LA VIDA PERRA:
ÁNGEL VÁZQUEZ Y EL TÁNGER INTERNACIONAL

15 April 2019 Texto: Francis Medina. Fotografía: La Vida Perra.

Hubo un Tánger irrepetible, una ciudad casi imposible fuera de los dominios de la ficción. Pero, una vez más, la realidad nos enseñó que no debemos subestimarla, que la única fantasía posible sucede precisamente dentro de sus márgenes. Pero, tan irrepetible como ese Tánger internacional, fue la biografía de Ángel Vázquez, un escritor español que pasó allí la mayor parte de su vida y que, en lo que podríamos definir como un milagro de taxidermia literaria, fue capaz de disecar ese Tánger, de atraparlo dentro una novela que es considerada por muchos una de las más importantes de la literatura española contemporánea. Hablamos, por tanto, de dos milagros: el de una ciudad y el de un hombre. Y lo extraño es que nadie se hubiese tomado aún la molestia de contarnos semejante relato. Pues bien, podría decirse que La Vida Perra (Ángel Vázquez y el Tánger Internacional) es una película documental resultado de una serie de circunstancias fortuitas que comienza con los realizadores de la misma en una librería de viejos de Madrid topándose con un libro que contenía una doble dedicatoria (sé lo que estáis pensando: todo esto se asemeja demasiado al comienzo de una de esas novelas en las que una misteriosa obra literaria termina teniendo consecuencias tempestuosas en las vidas de los que se tropiezan con ella). La cuestión es que la historia de Ángel y el Tánger internacional cambió las vidas de Pablo y de Soledad y, para bien o para mal, ellos también han pasado a ser ya protagonistas del hecho histórico que pretendían documentar. Y es que hay historias que, a poco que te acerques, te terminan fagocitando con una ferocidad comúnmente reservada a las criaturas mitológicas. Después de ver la película estoy convencido de que todos soñarán con tener una máquina del tiempo.

 

 

¿Cómo y cuándo entra Ángel Vázquez en vuestras vidas?
Siempre hemos sentido fascinación por el Tánger Internacional y los escritores anglosajones que frecuentaron la ciudad en este periodo, especialmente Paul y Jane Bowles y William Burroughs. Pero fue un texto de otro escritor español, Juan Goytisolo, el que nos puso en la pista de un escritor poco reconocido, a pesar de haber ganado el Premio Planeta en 1962, y cuya novela, La vida perra de Juanita Narboni, es considerada una de las obras más importantes de la literatura española contemporánea. Este escritor tangerino era Ángel Vázquez y fue leer esta novela e investigar un poco sobre su vida, cuando sentimos la necesidad vital de contar su historia y la de ese Tánger irrepetible.

¿Qué dato o circunstancia propició con más fuerza que sintieseis que era necesario rodar un documental acerca de su vida?
Tras haber devorado de manera enfermiza La vida perra de Juanita Narboninos topamos fortuitamente, en una librería de viejos de Madrid, con una primera edición de su novela Se enciende y se apaga una luz dedicada en puño y letra por el autor a dos personajes tangerinos de renombre, pero que entonces desconocíamos: Pilar Ivars y Eduardo Haro. Tras el hallazgo nos pusimos a investigar quiénes eran estas personas y su importancia en la vida de Ángel Vázquez. Ahí fue cuando no hubo marcha atrás, ya que sin duda la vida de Ángel Vázquez es la mejor de sus novelas.

 

 

Podría decirse que este documental es acerca de la vida del escritor pero también acerca de una ciudad: Tánger. ¿Qué hacía al Tánger de aquella época un lugar tan atractivo y único?
En primer lugar Tánger ha sido siempre la puerta de entrada a África para los europeos. En Tánger se dan la mano Oriente y Occidente y su idiosincrasia ha atraído a toda clase de artistas antes del llamado periodo internacional. Desde los primeros escritores viajeros, como Ali Bey, a pintores como Matisse o compositores como Rimsky-Korsakov. Es en el siglo XX, en su periodo internacional, cuando los escritores anglosajones se sienten atraídos por el exotismo oriental, pero sin renunciar a ciertas comodidades occidentales que solo podía proporcionarles una ciudad abierta como Tánger.
Gran parte de su magnetismo radica en la coexistencia de culturas que había en el periodo internacional. Con el tratado internacional la ciudad pasa a regirse por una comisión internacional compuesta por varios países. Digamos que Tánger era de todos y de nadie, una especie de mundo en pequeño, donde las distintas comunidades vivían más o menos mezcladas entre sí. Pero como se da en la actualidad, una convivencia marcada más que nada por la clase social. Por ejemplo, los emigrantes andaluces y los marroquíes convivían en los mismos barrios, frente a las mansiones de los ingleses que vivían apartados en la colina.
Tánger y Ángel Vázquez son difíciles de separar, toda su obra acontece en la ciudad y su vida en ella le marcará de por vida. En cierta manera la trayectoria vital de Ángel Vázquez es similar al periodo internacional. Con ciertas licencias literarias, podemos decir que Vázquez nace y muere con la ciudad internacional. Es por ello que Tánger es un personaje secundario siempre presente en el documental.

 

 

¿Cómo ha sido el proceso de rodaje del documental? ¿Cuánto se ha dilatado en el tiempo?
Ha sido un trabajo de campo e investigación que hemos desarrollado a lo largo de varios años. Había que poner en el mapa a los personajes, tanto aquellos que conocieron a Ángel Vázquez, como a aquellos apasionados de su obra y el Tánger Internacional. También profundizar en un universo que desconocíamos por completo, pero que nos atraía. Pero sobre todo, al ser una obra autoproducida se ha ido rodando de forma intermitente, cuando las circunstancias laborales lo permitían. Además, así siempre teníamos una excusa para volver a Tánger.

