José Soto Cortés, Tijeritas

7 July 2019 Texto: Paco Roji. Fotografía: Archivo Paco Roji - Flamenka.

Recordado, querido y ¿Reconocido?

En marzo de 1964, nacía en Málaga, uno de los artistas más revolucionarios que ha dado esta ciudad. Durante algo más de una década toda España cantó al compás de sus temas, quien no cantó aquello de ‘Yo la quería’, o aquel ‘Del Sur a Cataluña’…   

La historia de nuestro protagonista, es la de un niño venido al mundo en una familia llena de arte y en una calle mágica. El resto os lo intento resumir en estas líneas.

Su familia, la paterna, es conocida por Los Bizcos, doce hermanos, originarios y criados en la popular Calle Los Negros. Tijeritas nace fruto del matrimonio gitano formado por su padre, Juan Soto Córdoba apodado ‘Carlitos’, y su madre, María Cortés Jiménez, nacida en Loja.

Una calle de apenas cien metros donde se hacinaban familias en aquellos viejos corralones, y donde vivieron artistas de la talla de Joaquín Vargas Soto El Cojo de Málaga, Paula García La Paula y su madre Antonia (que bailara con Vicente Escudero), Daniel Santiago, Miguel ‘El Sopa’, Miguel de los Reyes… incluso Marisol, nacida y criada en el corralón de la Armonilla (de calle Refino que daba a Los Negros)

Lugar extraordinario donde se inspiraban en tardes de reuniones Arturo Reyes y Narciso Díaz de Escovar, entre otros. Allí cantar y bailar era algo habitual, además del trabajo diario también se disfrutaba del momento. De Los Bizcos todos han sido artista (no profesionales); desde Antonio (admirado por Lola Flores) el hermano mayor, pasando por Joaquina, Andrés ‘Tío Aquiles’, Isabel, Paco ‘el Rana’, Luis  ‘el Veiga’, José ‘el Cateto’, La Sole y Carmen La Paquera, Gregorio ‘El Gacha’ e Isabel (que a sus 85 años continúa bailando)…Todos han contado con un extraordinario sentido del compás.

 

 

Del padre de Tijeritas, Carlitos, podemos contar que era un hombre con mucho ángel, cantaba y bailaba muy gracioso. A veces lo hacía imitando a un moro con sus cantes y gestos, metía los cantes morunos por fiesta. Otra vez lo que hacía era simular que llevaba un carro de la obra y se ponía a bailar como si estuviera enfoscando una pared. O cogía un escobón y se ponía a desfilar. O escenificaba estar haciendo una comida y decía: ¡Fideos, omate, ajo machacao…! Y la fiesta estaba monta. La familia recuerda que siempre decía: ¡al golpe!, sin palmas, ¡al golpe!, porque hay dos clases de compás, uno al golpe, y el otro corriendo que no vale pa na.

Su hermano Manuel fue de los primeros que le acompañaron, me relata:

Cuando empezó a cantar tomaba un Puleva y Phoskitos, era muy chico.  En el ambiente familiar todos cantaban y bailaban. Desde mi padre a mis tíos, todos. Cumpleaños, bautizos…Lo llevaba en la sangre. Hemos vivido muchas fiestas. Pero él lo lleva dentro. Empezaba a cantar y la gente se quedaba embobá.

Nos contrató un tal Molero, que nos llevó a la peña el Sombrero, Pepe Leche y a algunas fiestas, con el nombre de Tijeritas y sus Rumberos. Eso era a comienzos de los 70. Yo tendría unos once años y mi hermano ocho o nueve.

Yo he ido tocándole las palmas cuando pequeño y si era por rumbas o tangos, con los timbales, también, aunque yo también he bailado. En mi familia todos hacemos algo.

Mi tío El Cateto nos ha llevado a muchas fiestas por la parte de Vélez-Málaga. Incluso en la feria. Se corrió la voz e íbamos a todos lados.

Fuimos a un concurso que hacían en Alhama de Granada. ¡Que frío! Y ganó el primer premio. Y otro que hicieron en Félix Sáenz. Iban muchos artistas y lo ganó, que el premio era un vale-cheque para comprar en la tienda.

En la Cruz Verde se han reunido todos los artistas, en Las Tarantas, un bar que era del Cojo de Málaga, y allí se cantaba y bailaba. Cuando venía el Camarón se ponía a jugar al billar con mi hermano y siempre le ganaba mi hermano”.

Estuvimos unos años y luego ya José siguió en solitario, que empezó con la CBS en el 82.

