Msk surfboards

22 September 2020 Texto: Ale largo. Fotografía: Rufo.


tablas para el mundo con pedrigrí malagueño

Nacida de una noche de moragas, fusionando los nombres de lo que entonces era una religión para nosotros: ir a la Misericorida a surfear en el Opel Kadett heredado del abuelo de Henoc. Un coche pintado a brocha cuya carga máxima de combustible en la época eran los 2/3 € que podíamos pedir a nuestros padres.

MISKA, o en su abreviatura: MSK había nacido sin ser nosotros conscientes. Lo importante aquellos días era el dinerito para gasofa y que cuadraran olas. El resto, daba igual.

Tras introducirnos en el mundo del surf allá por 2000/2001, Henoc decidió dejar los estudios y perseguir su nueva pasión: descubrir el mundo de la industria surfera. Fue entonces y de la mano de Mañas (Native Surfboards) donde poco a poco iría aprendiendo el negocio de las tablas de surf.

 

 

Años más tarde y después de hacer del surf no solo su pasión sino su razón de ser, marchó en busca de nuevas experiencias. El destino, todo un Goliat de la industria: Pukas.

Durante un largo periodo, fue adquiriendo conceptos hasta entonces desconocidos: perfeccionando pintura, glaseado, aprendiendo a cortar foams en máquina y depurando sus habilidades de shaper, siempre guiado por las mejores manos de este mundillo. Gente de la talla de: Axel Lorentz, Johny Cabianca, Agote, Adriano Nunes y un largo etc. De hecho Adriano, sigue siendo colaborador en Msk Surfboards.

Uno de sus “padrinos” en la industria fue Johny Cabianca, quien decidió arrancar su propia fábrica y no dudó ni un segundo en contar con Henoc para su equipo. Aquí su sueño parecía crecer por encima de sus posibilidades, llegando a lo que para cualquier trabajador del mundillo era el top: glasear las tablas de Don Gabriel Medina: todo un campeón de la ASP World Tour.

 

 

Lleno de ambición e ilusión, Henoc comenzaría en un pequeño taller de Renteria a fabricar sus primeras Msk, en paralelo a su trabajo en el taller de Cabinca Design, llegando a fabricar durante su estancia hasta 150 Msk Surfboards, algo que habla muy bien de su trabajo dada la competencia en la Basque country.

Ya en el Pais Vasco tocó techo, consiguió todo lo que su trabajo y su ambición  le permitieron y era la hora de emprender el vuelo. Exponer todas sus experiencias enfocadas a lo que un día soñó: expandir su propia marca en su tierra natal: Málaga, allí donde enganchó sus primeras derechas y poder así aportar su granito de arena al surfer local. MSK estaba cogiendo forma.

Vuelta a Málaga, vuelta a los orígenes, donde “no hay olas”, vuelta  donde las marcas grandes prevalecen sobre las locales, una hacienda complicada sin duda.

 

 

Pero la vida es para los valientes: con escasos euros y un montón de incógnitas, pero eso sí, ganas, muchas ganas de enseñar al mundo lo que traía MSK Surfboards.

Henoc sacó su pincel y comenzó el baile, un baile que se cuenta a ritmo de flamenco, acompañado de la brisa mediterránea y ese aroma a cera recién puesta. MSK llegó y no pudo tener mejor aceptación: tonos suaves, líneas punteras y un perfecto equilibrio entre el peso y la flotabilidad, un maridaje ideal para los que persiguen hasta el último detalle hacia la perfección.

Hoy, MSK Surfboards ha ganado el corazón de muchos y comienza a exportar por toda la península su savia, su frescura y su pureza. El sueño de una noche de verano es hoy toda una filosofía de pasión, buen gusto y arte, mucho arte.

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.