¿Por qué creéis que una figura tan carismática y con una obra tan personal no es más conocida por el gran público? 
En primer lugar fue un escritor que vivió de espaldas al mundillo literario, siempre quiso ir a su aire, y eso lo pagó caro, aún con un Premio Planeta en su haber. Cuando se publicó La vida perra de Juanita Narbonifue una novela adelantada en las formas y en el contenido, especialmente en una España en transición donde triunfaba otro tipo de literatura más social. Aún así su influencia es cada vez más palpable en los círculos literarios y ha sido dos veces llevada al cine. También podíamos hablar largo y tendido de la arbitrariedad del arte en España, que diría Goytisolo, pero dejémoslo ahí.

¿Cómo reaccionaba la gente próxima a Ángel a la que habéis accedido para entrevistarles y darle forma al documental a la noticia de que estabais llevando a cabo esta tarea? ¿Se os ha resistido de alguna manera algún personaje que consideraseis clave?
Pues en general la acogida ha sido muy entusiasta, pero como siempre, te encuentras de todo, desde los más partícipes a aquellos a los que tienes que insistir un poco más. Hay un personaje Lydia Sanz de Soto, hermana de Emilio Sanz de Soto, el gran amigo y valedor de Vázquez, que siempre es muy reacia a dar entrevistas, y nosotros tras insistir muchas veces, conseguimos que nos recibiera en su casa en Madrid, y aunque no quiso aparecer en cámara sí que pudimos conversar con ella y grabarle la voz.

 

 

Desde el punto de vista ahora un poco más formal, ¿cuál es el reto principal que os ha planteado este trabajo concreto?
Está todo hecho de manera DIY. Pablo se ha encargado de la realización, el guión, la fotografía y el montaje, mientras que Soledad ha creado la música original, ha grabado el sonido, operado la segunda cámara y ha ejercido de ayudante de realización. Y en ese sentido creo que nos hemos desenvuelto genial para ser un equipo tan reducido y sin un duro.

¿Habéis tenido algún documental en concreto, o más bien algún documentalista, como referente o influencia a la hora de abordar el vuestro?
La verdad es que no, la temática del mismo y todo lo que queremos contar en la hora escasa de metraje nos llevó a plantearlo de una manera más bien ortodoxa, conjugando la información con lo artístico. A veces tiene un ritmo televisivo y a veces es más abstracto y personal. Pero no nos hemos dejado llevar por la locura -tangerina- porque ante todo lo que queremos es contar la historia de un personaje inolvidable en uno de los momentos más apasionantes de la historia de la humanidad, el Tánger Internacional. Y queríamos plantearlo para un gran público, que no sabe quién fue el escritor ni que ocurrió en el Tánger Internacional.

 

 

¿Creéis que este documental puede despertar el interés de los espectadores en visitar Tánger? Y, de ser así y teniendo en cuenta que vosotros conocéis la ciudad actualmente, ¿creéis que puede llevarse alguna clase de decepción o sigue habiendo aspectos reconocibles de aquella por cuyas calles deambuló Ángel Vázquez?
Por suerte hay mucho de aquel Tánger Internacional que se resiste a desaparecer. En lo arquitectónico tenemos muchísimos ejemplos: el Boulevard Pasteur, la catedral, el Teatro Cervantes y muchos más. También muchos carteles conservan aún la herencia internacional. Hay espacios como el Zoco Chico, que no han cambiado mucho, sigue siendo el corazón del Tánger más auténtico.
A nivel social se ha vivido una lógica y progresiva marroquización de los espacios, y el despertar económico que ha vivido la ciudad en los últimos años ha atraído a muchos marroquíes del entorno rural. Son pocos los marroquíes que dominan el español como antaño, pero aún así, la herencia internacional aún se palpa en su ambiente. Sigue siendo una ciudad canalla; a veces  joven y altiva, pero la mayor parte del tiempo cansada y decrépita.

 

 

Le ponéis el punto y final a un trabajo en el que lleváis mucho tiempo inmersos, un trabajo que ha conllevado viajes, lecturas, conocer y entrevistar a muchas personas. ¿Sentís alguna clase de nostalgia al sentir que esto se acaba, alguna clase de vacío?
Ha sido un recorrido de fondo, una especia de tesis doctoral, sin más aspiraciones que el dejarse seducir por otra realidad a la que éramos ajenos. Hemos conocido a gente fantástica, hemos vivido experiencias inolvidables y siempre se nos ha recibido con los brazos abiertos. Así que siempre se queda algo de nostalgia al acabar, pero bueno, no creo que nuestra relación con el universo tangerino acabe aquí, Tánger ya nos ha atrapado de por vida.

Aquellos que estén interesados en ver el documental (que después de leer esta entrevista estoy seguro de que serán muchos), ¿cómo pueden acceder a él? ¿Tenéis planeados algunos estrenos en fechas próximas?
El documental se pre-estrenó en Casa Árabe Madrid y el estreno mundial será en el  Festival de Cine Africano (FCAT) en Tarifa y Tánger el 29 y 30 de abril, la siguiente ocasión será el 15 de mayo en la “Fundación Euro Árabe de altos estudios” de Granada.

 

www.lavidaperradocumental.com
FACEBOOK
www.pablo-macias.com
EMAIL

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.