Rory Kennedy: Take Every Wave,
El arte de contar la vida

10 June 2018 Texto: Rando. Fotografía: Archivo .

{english below} Take every wave es la vida de Laird Hamilton, quizás uno de los surfistas más carismáticos de los últimos tiempos. Creo que para muchos va a ser una autentica sorpresa, ver todos los avatares de su existencia y su afán por cambiar el surfing de olas grandes. Desde luego se puede decir que hay un antes y después de Laird Hamilton y en este documental vamos a poder ver y comprender qué es lo que motiva a Laird a traspasar los limites.

Tu carrera como productora y directora se centra en el documental. ¿Por qué estás tan interesada en este género?
Siempre he tenido un profundo amor y aprecio por las películas documentales. La mayoría de mis películas tratan algunas de las preocupaciones sociales más apremiantes del mundo, como la pobreza, la corrupción política, el abuso doméstico, la adición a las drogas, los derechos humanos y las enfermedades mentales. Habiendo crecido en una familia política, disfruto hacer películas que se centran en problemas sociales complejos que no reciben la atención principal que merecen.
Me encanta hacer este tipo de películas porque creo que pueden ir más allá de las estadísticas, los números y las complejidades de un tema en particular, y realmente resaltar a la humanidad de una manera que un artículo o un artículo de periódico podría no ser capaz de hacer. Poder llevar estas historias a los hogares de millones de estadounidenses, brinda la oportunidad a las personas de comprender mejor un tema en particular y profundizar su apreciación de cómo suceden las cosas y cómo llegamos a donde estamos.

¿Cómo fueron tus primeros pasos en el documental?
Empecé a hacer películas fuera de la universidad. Mi primera película fue Women of Substance sobre las dificultades que tienen las mujeres para tratar la adicción a las drogas y el alcohol. La película estaba basada en un artículo que escribí en la Universidad de Brown. Cuando me gradué, me di cuenta de que quería convertirlo en una película y llevar estas historias personales que había investigado a un público más amplio.

 

foto: Tom Servais

 

Desde hace algún tiempo, el interés en el documental ha vuelto, hay una propensión a conocer la realidad que nos rodea. ¿A qué crees que se debe este interés?
Las personas están interesadas en comprenderse a sí mismas y al mundo que nos rodea. Las historias de la vida real ayudan a profundizar nuestro sentido de compasión y empatía por los demás. Las películas documentales aumentan nuestra comprensión de problemas sociales complejos a través del testimonio de estas narrativas personales convincentes. Los documentales se han vuelto más entretenidos a través de los años, con un grupo de cineastas fantásticamente talentosos que han ayudado a cambiar el panorama del género. Netflix, Amazon y Hulu, entre otros servicios de transmisión, han permitido a los consumidores encontrar los documentales en los que están personalmente interesados, lo que también ha ayudado a aumentar la demanda.

Ha retratado la vida de una familia de campesinos pobres en Appalachia, los últimos días de la Guerra de Vietnam y una película sobre un surfista. ¿Qué quieres decir? ¿Qué estás buscando mostrar?
La mayoría de mis documentales se han centrado principalmente en temas sociales, por lo que Take Every Wave fue un poco anormal. Pero lo que finalmente me impulsa a hacer una película es una gran historia. Entendí los antecedentes personales de Laird a un nivel bastante profundo y me enganché. Además de surfear algunas de las olas más grandes jamás registradas, Laird también ha cambiado profundamente el deporte en los últimos 40 años. Sin embargo, entender a Laird y lo que lo condujo es realmente lo que está en el corazón de la película. ¿A quién no le interesaría una historia sobre un individuo que decide que puede ir más allá de los límites establecidos, hacerlo mejor, hacerlo de otra manera, probar algo que nadie más haya intentado antes? Creo que hay temas universales en esa película con los que casi todos se pueden identificar, incluso si no eres un ávido surfista.

 

foto: Erik Aeder

 

