LUNAVIEJA: VÁLVULAS, DISTORSIÓN, RITUAL Y TRANCE

22 September 2020 Texto: Pedro Rodríguez. Fotografía: Guillermo Machuca Sedeño - IG: guile_voorhees.

El mito dice con poesía lo que la ciencia dice con melancolía: nada se crea o se destruye, todo se transforma. Lo viejo se hace nuevo y es viejo a la vez. La escena de las bandas de música independiente (sí, verdaderamente independiente, esa libertad que nace y crea y se perpetua desde nada) siguen la vida elíptica de las esferas del cosmos. Desde el sonido de los locales de ensayo a la bruma azul y roja del circuito de conciertos en bares. Los festivales clandestinos junto al mar y en las colinas tras los senderos de ramas. Hay un ritual. Una constante creativa.

LunaVieja es la salvia nueva y vieja del árbol mundo hecho de timbales, platos, cables y cabezales orange o marshall… Una propuesta que surca las raíces de la cultura esotérica a golpe de doom y psicodelia. Después del impacto de verlos en directo el pasado 2019, nos hemos reunido con sus tres integrantes, Estefy Otero, Javi Luque y Paco González.

Hablemos de cosas viejas…

 

 

LunaVieja ha empezado a enseñar su cara hace poco tiempo, pero transmite mareas muy viejas, casi primigenias. ¿Cuáles han sido sus fases lunares, su nacimiento y desarrollo hasta su estado actual?
ESTEFY: Hola a todos, para empezar quería daros las gracias ¡por interesaros por lo que hacemos! ¿Cómo comenzó todo? La culpa la tuvo nuestra bruja LunaVieja, que sabe mucho de conexiones. Hace unos años nos hizo coincidir a Luque y a mi en una noche de creciente, seguro que os ha pasado alguna vez eso de conocer a alguien y que se os vuele la cabeza compartiendo todo lo que os mola, pues casi explotamos, un no parar de pasarnos música, pelis, fanzines, podcast, libros, cómics, conciertos, festivales, todo fluía a ritmo frenético entre nosotros y claro, teníamos que tocar, por lo menos sabíamos que íbamos a echar unas risas y que, mejor o peor, sacaríamos algo de ahí. Luque se puso a la guitarra y yo a la batería. Poco después vino Paco, el elemento que nos faltaba. Ya teníamos la mandrágora, el estramonio y ahora el beleño negro, ya podíamos llevar a cabo los planes de la bruja.

Vosotros tampoco sois nuevos en esto, por favor presentaros y contadnos vuestra trayectoria musical.
PACO: La etiqueta de músico se me queda grande. Desde los diecisiete que hice varios intentos como cantante, algunos con Estefy y más amigos. He ido dando tumbos y aprendiendo sobre la marcha de forma autodidacta. He tocado palos diversos pero donde más cuajó fue en el hardcore/punk, death metal melódico y el crossover. Desde hace unos años le estoy dando al bajo (alguien tenía que llenar el vacío que dejó Stefy al dedicarse a la batería jaja). Y la verdad que con LunaVieja estoy disfrutando, abusando de la distorsión y aprendiendo en cada ensayo.
ESTEFY: Bueno, yo empecé a tocar el bajo en el pleistoceno, jajajaja. Mi primer grupo fue con mi amigo Paco, éste Paco, es paradójico que siempre hayamos estado tocando juntos, hasta hoy (¡en  la vida consigo librarme de ti!). De todas las bandas que tuve, y a las que recuerdo con mucho cariño, nunca voy a olvidar a All Worn Out y a Plague of Hate. Ahora tengo el impulso de tocar la batería. ¡Y ya sabéis que a los impulsos siempre hay que hacerles caso, jajajaja!
LUQUE: No, no somos nuevos en esto. Venimos de otras bandas en las cuales tocamos hace unos años. Yo toqué con Coleóptero y luego con Sagan, bandas muy diferentes entre sí, pero cumplían a la perfección con lo que me apetecía tocar en ese momento. Realmente el sentimiento es  el mismo, reunirse y tocar con personas que comparten tus inquietudes y sobre todo intentar sacar lo que guardas en tu interior.

LunaVieja es un concepto musical solido al que le habéis aportado una identidad muy concreta, tanto musical como estética. ¿Qué elementos habéis unido para formarla, tanto de influencias musicales como tipo de sonido o rasgos culturales?
ESTEFY: Somos muy eclécticos en esto, podemos encontrar inspiración en ritmos africanos, en la psicodelia turca, en la densidad del Doom, el punk, el post-punk, los sintes del darkwave o el shoegaze.
En cuanto a rasgos culturales tenemos también un buen batiburrillo montado, ¡como debe de ser! Para no extenderme mucho decir que nos interesan dos aspectos que creemos se da en todas las culturas: el ritual y el símbolo en su carácter atemporal y su capacidad de desvelar patrones de lo oculto. Nos fijamos mucho en lo primitivo, la época medieval, el simbolismo, el surrealismo o la magia del caos, con sus sigilos.

