JUANMA LEMMY

8 July 2019 Texto: Daniel Romero. Fotografía: Archivo Juanma Lemmy.

Juanma García Fernández (1967, Portada Alta, Málaga), malagueño de pura cepa y malaguista de corazón, regenta toda una institución en Málaga, el Bar Lemmy, que lleva abierto nada más y nada menos que  la friolera de 27 años. Ajeno a modas, allí se escucha Heavy desde la H hasta la Y, pasando por todos y cada uno de sus estilos y ramificaciones. ¿Quieres algo independiente de verdad? Déjate de moderneos y vete al Lemmy, ¡no hay nada más alternativo que lo que vas a encontrar en esas cuatro paredes!

No sé exactamente en qué punto de la historia conocí a Juanma. Recuerdo verle por calle Beatas cuando él iba a currar al Hard y yo andaba zanganeando en la puerta del Filo o en la grada de la Rosaleda viendo y sufriendo al C.D. Málaga (que así se llamaba antes). Durante una época, yo era el correo  del Rockin’ Race Club, me encargaba de llevar los fanzines y cobrar las cuotas a los socios del club del que nació el hoy famoso festival. Juanma era socio, yo le llevaba sus cosas al bar. Ahí creo que fue cuando empezamos a intimar. Teníamos muchas y muy buenas charlas de música, ya que, pese a que “lo suyo es el Heavy”, controla un montón de toda clase de Rock”N”Roll. Me habría encantado que esta entrevista fuera así, con unas cervecitas por delante como antaño, pero las circunstancias y la vida moderna me obligan a mandarle las preguntas por email. Eso sí, en un rato nos vemos en un concierto que es lo que nos mola. ¡Allá vamos con la batería de cuestiones!

 

 

Bueno Juanma, vamos al principio de todo. ¿Cuál fue tu primer contacto con la música? ¿Cuál fue tu primer disco? Cuéntanos un poco cuáles han sido las mayores influencias musicales de tu vida.
Comencé escuchando los The Beatles, mi banda favorita de siempre. Mi primer disco, no, mis primeros discos, hasta que no compré todo de ellos no paré. Después me metí en el rock’n’roll de los 50´s: Gene Vincent, Chuck Berry, Eddie Cochran, etc… y música de lo 60´s hasta que un vecino me dejó un cassete con Black Sabbath y el disco en directo de los Motorhead del 81. Ese sonido atronador y el recuerdo reciente de ver a los AC/DC de Bon Scott en la tele lo cambió todo, ya nada fue igual para mí.

Como buen amante de la música que eres, sabemos que no te cuesta lo más mínimo mover el culo y viajar, si hace falta, para ver un concierto. Todos tenemos un concierto mítico en nuestro haber, ese que dices “Joder, yo estuve allí”. ¿Cuál es el tuyo? ¿Cuál ha sido ese que por la banda en sí, por el sitio o por la circunstancias que lo rodearon, nunca vas a olvidar?
No sé, unos cuantos, a ver… el festival de Monster of Rock de Donnington del 88, unos de mis primeros grandes festivales. Pude ver a los originales Guns and Roses, concierto que terminó con 2 muertos por aplastamiento. Inolvidable para mí Motorhead en la Canciller de Madrid, sobre el 93, donde tuve la suerte de entrar en camerinos y conocer a Lemmy. Le di una camiseta del bar, supercontento con que hubiera un bar en Málaga con su nombre, día inolvidable, o días, porque fuimos a Madrid y terminamos en la feria de Granada. A saber…

 

 

Y últimamente, ¿qué es lo mejor que has visto o lo que más te ha gustado?
Pues lo último que he visto, los Daddy Long Legs. Creo que los conoces… y los míticos UFO en el reciente festival Rock the Coast en Fuengirola. Después de ver muchos festivales en varios países, el mejor organizado ha sido en Málaga, quién lo iba a decir. Han firmado por 5 años, así que ya tengo mi festival de verano sin salir de Málaga.

Ahora es fácil comprar discos, ropa.. Con internet tienes aceso a todo  de manera rápida y efectiva. Antes, hacerse con un disco o una camiseta de un grupo podía ser una auténtica aventura. ¿Cómo te las apañabas tú?  
Normalmente catálogos y colegas de Londres. Todavía tengo la chupa londinense de hace más de 30 años. Ahora tienes todo a mano, muy fácil… 

 

 