La historia de Laird Hamilton es, en cierto modo, la historia de una persona que busca su camino y ese camino lo lleva a transformar el surf de las grandes olas. ¿Es esto lo que más te interesó de tu historia?
En mi familia, el deporte tenía un gran valor: la voluntad de competir. Miedo, coraje, enfoque: estas eran cosas que debían enfrentarse, explorarse y aprovecharse. Mi madre insistía, incluso cuando éramos muy pequeños, en que mis diez hermanos y yo aprendiésemos a esquiar, navegar y jugar al fútbol. Y no era solo la competencia lo que ella buscaba: nos animaban a empujarnos al límite de nuestras capacidades y más allá. Estábamos destinados a caernos y aprender a volver a subir. Nos enseñaron no solo cómo ganar, sino también cómo ganar cada victoria.
Estos valores y las recompensas que provienen de esa mentalidad también estuvieron presentes en los héroes de la vida real con los que yo, como niño, tuve la suerte de pasar el tiempo: amigos de la familia como el montañista Jim Whittaker, la campeona de tenis Billie Jean King, y el decatleta Rafer Johnson. Estos son atletas que rompieron récords, borraron fronteras y rompieron límites. Son personas que crearon sus propios caminos y cambiaron para siempre el paisaje de sus respectivos deportes. En el escenario mundial, eran superhéroes más grandes que la vida, leyendas de cajas de cereales. Y sin embargo, cuando se sentaron alrededor de nuestra mesa de desayuno, parecían personas normales. Eran valientes, sin duda, y concentrados. Tenían el talento y el empuje que pueden impulsar a los atletas a la grandeza. Pero ellos también eran simplemente personas.
Cuando era niña, esta aparente contradicción siempre me intrigó. ¿Qué hizo que estos atletas quisieran lograr las hazañas extraordinarias por las que eran conocidos? ¿Qué les hizo pensar que podían? ¿Qué los impulsó y qué los alimentó en ese largo camino? ¿Por qué tuvieron éxito donde tantos otros habían fallado, y cómo se sintieron con relación a ese éxito? ¿Valió la pena el precio que pagaron?
Laird Hamilton es uno de los mejores surfistas de olas grandes de todos los tiempos. Como innovador, ha cambiado el deporte más que cualquier otra figura en al menos el último medio siglo. Hacer una película sobre Laird me dio la oportunidad de explorar todas estas preguntas.

 

 

Take Every Wave es un cambio de registro con respecto a tu trabajo anterior, ¿cómo llegaste a esta historia?
He hecho principalmente películas sobre temas sociales a lo largo de mi carrera, así que este es definitivamente un tipo diferente de película para mí y un nuevo desafío. Siempre me han interesado las personas que se esfuerzan hasta el límite y son las mejores en lo que hacen, y Laird ciertamente encaja en esa descripción. Y, francamente, me encantan las películas de olas grandes. Creo que hay algo realmente genial en las personas que se desafían en estas enormes olas, y es entretenido y divertido. Por lo tanto, había algo sobre hacer una película de surf que me atraía, pero también me interesaron las historias y el carácter y la estructura, y luego traes eso a un género que no necesariamente tiene una historia de incorporar esos elementos. Lo que realmente me atrajo de Laird es que estaba más allá de un gran surfista. Él era un personaje real. Es uno de los grandes individualistas que no se adapta ni se conforma. Aprecio eso sobre él y las elecciones que ha hecho a lo largo de su vida. Esta es una historia sobre un niño que vino de la nada. Eran muy pobres, tenía muy poca educación y persiguió sus sueños y, como resultado, ha hecho grandes cosas. No creo que esa sea la vida para todos, pero creo que es inspiradora por derecho propio.

¿Cuál es tu relación con el surf?
Me encanta surfear Me mudé a California desde Brooklyn hace unos ocho años e intenté surfear por primera vez cuando me mudé aquí. Entonces, llegué a eso tarde en la vida. Pero, lo disfruto. No creo que nadie diría que soy una gran surfista. ¡Es divertido!

 

foto: Patrick McFeeley

 

Por supuesto, rodar en el océano es un desafío. ¿A qué dificultades técnicas te enfrentaste
Tomó un tiempo entender cómo funcionan las ondas y cuál es la mejor manera de dispararles. Vi muchas películas de surf, y esquío, así que sé que puedes estar en la carrera más empinada y se ve plana en las imágenes, por lo que hay algo en el ángulo de disparo que da forma a su aspecto. En nuestro caso, rodar en helicóptero era la mejor manera de mantenerse al día con Laird.

¿Qué crees que aprendiste durante el rodaje?
A no surfear con Laird. Estoy segura de que salvaría mi vida, pero realmente no quiero estar en una posición en la que esté tan cerca de la muerte.

Me parece interesante cómo Laird enfrenta sus miedos conscientemente. ¿Crees que esta forma de enfrentar tus miedos es lo que te ayuda a enfrentar las olas?
Creo que nuestros instintos naturales son evitar las olas y correr en la otra dirección. Olas del tamaño de un Laird particularmente grandes. Ciertamente, esos son mis instintos. El surf a menudo requiere que superemos nuestras respuestas naturales … para ser más conscientes. Esto es algo que aprecio sobre el surf. Creo que esto puede suceder para la mayoría de nosotros en una ola de 3-4 pies. Para Laird, eso significa una ola de 80 pies. Pero es la misma lucha interior. Creo que hay mucho que aprender acerca de nosotros mismos explorando ese espacio.

