ATENEO DE MÁLAGA. LA GRAN PUERTA DE LA CULTURA, DEL ARTE Y DEL PATRIMONIO MALAGUEÑO

22 September 2020 Texto: Ana D La Luz. Fotografía: Maria Márquez (*) y Archivo Ateneo de Málaga.

Llego pronto a la cita porque yo siempre llego antes de tiempo a los sitios. En la plaza de la Constitución no hay turistas ni gente gritando y hace mucho calor. Málaga en verano es una marea picada de gente intentando hacerse un hueco en calle Larios, pero este año es distinto y se escuchan los píos de los pájaros. Vengo a que Victoria y Sergio me abran las puertas del que ha sido y es el mayor promotor de arte y de cultura de nuestra ciudad, el Ateneo de Málaga.

María me recoge en la gran puerta donde reza ‘Ateneo de Málaga’ y me invita a subir las escaleras. Victoria, la presidenta de Ateneo y Sergio, el secretario y vocal de artes visuales, se encuentran al otro lado de la estancia posando para unas fotos. Nos saludamos desde la ventana. La sede se encuentra en la antigua escuela de San Telmo de calle Compañía. Los azulejos, los techos altos, los ventanales y el olor me trasladan de inmediato a una época donde no hay espacio para los encerados, los ladrillos vistos o la madera de pino. Charlamos un rato, observo el espacio largo de la última planta. La luz es casi naranja y siento que mi temperatura está rozando la lipotimia porque ya sabéis que estamos en época estival y encima se ha declarado ola de calor. Victoria, Sergio y yo nos sentamos en triángulo, en tres sofás diferentes, y comenzamos a charlar.

 

*

 

¿Qué quiere decir que Ateneo de Málaga haya sido declarado de utilidad pública desde el año 2001?
V: Lo que quiere decir que una entidad es de utilidad pública es que todas las actividades que se realizan en Ateneo tienen una gran calidad y son cultural, social y artísticamente válidas para toda la ciudadanía. Tienen una proyección que interesan a todos los ciudadanos, no solamente a los socios del Ateneo. Incluso a nivel educativo.
Somos una entidad que entiende que la actividad que hacemos se tiene que divulgar en todos los niveles.

Desde su formación, el Ateneo de Málaga ha tenido que galopar entre crisis que ha ido superando a base de lucha y de ingenio por parte de sus socios y fundadores. ¿Qué me podéis decir de esta situación actual que tiene al sector artístico y cultural a medio gas?
V: Esta crisis es diferente a otras que se hayan podido vivir en Ateneo porque es una crisis ajena a los problemas económicos que hayan afectado a esta institución. Es diferente, también, porque somos una asociación y los miembros de la junta directiva y colaboradores, que somos los que organizamos las diferentes actividades que se hacen aquí, lo hacemos de manera altruista; es decir, sin ánimo de lucro. Entonces, digamos que esta crisis no impacta en nosotros de la misma forma que puede hacerlo en otras entidades de la ciudad como pueden ser los museos o las galerías de arte. En este caso la crisis afecta en la parálisis y el retraso de la celebración de actividades que teníamos programadas.

 

* Victoria

 

* Sergio

 

Pero aunque sea sin ánimo de lucro, ¿no necesitáis ninguna inyección económica para realizar la cantidad de actividades que teníais programadas (conciertos, talleres, encuentros literarios, poéticos, etcétera)?
V: Efectivamente. La cuestión es que no sabemos todavía cómo va a repercutir porque nosotros tenemos a nuestros socios y patrocinadores. Entonces… de momento todo sigue en orden, ¡nadie se ha marchado!

Me habéis contado que las actividades que realiza Ateneo son aptas para toda la ciudadanía, pero lo cierto es que hay una parte concreta de la ciudadanía que es la que suele acudir al grueso de actividades. ¿Cómo llegáis a personas que están menos acostumbradas al mundo de las letras y, en general, de las humanidades, como por ejemplo los barrios más humildes de la ciudad?
V: Si lo pensamos, el Ateneo es el Ateneo de Málaga, de toda Málaga, y las actividades que ofrecemos son de índole muy diferente. Ten en cuenta que tenemos veinticinco vocalías que van desde literatura, poesía, educación, teatro hasta la psicología, el patrimonio, las historias, las audiovisuales… Entonces, todos estos temas de los que hablamos, que son tan amplios, interesan a gente de muchos tipos.
Con respecto a los barrios, las personas que acuden a nuestras actividades son de todos los barrios de Málaga, ¡hasta de Campanillas! Con esto quiero decir que la gente acude desde todas las partes de la ciudad.