José se crio en este ambiente, imaginaros, normal que cantara de niño en las fiestas familiares y en las del barrio. Con diez años ya tenía su grupillo con su hermano y amigos del barrio; Juani Santiago a la guitarra, Manuel Santiago Córdoba ‘Lillo’, su hermano Manolillo y Juan Ceballos Santiago ‘El Chato’, a los coros.

 

 

Tijeritas y sus rumberos. H. 1974. Peña El Sombrero. Cedida por Juani Santiago. Archivo Paco Roji

 

Una persona importante en su vida artística fue Camarón. José conoció el barrio a través del artista Miguel de los Reyes, trabajando con él y luego visitando Málaga o trabajando en el tablao La Taberna Gitana, José era habitual por la zona. Era habitual ver a Tijeritas actuando también en la Taberna Gitana.

De hecho su nombre artístico se lo puso Camarón, porque Tijeritas no llegaba a terminar los cantes, por vergüenza cuando José le pedía que cantara algo. Cuando Camarón pasaba por el barrio, ya fuera de día, noche o madrugada, lo mandaba a llamar para que se fuera con él. La madre no quería porque tenía que ir al colegio, pero finalmente cedía.

 

José nos habla de sus comienzos:

Yo he cantado siempre, pero hasta los ochos años no lo he hecho en público. Ha ganado varios premios en festivales musicales y actué como estrella invitada en uno que se hacía en Alhama de Granada.  La primera vez que subí a un escenario no podía cantar de los nervios que tenía; pero con el tiempo como si nada. Ya podía estar la plaza llena que ni me inmutaba. Llegó un momento que no me ponía nervioso, y eso me lo hizo cantar al lado de Camarón, Fosforito, Manuela Carrasco y Las Grecas.

 

Cartel de Noche flamenca en Vélez Málaga. El Estijeritas y Manuela Carrasco. Mediados los 70. Archivo. Peña Flamenca Niño de Vélez, Vélez Málaga

 

Yo estuve yendo al colegio hasta sexto de EGB, pero a mí lo que me gustaba era el escuchar el cante y cantarlo, claro, recuerdo que en la boda del Pinto armé el taco.

Algunas veces preparábamos un poco la actuación un par de horas antes, pero normalmente no lo hacíamos. No me costaba trabajo cantar: las bulerías las hacía como quería.

Uno de los primeros amigos que tocaron la guitarra a Tijeritas fue Benjamín Bautista, y él nos cuenta:

Por aquella época (mediados de los 70) yo tocaba también con otra gente, a  José era difícil tocarle la guitarra, ya que sube y corta mucho el cante, y además cambiaba sobre la marcha de bulerías a tangos y hacía, es la verdad, muchas cosas nuevas en cada cante. Yo estuve con él cinco o seis años, le cogí el truco.

Su vida cambió, según cuenta Tijeritas, en una actuación que hizo con la guitarra del artista malagueño José M. Ruiz Rosa El Chino de Málaga en el Tablao Los Canasteros, local que regenta Luisa Ortega, hija de Manolo Caracol. Ese día entre el público estaba el famoso cazatalentos y productor Miguel Ángel Capi y Jorge Álvarez, con los que estuvo junto varios años.

 

Tijeritas y José M. Ruiz Rosa “el Chino de Málaga”. Tablao Los Canasteros, Madrid. H. 1975. Cedida por José Cantero.

 

Importante fue su primer trabajo, el LP “Pegaso que tiene alas”, primer disco de larga duración editado por la CBS, que fue un gran éxito gracias a sus dos singles anteriores, “Yo la quería” y “Yo quisiera ser libre”.

Disco con diez canciones acompañadas de guitarra y flauta, tecno y percusiones.

 

Sobre esto años, Tijeritas recuerda:

Además de artistas flamencos como Camarón, Paco de Lucia, Pansequito, me gustaban grupos como Supertramp, Pink Floyd, Alan Parsons Project. Estuve de promoción en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Sevilla, Valencia… Fue unos años maravillosos, tenía como ilusión seguir grabando y vender muchos discos.

Con el paso del tiempo Tijeritas se convirtió en un fenómeno social siendo el innovador del flamenco-pop. Continuó su carrera discográfica contando sus primeros trabajos con la etiqueta de Discos de Oro, llegando a vender más de un millón de copias durante sus tres primeros años. Esto le llevó a ser solicitado para  todos los programas de televisión del momento y a actuar en todos los rincones de nuestro país, además de llevar su música fuera de nuestras fronteras en países tales como Francia, México, Israel, etc…

Apareció en los primeros puestos de los 40 principales. Premio Onda al mejor artista revelación en 1985, participando este año en el disco recopilatorio Boom, con el tema “Yo quisiera ser muy libre”, junto a artistas de la talla de Michael Jackson, Mecano o Tino Casal. Con el tema Bamboleo grabado en el disco de 1988, Río de suspiros, es seleccionado dentro de los éxitos del año en el álbum “Epic 12 de oro”.