¿Cómo es vuestra dinámica de trabajo a la hora de componer? ¿Qué herramientas usáis y qué ideas se exponen en vuestros ritmos, melodías y letras?
ESTEFY: Al final somos meros títeres de la bruja, que nos lleva por oleajes cósmicos. Improvisamos. Empieza uno de los tres y en seguida los otros le siguen; damos vueltas al compás con la serpiente en espiral y ahí es cuando se nos suceden ritmos, texturas, sonidos, imágenes, colores, luces, sombras, olores, intensidades, es como un buen trance que despierta toda la esencia a la vez. Entramos en un espacio liminal en el que el ojo espiritual se abre. Las mareas nos llevan, sin analizar los estilos por los que pasamos, simplemente tocamos sin más, a veces nos sale bien y otras no tanto, pero estamos contentos igual porque nos vale con exponernos.
LUQUE: Nuestro sonido en sí nos parece bastante primitivo e incluso me atrevería a decir percusivo. Básicamente intentamos mezclar partes melódicas y paisajísticas con riffs lentos y pesados.
ESTEFI: Con el tema de las letras funciona más o menos igual, se nos plantan las imágenes, los símbolos y ya no hay quien hable de otra cosa. Hasta el momento todas giran en torno a la mitología comparada, el folclore, las artes adivinatorias, el concepto de la bruja en sí. Tenemos letras que hablan del mal de luna, de caminos hacia el Sabbat, de transfiguraciones, desdoblamientos, la senda de los venenos, vuelos, la brujería del cerco, los sueños, trances, de lo nocturno, lo grotesco. Algo que nos flipa y nos parece muy potente es la magia poética del lenguaje, los hechizos canturreados.
Bueno, y decir también que nos salen a menudo referencias al inefable episodio de la caza de brujas de la Europa y la América del XVI y XVII. La evolución del feudalismo al capitalismo fue mortal. Vamos, dos siglos de ejecuciones y de control social que, en gran medida, seguimos arrastrando hoy en día.

 

 

Hemos hablado de referencias y elementos culturales. La mayor parte de la música se limita a definirse por estilos o fusiones. Vosotros habéis levantado un proyecto que se apoya fuertemente en raíces de movimientos subculturales y todo tipo de expresiones artísticas no solo musicales, como el cine, la literatura e incluso el esoterismo. En LunaVieja se percibe una mitología que la nutre y la inspira. Muchas bandas y estilos han basado su trabajo no solo en el juego de la evolución de un estilo de ritmo y sonido, sino también de una ideología. Y a veces, mucho más allá, en otras referencias creativas que terminan definiendo una cultura.  Los años han convertido muchas cosas en meros consumibles, especialmente en el arte. Vosotros mostráis un hilo solido entre muchas referencias y aportáis una identidad fuerte. ¿Os reconocéis intencionalmente en esta idea, en una cultura o más concretamente “subcultura”? ¿Os veis relacionados en otros aspectos de una cultura independiente actual que también se expresa por otros medios, literarios, plásticos, etc? ¿Qué escenario más allá del musical veis que se comunique y os refleje, en cierto modo?
ESTEFI: Si nos tenemos que situar en un lugar está claro que lo hacemos, concienzudamente, en la subcultura, es de ahí de donde hemos aprendido nuestro modo de hacer. Quizás todo cambie hacia otra cosa, pero por ahora vemos en lo “oficial” poca coherencia con nuestro pensamiento. Y además nos sentimos cómodos y más curiosos con lo que se hace al margen, quizás sea porque nos parece más libre, enérgico, con menos complejos y prejuicios.
En cuanto a la ideología está clarísimo, no seguimos nada, tan sólo a nosotros mismos y a lo que podemos lograr con nuestros medios. Básicamente tiramos hacia el Do It Yourself que aprendimos del movimiento hardcore/punk.
No somos ni artistas ni músicos, pero hacemos nuestra música, nuestro merchan, vendemos amuletos, sacamos panfletos, nuestros dibujos de trazos torpes, y alguna que otra cosa más que se nos ocurrirá seguro.
Por supuesto que nos sentimos reflejados y agradecidos por todo lo que nos aportan las distris, gente que se mete de lleno en temas poco usuales y sacan material con sus editoriales independientes, gente que organiza conciertos, cursos, podcast, fanzines, patreons, cine con pocos medios, gente que hace artesanía, arte. En definitiva nos gusta la gente que hace cosas, que no para, que se mete en mil movidas a veces sin saber porque así lo siente.