 

Bar Ateneo. Alvarado, López Becerra, Andrés Silva, Luís Molledo

 

¡Claro! Supongo que las redes sociales también juegan un papel importante de captación.
V: ¡Sí! Ahora, además, tenemos nueva página web que inauguramos hace algunas semanas y que es mucho más dinámica que la anterior.
S: Por el momento la agenda no es muy dinámica porque, como te comentábamos, nuestro catálogo de actividades está congelado, pero en ella se puede encontrar todo lo referente a la institución. Cabe decir que Ateneo siempre está preparándose para la realización de actividades nuevas que no atraigan exclusivamente a los ateneístas, sino a nuevas generaciones que mantengan viva a la institución. Intentamos conectar con nuevos proyectos constantemente como, por ejemplo, el festival Moments. Creamos así nuevos vínculos con personas que no habían conocido el Ateneo hasta el momento.

¿Me podéis hacer un adelanto de las actividades que tenéis programadas?
S: Estamos manejando la posibilidad de comenzar a organizar eventos en septiembre, pero seguimos a la espera de saber cuáles van a ser las condiciones definitivas para abrir. En cuanto lo sepamos lo colgaremos todo en la web.
Es cierto que ahora se está abriendo un nuevo paradigma sobre cómo serán las nuevas comunicaciones con entidades artísticas y culturales, más bien enfocadas a la actividad en redes sociales, pero nosotros todavía no estamos en ello porque el Ateneo es en sí mismo una reivindicación de la ocupación de un espacio social. De hecho, es una sede donde siempre ha habido una zona de tertulia y una barra de bar. Es decir, que aparte de acudir al acto en sí, también es un círculo de reunión para la tertulia y la conversación.

 

Fernando Arrabal en el Ateneo. Foto Gregorio Torres

 

En el confinamiento se ha hecho mucho pan y mucha repostería y se han escrito algunos poemas. Eso lo hemos hecho, sobre todo, las personas de a pie. Las instituciones artísticas y culturales se han sumado a la iniciativa proponiendo participaciones y proyectos didácticos. ¿A qué se ha dedicado el Ateneo durante la cuarentena?
V: Como te decíamos, nosotros no nos hemos apuntado a muchas iniciativas en redes durante el confinamiento, pero sí hemos buscado otras alternativas para nuestros socios durante esta época y hemos estado haciendo una revista que se llama “Ateneo desde casa”. Han sido cuatro números con un formato de altísima calidad, que además ha tenido una acogida muy buena. Han participado con nosotros periodistas, escritores, artistas gráficos, etcétera. De hecho, ha quedado tan bien que estamos pensando en imprimir una tirada de ejemplares en septiembre.
S: Ha sido una recopilación de las diferentes áreas que representan las vocalías en las que se han buscado nuevos contenidos de interés, colaboraciones de los socios y del ambiente cultural… Nuestro blog, con convocatorias online, también ha estado muy activo durante el confinamiento.

Hablando de vocalías. ¡Qué activa está la vocalía de acción literaria!
V: Esta vocalía está respaldada por un grupo de colaboradoras, todas socias, que tienen un grupo que se llama “Grupo literario Bocacalle” y se reúnen cada viernes para escribir. Cuando viene gente conocida a Ateneo, suelen reunirse con la persona para entrevistarlos.

 

*

 

¿Cómo describiríais las relaciones dentro de Ateneo?
V: Ten en cuenta que una de las normas básicas del Ateneo es “La cultura es libertad”. Entonces, dentro de una dinámica de respeto mutuo y de buen entendimiento, aquí entra gente de todo tipo y tiene voz cualquiera. Todo el mundo puede opinar y ese es uno de nuestros fuertes. Ateneo es un espacio que tiene la habilidad de unir a personas que piensan de forma diferente, siempre y cuando se respete la libertad de la cultura.

¿Por qué una institución tan grande como es Ateneo no tiene sus propias residencias artísticas?
V: Una residencia artística implica que un número de personas posean un espacio para trabajar y vivir durante un tiempo determinado y nosotros actualmente no tenemos presupuesto económico ni espacio físico para llevarlas a cabo. Sí hemos tenido aquí a personas que han estado pintando su obra, pero han sido cesiones del espacio muy concretas.