Azúcar Moreno, Rosario Flores y el propio Tijeritas son algunos artistas españoles que el sello Epic (CBS) apoyó entre los años 1980 y 1990.

En 1987 en las Fiestas de San Isidro era Rocío Jurado la pregonera, y tras los fuegos artificiales, actuaron Chiquetete y Tijeritas. Lo mismo participaba en un programa de televisión, que lo hacía en la Gala de Navidad de Fin de año de televisión, que colaboraba en discos recopilatorios benéficos…

 

 

Sus letras han tenido diferentes autorías. Principalmente Rafael Rabay, Antonio Humanes, Frandiego y Paco Ortega, así como el compositor y cantante extremeño Juan Antonio Salazar.

José también escribió algunos temas como “De lejanas estrellas” y “Voz de agua”, en su segundo disco, como ya comentaba en una de las entrevistas.

En 1987 tuvo un accidente de tráfico en el paseo Marítimo de Málaga, del que salió con algunas contusiones. Siempre ha sido un enamorado de los coches, uno de sus pocos vicios, como le gusta decir a él.

Tijeritas tiene más de 20 discos editados, y como hemos recordado algunos de ellos han sido Disco de Oro o Platino.

Su música era nombrada como Techno flamenco.

Una carrera triunfal que duró unos 15 años y que fue meteórica. Llegó a estar en los mejores eventos como artista de primera línea. Cobrando en aquellos años, cuatro millones de pesetas por gala.

Participó en la banda sonora de la película El Pico 2, donde además intervenía su amigo y vecino, el compositor Joaquín Carmona, Quino, hijo de la gran artista Rafaela Carmona ‘La Terremoto de Málaga’, vecina por cierto de Tijeritas.

 

 

Actuó con las mejores agrupaciones y artistas de la época, la Década Prodigiosa, Los Ronaldos, Alaska y Dinarama, Orquesta Mondragón, los Rebeldes, la Guardia, Cómplices, Orquesta Birmania… y José Manuel Soto, Ana Reverte, Rafael Farina, Los Chungitos, Ecos del Rocío, Duquende, Carmen Flores…

En 1993 colaboró en un disco del cantante Yareï.

En el año 1994, participa en un programa especial de TVE dedicado a la música española titulado La gran Noche de la Copla y el Cante.

En el año 2000, colabora en el disco “Corazón gitano” de la cantante Saray Vargas.

Sus temas lo han cantado otros músicos, y dentro de las nuevas generaciones destacar a Raul “el Balilla” y La Húngara; incluso recientemente el artista internacional Miguel Poveda en su último trabajo, un doble disco dedicado a sus 30 años en la música El Tiempo Pasa Volando (2018), lanzó el sencillo ‘Yo quisiera ser muy libre’, uno de los grandes éxitos de José.  Y en una entrevista reciente para Efe, Miguel  ha comentado:

De entre todos, su “ídolo” era José Soto Cortés “Tijeritas” (1964): “me caló de una manera…”.

Muchos han sido lo que a finales de los 90 y comienzos del siglo XXI cogieron la estela de Tijeritas, casos como el Cani, Juandi Moreno…

 

 

Tal era su arte que dedicó y cantó unas bulerías a su paisano y vecino, el pintor universal Pablo Ruiz Picasso, en su segundo trabajo Museo de las ideas, de 1984.

José ha dejado un legado increíble. Aun hoy continúa teniendo fans en toda Europa y Sudamérica…

Para los nacidos a finales de 1960 y comienzos de los años 70, Tijeritas ha sido nuestra banda sonora. Todo el mundo cantaba sus letras. Él que desapareció de la escena artística a finales de los 90.

Ya en pleno siglo XXI ha seguido grabando discos, renovándose con nuevos temas, realizando conciertos con la guitarra de Luis, el hijo de Camarón, y dando conciertos con artistas o grupos más actuales. El año 2016 tuvo una gira muy buena llevándolo a grabar el disco “Tijeritas. Leyenda viva”, de sus 30 años de carrera y realizando una presentación, pero finalmente no ha cuajado.

Quiero, queremos, desde estas líneas pedir un Reconocimiento de las Instituciones de esta ciudad, hacia José Soto Cortés ‘Tijeritas’ como el gran artista que fue, y que es.

Para este trabajo he contado con la inestimable colaboración de Francisco Javier Ortiz Bravo y Ramón Soler Díaz.

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.