 

foto: Patrick McFeeley

 

¿Qué te gustaría que la gente se llevara después de ver Take Every Wave?
Creo que la película trata sobre el valor de perseguir tus sueños y de esforzarse para ser lo mejor que puedas ser. Esa es la historia de Laird. Quería hacer una película que atrajera a los surfistas, pero finalmente crear una película que atrajera a un público mucho más amplio.

Obtuviste una nominación al Oscar por Últimos días en Vietnam, ¿por qué cree que esta guerra sigue siendo importante para el pueblo estadounidense?
Siempre me ha interesado Vietnam, y siento que es un evento seminal en la historia de nuestra nación. Para una guerra que ha sido tan bien documentada en este país, fue realmente sorprendente cómo pocas personas entendieron exactamente lo que sucedió durante esos días finales: el Ejército de Vietnam del Norte se acerca a Saigón mientras la resistencia survietnamita se desmorona. Estados Unidos solo tiene una tripulación de diplomáticos y operativos militares aún en el país. A medida que la victoria comunista se vuelve inevitable y Estados Unidos se prepara para retirarse, algunos estadounidenses comienzan a considerar la posibilidad de encarcelamiento y posible muerte de sus aliados, compañeros de trabajo y amigos de Vietnam del Sur. Con el tiempo en marcha y la ciudad bajo fuego, varios estadounidenses heroicos toman el asunto en sus propias manos, participando en operaciones no autorizadas ya menudo improvisadas en un esfuerzo desesperado por salvar la mayor cantidad posible de vidas de vietnamitas del sur.

 

 

 

foto: Patrick McFeeley

 

foto: Patrick McFeeley

 

 

foto: Tim McKenna

 

English:

RORY KENNEDY: TAKE EVERY WAVE, THE ART OF TELLING LIFE

Take every wave is the life of Laird Hamilton, perhaps one of the most charismatic surfers of recent times. I think that for many people it will be a real surprise, to see all the vicissitudes of his existence and his desire to change the surfing of big waves. Of course it can be said that there is a before and after Laird Hamilton and in this documentary we will be able to see and understand what it is that motivates Laird to go beyond the limits.

Your career as a producer and director focuses on documentary film. Why are you so interested in this genre?
I have always had a deep love and appreciation for documentary films. The majority of my films deal with some of the world’s most pressing social concerns including poverty, political corruption, domestic abuse, drug addition, human rights, and mental illness. Having grown up in a political family, I enjoy making films that focus on complex, social issues that are not getting the mainstream attention they deserve.
I love making these kinds of films because I feel that they can reach beyond the statistics, numbers, and complexities of a particular issue, as well as really highlight humanity in a way that an article or newspaper story might not be able to do. Being able to bring these stories into the homes of potentially millions of Americans, provides an opportunity for people to better understand a particular issue and deepen their appreciation of how events came to be and how we got to where we are.

How were your first steps in documentary film?
I started making films out of college.  My first film was Women of Substance about the difficulties that women have treatment for drug and alcohol addiction.  The film was based on a paper I wrote at Brown University.  When I graduated, I realized that I wanted to turn the paper into a film and bring these personal stories I had researched to a broader audience.

For some time now, interest in documentary films has returned, there is a propensity to know the reality that surrounds us. What do you think this interest is due to?
People are interested in understanding themselves and the world around us. Real life stories help deepen our sense of compassion and empathy for others. Documentary films increase our understanding of complex social issues through witnessing these compelling personal narratives. Documentaries have gotten more entertaining over the years, with a fantastically talented group of filmmakers who have helped changed the landscape of the genre. Netflix, Amazon, and Hulu among other streaming services, have enabled consumers to find the documentaries they are personally interested in, which has also helped increase demand.

You have portrayed the life of a family of poor peasants in Appalachia, the last days of the Vietnam War and a film about a surfer. What do you want to tell? What are you looking to show?
Most of my documentaries have focused primarily on social issues, so Take Every Wave was a bit on of an anomaly. But what ultimately drives me to make a film is a great story. I got to understand Laird’s personal background at a pretty deep level, and was hooked. In addition to riding some of the biggest waves ever recorded, Laird has also profoundly changed the sport over the last 40 years.  But understanding Laird and what drove him is really what’s at the heart of the film. Who wouldn’t be interested in a story about an individual who decides he can push beyond established boundaries—do it better, do it differently, try something no one else has ever tried before?  I think there are universal themes in that film that most anyone can relate to, even if you aren’t an avid surfer.