¿En qué puesto queda la literatura en Ateneo, sobre todo la novela, en un mundo tan visual y tan dinámico?
V: Aquí hay una cuestión muy importante y es que, como en Ateneo contamos con la suerte de tener tantas vocalías, la mayoría de las acciones son multidisciplinares. En los últimos tiempos están surgiendo muchos proyectos donde intervienen diferentes vocalías y que dan lugar a intervenciones muy interesantes.
S: Claro. Dentro de las diferentes vocalías hay varias relacionadas con las letras, que al final generan muchas actividades. Yo mismo organicé junto a Inés, la vocal de poesía, un proyecto común que consistió en un acto donde se mezcló la música y la poesía. Funcionó muy guay.
V: A raíz de mi presidencia, me han dicho que la fotografía tiene mucha importancia en esta legislatura, pero yo creo que no tiene más importancia que otra práctica artística dentro de Ateneo. Lo que pasa es lo que tú dices, siempre vemos primero lo que entra por los ojos y en ese caso la fotografía es completamente visual. Las redes sociales también juegan un papel crucial en ello.

 

*

 

Digamos que de un proyecto concreto puede surgir otro nuevo. Es decir, esta unión multidisciplinar es también una fuente de inspiración.
V: ¡Sí! Por ejemplo, el año pasado tuvimos una exposición de cartelería de la primera guerra mundial y lo que pasó fue que se montó un ciclo de la perspectiva histórica y feminista entorno a este fenómeno.
A colación con las vocalías, me gustaría resaltar que tenemos una vocalía de acción ciudadana donde se reflexionan todos los nuevos fenómenos urbanísticos, los problemas de la gentrificación y de ruido externo que sufren los vecinos, etcétera.

He leído que tenéis en mente un proyecto que hacer con el Aula Picasso, ¿me contáis un poco?
V: Es una cuestión difícil porque es una idea que todavía desconocemos si se puede llevar a cabo. Lo reivindicamos como espacio cultural artístico. De hecho, nos encantaría restaurarlo y convertirlo en un espacio de trabajo para artistas. El problema son los recursos económicos.
S: Es también un tema muy delicado porque nosotros querríamos evitar convertir el aula en una atracción turística y es difícil, como apunta Victoria, porque está Picasso en medio, pero de todas formas nos encantaría poder llevar a cabo esta idea en un futuro próximo.

 

Luis Eduardo Aute en el Ateneo. Principios 90.

 

Y ya para terminar, ¿qué novedades tenéis guardadas para los futuros ateneístas y los que ya lo son?
S: Es muy destacable en esta nueva legislatura la creación de la vocalía de feminismo.
V: Fue una gran ocurrencia. Esta vocalía es la más amplia de todas porque programa actividades que tienen que ver con la mujer en todos los ámbitos. Cuando empezamos nuestra legislatura hicimos un ciclo de Ateneo feminista, que fue el primero que se hizo en toda la historia de la asociación, donde participaron desde la vocalía de patrimonio marítimo hasta la vocalía de música.
S: Otra gran novedad que hemos hecho en esta legislatura es la habilitación de una nueva sala expositiva que promueve el arte local, la “Antesala”. Lo importante de este proyecto es que las exposiciones se presentan por primera vez aquí.

Cuando estamos a punto de irnos me cuentan que el nombre de “Antesala” surge de la búsqueda de un título que se diferenciase de las demás salas cuyos nombres son los nombres de referentes culturales.

Bajo las escaleras pensando que la negrura de los pasillos desaparecerá pronto porque volverán a estar llenos de gente y tendrán que encender las luces. Me dicen también que Ateneo es una casa abierta para todos y que están encantados de recibir a nuevos colaboradores con iniciativas frescas porque la transgresión y la apertura a las generaciones más jóvenes son la evolución del arte y de la cultura. Llegamos otra vez a la gran puerta y nos despedimos con la mano. Me voy corriendo porque tengo que ir a otro sitio y detesto llegar tarde.

 

Medalla Ateneo 2002 a la Plataforma La Aduana para Málaga. Salón Actos Rectorado UMA

 

Octubre 1976, las banderas de Andalucía y España en el Ateneo (Plza. del Obispo)

 

Pizarrines alula Picasso. Edificio de San Telmo. Sede actual

 

*

 

*

 

*

 

SHARE THIS

¿Te ha gustado este artículo?

Dale a me gusta al Facebook de Staf y síguenos en Twitter, Instagram y Playmoss.

Enjoyed this article?

Like Staf on Facebook and follow us on Twitter, Instagram, and Playmoss.