News // Events

monofeb0133
monofeb013
monofeb0134
monofeb0131
monofeb0132
< >

Mono + Microphonics

Sala Joy Eslava, Madrid // 21.02.13
Texto: Douglas Axel Samaniego / Fotos: Sergio Albert Avilés

MONO, es quizás una de esas pocas bandas en el mundo por las que agradeces que exista la música. Para quienes aún no les conocen, nunca es tarde. Con un sinnúmero de hermosos y prolongados pasajes instrumentales, cargados de sentimiento y enlazados entre sí, este cuarteto japonés logra suavemente envolverte y conducirte hacia los lugares más recónditos de la mente. Ahí donde se esconde la imaginación, respira la alegría, descansa el sosiego y sufre la melancolía.

Hay quienes prefieren llamarle a esta experiencia: post-rock. Para mí, es pura emoción. En esta oportunidad, MONO regresaban a Madrid para presentarnos el que sería su sexto álbum de estudio, el conmovedor For My Parents. Una preciosa joya de cinco dimensiones que rinde homenaje a las únicas personas en la vida a las que les debemos todo. Takaakira “Taka” Goto, líder de la banda, dijo sobre este disco: “Espero que todas esas cosas que nunca pudimos explicarle a nuestros padres con palabras, logren alcanzarles con estos temas”.

La noche empezaba con un muy acertado telonero llamado Dirk Serries, también conocido como Microphonics. Este hipnótico guitarrista belga supo deleitarnos, durante la primera tanda, con un pulcro y delicado aura sonoro cargado de sensaciones etéreas. Solo él, con su guitarra y sus pedales, supo construir prudentemente una perfecta atmósfera de regocijo, casi palpable, donde la tranquilidad y la paz se convirtieron en los principales protagonistas desde el minuto uno.

Era el turno de MONO. Quienes prefirieron enfocar el listado de canciones en sus dos últimas entregas: For My Parents (Temporary Residence, 2012) y Hymn To The Inmortal Wind (Temporary Residence, 2009). Como era de esperar, durante la hora y cuarenta que duró el concierto, nadie pronunció palabra. Ni ellos, ni el entregado público que contemplaba, con boca cerrada y ojos entreabiertos, la apoteósica avalancha melódica que tarde o temprano les impactaría. Como el vaivén de una ola, la música de MONO se iría desarrollando entre pasajes más pausados y otros más suaves, en ocasiones casi llegando a rozar un silencio sepulcral. Cabe destacar, la impoluta interpretación de “Halcycon (Beautiful Days)”, único tema del listado extraído del magnífico Walking Cloud and Deep Red Sky, Flag Fluttered and the Sun Shined (Temporary Residence, 2004).

Creo que si hubiera podido elegir un único concierto para ver en todo 2013, sin duda, hubiera elegido ver a MONO. Ya decía Friedrich Nietzsche: “Sin música la vida sería un error”. Yo, personalmente, prefiero decir: “Sin MONO, sería un error escuchar música”.


Tags: , ,

Lo más leído

  • Features
  • Folios
  • News
    • El Rio "Decrepit Park" Jóvenes ocultos en el cauce seco de un río
    • Deathwish Skateboards
    • Sean Cliver Dos décadas (y media) de falta de respeto
    • Monopatín Entrevista con Pedro Temboury
    • The Signal Hill Speed Run La emoción de ser mas rapido
    • Juvensur Rememorando un sueño
    • Andy Jenkins El hombre detrás de la marca
    • Preservation Board Company Skate in New Orleans
    • Kevin Barnett A la pesca del momento
    • The Camera Life: Tod Swank
    • Miki Vuckovich
    • Skate Guitar
    • Ana Castillo
    • Velvet Club. Poster Art
    • Sonora Boards
    • Marc Mckee
    • Jimena Merino
    • Mike Giant “Modern Hieroglyphics”
    • Pedro Lourenço
    • Daniel Caballero
    • Juvensur 25 Aniversario. 1988 / 2013
    • Juvensur 25 Años x Sustorm
    • El Altar del Holocausto
    • La distribuidora HLC lanza las “Metal Series”
    • Cover by Blaine Fontana. Obra Gráfica
    • Documental: “Un Designer Toy Artesanal”
    • Coarse relanza sus figuras de Flake, Fluid y Float.
    • Vans x Aspca
    • El Paramo
    • “Te lo juro por la crisis”, lo nuevo de Boronía

Staf's Instagram