The story of Laird Hamilton, is in a certain way a story of a person who seeks his way and that path leads him to transform the surfing of big waves. Is this what interested you the most in your story?
In my family, there was a huge value placed on athleticism—the willingness to compete. Fear, courage, focus—these were things to be confronted, explored, and harnessed. My mother insisted, even when we were very young, that my ten siblings and I learn to ski, sail, and play football. And it wasn’t just competency she was after—we were encouraged to push ourselves to the edge of our abilities and beyond. We were meant to fall hard and learn to get back up again. We were taught not just how to win but also how to earn each win.
These values and the rewards that come from that mind-set were also present in the real-life heroes whom I, as a child, was lucky enough to spend time with—family friends such as mountaineer Jim Whittaker, tennis champion Billie Jean King, and decathlete Rafer Johnson. These are athletes who broke records, erased boundaries, and shattered limits. They are individuals who carved out their own roads and forever changed the landscape of their respective sports. On the world stage, they were larger-than-life superheroes—cereal-box legends. And yet as they sat around our breakfast table, they seemed like ordinary individuals. They were courageous, to be sure, and focused. They had the talent and drive that can propel athletes to greatness. But they were also just people.
When I was a child, this apparent contradiction always intrigued me. What made these athletes want to accomplish the extraordinary feats they were known for? What made them think they could? What drove them, and what nourished them on that long, hard drive? Why did they succeed where so many others had failed, and how did they feel about that success? Was it worth the price they paid?
Laird Hamilton is one of the greatest big-wave surfers of all time. As an innovator, he has changed the sport more than any other figure in at least the last half century. Making a film about Laird gave me a chance to explore all these questions.

Take Every Wave is a change of register with respect to your previous work, how did you get to this story?
I have done mostly films about social issues over the course of my career so this is definitely a different kind of film for me and a new challenge. I’ve always been interested in people who push themselves to their limits and are the best at what they do and Laird certainly fit that description. And, frankly, I love big wave films. I think there’s something really cool about people that challenge themselves on these enormous waves, and it’s entertaining and fun. So, there was something about doing a surf movie that was appealing to me, but I also am invested in stories and character and structure and then you bring that to a genre that doesn’t necessarily have a history of incorporating those elements. What really appealed to me about Laird is that he was beyond a great surfer. He was a real character. He’s one of the great individualists that does not adapt or conform. I appreciate that about him and the choices that he’s made throughout his life. This is a story about a kid that came from nothing. They were very poor, he had very little education, and he pursued his dreams and he’s done great things as a result. I don’t think that’s the life for everybody but I think it’s inspiring in its own right.

What is your relationship with surfing?
I love surfing. I moved out to California from Brooklyn about eight years ago and tried surfing for the first time when I moved out here. So, I came to it late in life.  But, I enjoy it.  I don’t think anyone would argue that I’m a great surfer. It’s fun though!

Of course, rolling in the ocean is a challenge. What technical difficulties did you face?
Rolling in the ocean of course presents a new set of challenges – how do you know when the wave is coming, for example? It took some time to understand how waves work and how best to shoot them. I watched a lot of surf films, and I do ski, so I know you can be on the steepest run and it looks flat in pictures, so there’s something about the angle of shooting that shapes how it looks. In our case, shooting by helicopter was the best way to keep up with Laird.

What do you think you learned during the shoot?
To not surf with Laird. I am sure he would save my life, but don’t really want to be in a position where I am that close to death.

I find it interesting how Laird faces his fears consciously. Do you think that this way of facing your fears is what helps you to face the waves?
I do think our natural instincts are to avoid waves and run in the other direction. Particularly big Laird-size waves. Certainly those are my instincts. Surfing often requires us to overcome our natural responses…to be more conscious. This is something I appreciate about surfing. I think this can happen for most of us in a 3-4 foot wave. For Laird, it takes an 80-foot wave. But it’s the same interior struggle. I think there is a lot to learn about ourselves through exploring that space.

What would you like people to take away after watching Take Every Wave?
I think the film is ultimately about the value of pursuing your dreams and pushing yourself to be the best that you can be. That is the story of Laird. I wanted to make a film that would appeal to surfers, but ultimately make a film that would appeal to a much wider audience.

You got an Oscar nomination for Last Days in Vietnam, why do you think this war is still important for the American people?
I’ve always been interested in Vietnam, and feel that it’s a seminal event in our nation’s history. For a war that has been so well documented in this country, it was indeed surprising how few people understood exactly what happened during those final days: the North Vietnamese Army closes in on Saigon as South Vietnamese resistance crumbles. The United States has only a skeleton crew of diplomats and military operatives still in the country. As Communist victory becomes inevitable and the U.S. readies to withdraw, some Americans begin to consider the certain imprisonment and possible death of their South Vietnamese allies, co-workers, and friends. With the clock ticking and the city under fire, a number of heroic Americans take matters into their own hands, engaging in unsanctioned and often makeshift operations in a desperate effort to save as many South Vietnamese lives as possible.

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.