La escena de una música verdaderamente independiente nunca ha sufrido de altibajos. Muchos se pueden confundir en que el rasgo vital de la música y las bandas de este tipo de escena es la popularidad. Que hay muchas y algunas destacan. Ocurrió en los noventa con la moda del grunge. Todo parecía que dependía siempre del elemento económico: la discográfica. Esto jamás ha frenado la proliferación de bandas de todo tipo.
Algunos de vosotros lleváis años tocando y como habéis comentado, habéis pasado por varios proyectos. España, como muchos otros países, tiene en cada ciudad bandas muy sólidas y una estrecha interacción que las relaciona. Se ve claramente en la historia del post punk, el hardcore y todas las variantes del metal.
Quiero llevar más allá vuestra opinión de todo esto cuando además vemos que hay más proliferación de sellos independientes y cuando ya no solo se conocen este tipo de bandas por el circuito de directos, sino que además la tecnología ha avanzado tanto como para independizar la exposición a través de medios como bandcamp o como para autoeditarse a través de programas digitales de sonido. ¿Qué opináis de todos estos elementos? ¿Pensáis que aportan una libertad sólida para músicos como vosotros? Y ¿cómo usáis o veis estas herramientas para vuestro proyecto como LunaVieja?
PACO: Nuestro principal interés es compartir y tocar allá donde podamos y nos permitan. Las nuevas tecnologías e internet traen muchos problemas a la sociedad, pero también facilidades para la difusión de bandas que lo que queremos es eso, compartir nuestra música con gente que les guste lo que hacemos dando sintonía a sus vidas. El tema de autogestión es algo que nos gusta pero conocemos nuestras limitaciones. Pronto querremos grabar y queremos hacerlo con gente que sepa y entienda nuestra música.
LUQUE: Los tiempos cambian y con ello muchos aspectos de la industria como las discográficas, las tiendas de música, las plataformas donde escuchar música… a día de hoy nadie se va a una tienda de música a escuchar un cd o un vinilo, lo escuchas en el ordenador de tu casa o en el móvil. Hacer algo “independiente” como dices es realmente difícil actualmente, en parte debido al exceso del acceso de la cultura que vivimos, que me parece grandioso que a golpe de click podamos empaparnos de cualquier cultura o estilo musical, pero también nos llega a saturar. Yo nunca he visto la música como un negocio, me gano el sueldo de otra manera, lo he vivido así toda mi vida, y creo que eso me aporta más libertad a la hora de componer, pues cuando toco, hago lo que me da la gana.

 

 

Hablemos del presente cercano. Empezasteis el año pasado a mostrar vuestro trabajo en algunos directos. Ahora el Covid-19 ha impactado en todo, especialmente en la música en directo. ¿En qué habéis estado trabajando y qué hay por delante en los meses venideros para LunaVieja?
LUQUE: Pues es una jodienda todo lo que nos está tocando vivir por culpa de la pandemia. Se han suspendido conciertos, festivales, eventos, etc. Sólo podemos decir que son tiempos extraños y de toda esta acción surgirá una reacción, lo importante es seguir intentándolo. 

Para terminar, si os animáis. ¿Podéis hacernos algunas recomendaciones? ¿Alguna buena peli o libro, disco? ¿Algún buen sitio para comer pescaito o hacer un aquelarre?
LUQUE: está es una de las preguntas más delicadas de contestar puesto que está claro que lo que me gusta a mí no tiene por qué gustarle a los demás. Yo ando muy metido en la literatura de Michael Moorcock o H.P. Lovecraft. Cuando me pongo a la guitarra se me vienen películas de terror y de Ciencia Ficción, e intento dejarme llevar en ese tipo de ideas con mi forma de tocar.
PACO: Pues no sé… ahora me estoy leyendo Apocalipsis de Stephen King y la verdad que me está gustando, muy acorde a la situación actual.
ESTEFY: Os voy a pasar algunas referencias, desde personas que me inspiran a autores con los que he aprendido un montón. ¡Si os interesa el tema y tenéis otras recomendaciones ya sabéis! Me encanta Julio Caro Baroja, José Miguel de Barandiarán, Norman Cohn, Claude Lecouteux o Israel J. Espino, Silvia Federici, Juan Eduardo Cirlot y su hija, Victoria Cirlot. Los fanzines de Antipersona y cualquier material que saca La Aurora Dorada, entre otros.
Visitad si os interesa los perfiles de Instagram de Diana Calabaza de Bingen, Sére Skuld, Margit Glassel, Tayricuenca, Occvltacrafts, Mirlo Blanco,  Estramoniak. Por Málaga se hacen cosas brutales, visitad Lalunaenunhilo, Encarni Díaz (@_gingerland_), @jade_the_leo y por supuesto todo lo que hagan Silvia Rasero y Soledad Villalba Cumpián, a ambas las conoceréis si seguís el panorama musical de nuestra ciudad.
¡Ah! Y programas de podcast como Encrucijada Pagana, Proyecto Terror, El Libro Rojo o la Escóbula de la Brújula molan muchísimo!

 

 

 

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.