News // Events

monofeb0133
monofeb013
monofeb0134
monofeb0131
monofeb0132
< >

Mono + Microphonics

Sala Joy Eslava, Madrid // 21.02.13
Texto: Douglas Axel Samaniego / Fotos: Sergio Albert Avilés

MONO, es quizás una de esas pocas bandas en el mundo por las que agradeces que exista la música. Para quienes aún no les conocen, nunca es tarde. Con un sinnúmero de hermosos y prolongados pasajes instrumentales, cargados de sentimiento y enlazados entre sí, este cuarteto japonés logra suavemente envolverte y conducirte hacia los lugares más recónditos de la mente. Ahí donde se esconde la imaginación, respira la alegría, descansa el sosiego y sufre la melancolía.

Hay quienes prefieren llamarle a esta experiencia: post-rock. Para mí, es pura emoción. En esta oportunidad, MONO regresaban a Madrid para presentarnos el que sería su sexto álbum de estudio, el conmovedor For My Parents. Una preciosa joya de cinco dimensiones que rinde homenaje a las únicas personas en la vida a las que les debemos todo. Takaakira “Taka” Goto, líder de la banda, dijo sobre este disco: “Espero que todas esas cosas que nunca pudimos explicarle a nuestros padres con palabras, logren alcanzarles con estos temas”.

La noche empezaba con un muy acertado telonero llamado Dirk Serries, también conocido como Microphonics. Este hipnótico guitarrista belga supo deleitarnos, durante la primera tanda, con un pulcro y delicado aura sonoro cargado de sensaciones etéreas. Solo él, con su guitarra y sus pedales, supo construir prudentemente una perfecta atmósfera de regocijo, casi palpable, donde la tranquilidad y la paz se convirtieron en los principales protagonistas desde el minuto uno.

Era el turno de MONO. Quienes prefirieron enfocar el listado de canciones en sus dos últimas entregas: For My Parents (Temporary Residence, 2012) y Hymn To The Inmortal Wind (Temporary Residence, 2009). Como era de esperar, durante la hora y cuarenta que duró el concierto, nadie pronunció palabra. Ni ellos, ni el entregado público que contemplaba, con boca cerrada y ojos entreabiertos, la apoteósica avalancha melódica que tarde o temprano les impactaría. Como el vaivén de una ola, la música de MONO se iría desarrollando entre pasajes más pausados y otros más suaves, en ocasiones casi llegando a rozar un silencio sepulcral. Cabe destacar, la impoluta interpretación de “Halcycon (Beautiful Days)”, único tema del listado extraído del magnífico Walking Cloud and Deep Red Sky, Flag Fluttered and the Sun Shined (Temporary Residence, 2004).

Creo que si hubiera podido elegir un único concierto para ver en todo 2013, sin duda, hubiera elegido ver a MONO. Ya decía Friedrich Nietzsche: “Sin música la vida sería un error”. Yo, personalmente, prefiero decir: “Sin MONO, sería un error escuchar música”.


Tags: , ,

Lo más leído

  • Features
  • Folios
  • News
    • David Knudson Cuando el Pop es complicado
    • Daniel Esparza Al Sur del Surf
    • The Camera Life: Steve Gullick Capturando el momento perfecto
    • Kenichiro Goto De Tokyo a San Francisco
    • "Sample This" La canción desconocida que cambio el Hip-Hop
    • Mark Andersen Activismo Punk
    • Herbie Fletcher El Padrino del Surf
    • Futura 2000 Cosmovisiones abstractas y vapor atómico
    • Ray Barbee Living like a King. Dreaming like a Star
    • Pablo “Sozyone” González 25 años cimentando una trayectoria intachable
    • Cristian Ordóñez
    • Yann Leto
    • Robert Bowen
    • Takumi Tomita
    • Santa Rita
    • Martynas Pavilonis
    • Anastasia Karelia
    • Iconblast
    • Abrazos Cósmicos
    • Abel Guzmán
    • Cover by Jeremy Fish. Obra Gráfica
    • Festival Moments 2014, Málaga | A Celebration of Independent Art & Culture
    • Cover by Dennis McNett. Obra Gráfica
    • David Moreu. Un encuentro musical con los derechos civiles en 37 conversaciones
    • JAY ADAMS. El original, no hay ningún otro
    • Desert Age
    • “My Rules”, lo nuevo de Glen E. Friedman
    • The Mattson 2, “Agar” US Tour 2014
    • Atypical x Deus Ex Machina
    • Charlie Phillips

Staf's Instagram