Últimamente a mí también me han hecho algunas entrevistas y siempre me acaban preguntando que hacia dónde va Málaga, el turismo vacacional, la situación del centro… El tema empieza a ser cansino. Así que he pensado que quizás sea mejor ver de dónde venimos, ver cómo era todo antes, lo que se ha perdido y hacia dónde deberíamos ir. Fuiste camarero del Hard, viviste la época mágica y, por qué no decirlo, hasta peligrosa del centro. Cuéntanos un poco cómo era esa calle Beatas, llena de rockers, heavies, punks, skins… ¿Qué bares recuerdas de aquellos tiempos? 
Pues como dices, mágica, divertida y hasta peligrosa . Una mezcla de toda la fauna juvenil concentrada en un par de calles, sobre todo en Beatas,  tardes noches que daban para mucho .
Hay que tener en cuenta que éramos casi, y sin el casi, la primera generación después de la dictadura, había muchas ganas de pasárselo bien, éramos casi los primeros y no teníamos referencias anteriores de gente más mayor que nosotros que fueran de estas movidas. Mucha pasión, ingenuidad y ganas de diversión. Hay que tener en cuenta que en aquella época no existía internet, que todo lo condiciona ahora. Si querías encontrar a alguien tan gañán como tú, tenías que ir a Beatas y sus bares, no había otra.
Bares míticos de la época: el Hard, el garito heavy donde yo pinchaba (no era camarero como dices jeje), ponía música, no me gusta eso de DJ; El filo, territorio rocker; el Speed, el bar más punkie del mundo, un entrañable caótico bar; el Quest; el Santa; las previas en el Anchoita, con los viejos del comité de sabios que hablaban y sentenciaban de cualquier tema; el Chicago, que cerraba ya por la mañana; y algunos más. Muchos bares, cada uno con un estilo muy marcado y todo juntos, así se liaba la que se liaba jajaja ¡qué época! Pero vamos, que tampoco podemos quejarnos ahora de cómo está la cosa. Sobre todo en el tema de conciertos, gracias a gente como tú, Juan Diego del Velvet, Fretes, la fabulosa asociación a la que pertenezco Danzad Malditos y muchos más. En aquella época ni lo soñábamos. Como dueño de bar, flipo con aquella época, ni horarios, ni limitadores de sonido, ni dobles puertas jajaja, un caos organizado, igualito que ahora…

 

 

Y llegamos a 1992 y abres el Lemmy… ¡En Santa Paula! ¿Qué te llevó a abrir un bar?
Era la consecuencia lógica después de llevar pinchando música en varios bares de rock de Málaga y Torremolinos desde los 16 años a cambio de barra libre, jajaja, cosas de la época. Salió la oportunidad y me lié la manta a la cabeza, hasta hoy. Pasé por varios bares pinchando música como el mítico Bier Keller de Torremolinos, el Hard del centro, el Speed ..

Más tarde, sobre el 95, moviste el bar al centro, ¿cuál fue el motivo?
El centro es el centro. Mi vida la he hecho entre el centro y Torremolinos (donde también montanos otro bar con música en directo), pero siempre quise estar en el centro. Me vine y aquí sigo 25 temporadas después y espero que muchas más.

 

 

27 años de bar dan para mucho, para muchas risas, historias, alegrías… Pero como toda empresa, también se tienen momentos difíciles, de bajón y a veces hasta se piensa uno si es el momento de tirar la toalla. Cuentanos alguna anécdota…
Pues sí que dan, pero son tantas cosas las vividas que no sabría decirte alguna en concreto. Son tantos años que no dan para un libro, dan para una serie de esas de 20 temporadas, jaja . Malos momentos también los ha habido, sobre todo económicos, a veces tienes dudas si merece la pena seguir, pero las dudas se pasan y seguimos en la lucha. Es muy complicado un bar de rock en esta ciudad, pero aguantamos. Qué te voy a contar a ti que llevas ya unas cuantas mudanzas. Te ponen muchas dificultades, muchas trabas, te cobran hasta por respirar, pero bueno, es lo que hay.

 

 

No quiero finalizar sin que hablemos de nuestro Málaga. ¡Cuántas alegrías y cuántas penas nos ha dado este equipo! ¿Cuándo empezaste a ir a la Rosaleda? ¿Recuerdas algún partido con especial cariño? Al igual que con los conciertos, sabemos que no te importa viajar para ver a tu equipo. ¿Algún estadio especial al que te guste ir particularmente?
Mi primer partido en La Rosaleda fue un Málaga – Las Palmas en los 70, de niño con mi padre. Pero ir con mi carnet de socio, desde el año que vino Maradona con el Barcelona, sobre el 82/83 hasta hoy. Con especial cariño recuerdo el día del ascenso a segunda contra el Tarrasa y 2-3, el año siguiente, en el Pizjuán. Tenía muchas ganas de ir al Sadar de Pamplona, he ido esta temporada, para la próxima me encantaría el Molinón, El Saridnero,  también San Mamés me gustaría, pero como no sea en copa …

Y para acabar ya, ¿qué cosas nos deparará el Lemmy en un futuro inmediato? Ya mismo vienen los 28 añitos…
Pues la verdad es que a pesar de lo complicado de esto de tener un bar de rock en Málaga, sigo con mucha ilusión y con ideas nuevas, horarios nuevos (abrimos más temprano), desde las 8 pm; vuelve el vinilo al Lemmy; estamos organizando pinchadas varias de diferentes estilos dentro del rock, por supuesto; hemos hecho una reforma que nos ha dejado un nuevo rincón con muchas posibilidades; se me pasan por la cabeza más pinchadas, conciertos acústicos, etc.; vamos a poner fútbol a tutti plen y más cosas. Esperamos seguir unos cuantos años más en la lucha.

 

 

BAR LEMMY MÁLAGA

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.