Jawbreaker is in its own right a fundamental group within the history of punk. There may be times when they may pass unnoticed, probably because of the fads that also affect a genre that often brags that they do not care at all. However, Jawbreaker recorded albums and songs during the 90s with which sooner or later you will meet and you will be caught, as it happened to me. Then maybe it’s when you understand like I did that the important things are always returning.

How did the idea of ​​filming a documentary about Jawbreaker come up?
My friend Keith and I had made a documentary about the Minutemen.  The film was more successful than we had expected and we wanted to move on to another project.  Keith really wanted to do one about Jawbreaker.  He reached out to Adam, and since Adam Liked We Jam Econo (the doc we made about the minutemen) he agreed to let us do it.

How has your experience as a director been?
I’d say it’s been a rollercoaster of highs and lows.  The guys in the band were very gracious to us in offering up their time and also their vast archive.  It was a long haul to get the film to completion, and I’m so grateful to the many, many people that came together to make it happen.

How were your first steps in this world?
We flew to Olympia and shot the interview with Chris.  That was the first time we took out the camera on this project.

I read that your initial training was as a photographer with an Instamatic 110. Did this fact help you develop a different point of view? 
Ha! I don’t know if I’d call it training, but my grandpa gave me a 110 camera for my birthday when I was around 9 years old.  At my school, the woodshop teacher was tired of woodshop and decided to teach us photography.  Well, all the kids showed up with these gnarly SLR setups, and I knew i wouldn’t be able to compete with that from a technical point of view, so i worked my butt off to make sure my photos were from unique angles and points of view.

Are you still taking pictures?
Yeah I do. Mostly for fun, all my paid work is shooting video, but I always have a still camera around my neck.  Lately I’m shooting a lot on a Hasselblad Xpan.

What are your favorite photographers?
Grant Britain has always been a favorite of mine.  Also a big fan of Bryce Kanights., both living legends of skateboard photography.

Your previous work was a documentary about Minute Men, what differences do you see with Jawbreaker?
Well, the obvious thing is that these guys were all still alive, so there was kindof a sense that the story wasn’t over yet.

What kind of difficulties did you find when developing this documentary?
Well, i suppose the usual difficulties related to self funding a documentary.  Those difficulties could be broadly described as, time, money, and the rest of life just happening during the course of the years that we worked on the film.
More specifically, Keith Schieron, my life long friend and creative partner on these films was diagnosed with brain cancer and passed away just a few months before the film was completed.  It was heartbreaking stuff and for me it wrapped this film up into a much more complex  set of feelings and processes.  I’m so happy that we were able to make a film that I know Keith is proud of, and for me that makes passing through all the difficulties worth it.

It took 10 years to develop the documentary. What was it like working so long on a project?
Frankly, it was too long.  I regret that it took us that long to complete it.  But as mentioned before, life just happens and sometimes gets in the way.  That is compounded when you are self funding the film and trying to do it in between gigs where you are supporting your family.

The documentary works very well not only for fans of Jawbreaker but for anyone interested in music, what do you think is so universal in this documentary?
Thanks for the kind words.  I think there’s a lot of universal stuff to grab onto in the film.  To me, it’s not just a film about Jawbreaker, it’s a film about what it’s like to be in a band.  It’s about what it’s like to do creative, collaborative stuff with your friends and a lot of people can relate to that experience.

You have shot two documentaries about two of the most influential punk bands of the 80s and 90s, what motivates you to talk about it?
Well, we were just huge fans of both of these bands,  So for us to be given the chance to tell their stories, it was the stuff of dreams.

Why do you think that punk continues to fascinate and motivate so many people?
There’s a lot of universal themes in punk.  Some stuff is kind of era specific and maybe those don’t age as well, but the other stuff is pretty timeless.  I mean, just read any Jawbreaker lyrics, that stuff doesn’t age.

What has been the most difficult moment of the documentary?
The loss of my life long friend.  That was a crushing blow to me.  Frankly, I wanted to just curl up in a ball and not finish the film.  Keith was the bold one, the one that could do everything in my eyes.  He was the punk history expert, he was a musical genius, he was the people person, he was the interviewer, he was the idea guy.  I was just a dude that knew how to use a camera.  So when he got sick, I had a lot of doubt about being able to move forward without him.
In a lot of ways, It’s so much like the story of the minutemen.  Keith is my d. Boon.  And like Mike Watt, I didn’t really feel like I could go on making art without him.  It’s so sad to me to have him gone.  But finishing the film that he and I started together was important to me.  It was important to keith, and while he was sick he told me that he wanted the film to get done.  So it wasn’t an option to just give up on it.
We were incredibly fortunate to link up with Barry Polterman and Dan Didier from the September Club shortly before Keith got sick.  Dan was the post production supervisor, but as Keith’s condition worsened, Dan stepped up in a very big way to help push the film to completion.  I’ll be forever grateful to him for the roll he played.

What story did you want to tell in this documentary?
We just wanted to do right by the band and tell their story.  There wasn’t any lurking motive on our end to say something specific, we just wanted to make something that showed who these guys were.  In the end I think we did that, it’s a great perspective on who these guys were as a band at that point in time when we filmed them 10 years ago.

What are your favorite musical documentaries?
I really like the Devil and Daniel Johnston, New York Doll, and Gimme Shelter.

 

www.dontbreakdown.com

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.